Crisis en Perú: asumió Francisco Sagasti, el tercer presidente en una semana

LA NACION
·4  min de lectura

LIMA.- Tras las caídas de dos gobiernos en una semana, el dirigente centrista Francisco Sagasti asumió como nuevo presidente de Perú, con la misión de encarrilar la transición hacia las elecciones, reactivar la economía y controlar la pandemia, tres complicadas tareas para un gobierno provisional surgido del Congreso.

Sagasti asumió la dirección del gobierno de transición hasta el 28 de julio de 2021, en una ceremonia especial en la sede del Parlamento, un recinto que se volvió curiosamente el centro de todas las decisiones sobre designación, permanencia y destitución de presidentes.

Brexit: una mayoría de británicos piensa que abandonar la UE fue un error

El legislador de 76 años fue elegido el lunes titular del Congreso por 97 votos a favor y 26 en contra, y al no existir vicepresidente asumió la jefatura del Estado por sucesión constitucional, en reemplazo del efímero Manuel Merino, quien solo duró cinco días con la banda presidencial debido a las masivas protestas.

"Vamos a hacer las cosas rápido, pero bien. Estamos pidiendo nombres a muchísimas personas y nos están llegando nombres que vamos a analizar con detenimiento y calma mañana", dijo Sagasti al ser consultado por la conformación de su gabinete. "Va a ser gente muy diversa, con experiencia distinta, queremos representar la pluralidad de puntos de vista" y también "incorporar personas de las distintas regiones del país", precisó.

El primer ministro nombrado por Merino, el conservador Ántero Flores-Aráoz, así como otros miembros de ese gabinete azuzaron el repudio de la población, que ya dudaba de la legitimidad del gobierno, al minimizar las protestas y criticar a los medios por "exagerar" el volumen y la determinación de las marchas en su contra.

Fue una semana convulsionada para el país que se gatilló el lunes 9 de noviembre con la decisión del Parlamento de destituir a Martín Vizcarra, objeto de una endeble denuncia de corrupción que aún se está investigando. Esa medida y la asunción al cargo de Merino generaron el inmediato rechazo ciudadano y masivas movilizaciones de protesta.

La bancada del centrista Partido Morado de Sagasti fue la única que votó contra la destitución de Vizcarra, lo que allanó que ahora encabece el nuevo gobierno de transición que debe dirigir el país hasta el 28 de julio de 2021, día del bicentenario de la independencia peruana.

Coronavirus: cómo se preparan los países para las campañas de vacunación

Durante la represión policial, dos jóvenes fueron asesinados: Jordan Inti Sotelo Camargo (24 años) murió por el impacto de proyectiles a la altura del corazón y Jack Bryan Pintado Sánchez (22 años) por 11 proyectiles en el rostro, cabeza y tórax.

"No podemos volverlos a la vida, pero sí podemos, desde el Congreso, desde el Ejecutivo, tomar las acciones para que esto no vuelva a suceder", dijo Sagasti tras su designación, con más sensibilidad que su antecesor en el cargo. "Lo que vemos en la calle es esa indignación que debemos reconocer, aceptar y encauzar por caminos pacíficos", añadió en reconocimiento a las protestas, otra marcada diferencia con Merino.

El primer gesto público que tuvo fue visitar a los heridos durante las protestas que permanecen en el Hospital Loayza junto a los integrantes de su Mesa Directiva."Ha tenido dos gestos importantes: ha dicho que se va a hacer una investigación sobre los jóvenes que han fallecido, y está preocupado por los desaparecidos. Eso es un giro de 180 grados", señaló la dirigente Rocío Silva Santisteban, vocera del Frente Amplio.

Sagasti dijo que las prioridades para su presidencia interina de ocho meses son la pandemia del coronavirus (el país acumula 930.000 contagios y 35.000 muertos), la recesión económica, la lucha contra la corrupción y la inseguridad, además de conducir elecciones limpias.

Básicamente es la misma agenda que impulsaba Vizcarra, quien saludó la elección de Sagasti, afirmando que éste "podrá dar soporte a la difícil situación que vive el país". Antes, el exmandatario había denunciado la falta de "legalidad y legitimidad" de Merino.

Anita, la adolescente italiana que batalla contra el cierre de las escuelas por coronavirus

El gobierno de Merino también había sido recibido con frialdad por la comunidad internacional, y la represión de las protestas fue objeto de severas críticas de organismos de derechos humanos y de organizaciones internacionales como la OEA y la oficina local de la ONU.

La Unión Europea (UA) saludó como un avance la elección de Sagasti como presidente interino y dijo que espera que mejore el clima político del país tras la crisis abierta por la moción de censura que desalojó del poder a Vizcarra.

"La UE toma nota positiva del voto del Congreso que permitirá a Sagasti ser investido como nuevo presidente de Perú. La UE espera que con esta elección mejore el clima político y en respeto con la Constitución se respete el calendario electoral previsto para 2021", señaló el Servicio de Acción Exterior en un comunicado.

Agencias AFP, DPA y Reuters