Crisis migratoria en Ceuta: de protagonizar el abrazo que se volvió viral a sufrir ataques en las redes

·4  min de lectura
Un migrante es consolado por un miembro de la Cruz Roja española cerca de la frontera de Marruecos y España, en el enclave español de Ceuta
Bernat Armangue

MADRID.- Muchas imágenes generaron impacto esta semana por la crisis migratoria que se vive en el enclave español de Ceuta, pero dos en particular provocaron una amplia repercusión. Una de ellas fue el llanto desgarrador de un migrante senegalés que, tras cruzar el límite con Marruecos, encontró consuelo en un largo abrazo con Luna Reyes, una voluntaria de la Cruz Roja, que generó conmoción a muchos e indignó a otros.

“No dejaba de abrazarme y solo lloraba”, dijo entre lágrimas la trabajadora de la ONG, de 20 años. Luna, como llaman en redes sociales a la protagonista de la foto, es de Móstoles, un municipio de la Comunidad de Madrid, y actualmente está en Ceuta estudiando el Grado Superior de Integración Social.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La oleada de inmigrantes que llegaron nadando a las costas españolas en busca de refugio la impulsaron a ella y a varios de sus compañeros a dirigirse al lugar para socorrerlos.

Es atea, pero asegura que “si vivera las situaciones que ha vivido esta gente” creería en algún Dios. “Qué frustración, qué cansancio psicológico y qué rabia. Ayuda humanitaria no es quitarse a las personas de encima, es atender sus necesidades y más en estas condiciones. Es raro que te den las gracias por algo que debería ser normal”, dijo en su cuenta de Twitter.

Tensión en Medio Oriente: Israel aprobó un alto el fuego a partir de esta noche

El abrazo se volvió viral, y algo que a criterio de Luna era “solo un abrazo”, despertó el odio y la repulsión en muchos usuarios e inclusive en funcionarios y figuras públicas, que con discursos racistas y xenófobos condenaron a la joven.

“Pocas imágenes reflejan mejor la decadencia moral de esta gente y sus discursos buenistas. Oenegista abrazando a un ilegal tras pasar 4 minutos en las ‘gélidas’ aguas mediterráneas, y él aprovechando la turgencia de sus senos...”, lanzó Cristina Seguí, periodista y cofundadora del partido de español de extrema derecha Vox.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Se sumó la presidenta de Vox en Madrid, Rocío Monasterio, que en el programa de televisión español Telemadrid comentó que “Luna está cumpliendo con su obligación y con su trabajo”, pero apuntó contra Marruecos al afirmar que “cada vez que ven la debilidad de nuestros políticos ‘progres’ con la inmigración ilegal nos mandan 10.000 más”. Y agregó: “Ha invadido España en Ceuta y lo hará las veces que hagan falta si ven que los políticos y periodistas asumen los discursos blandos y ‘progres’ y son chantajeables”.

Reyes decidió cerrar sus redes tras haber recibido incontables insultos, ataques y amenazas, confirmaron los medios españoles.

El golpe de China a las criptomonedas que desplomó el bitcoin

Pero por sobre los insultos, sobresalieron los mensajes de apoyo y admiración. Con el hashtag “Gracias Luna”, utilizado en la famosa red social del pajarito azul, miles de usuarios de todo el mundo divulgaron el gesto de Luna como un ejemplo de humanidad y agradecieron por su labor tanto a ella, como a muchas otras “Lunas”, como dijo la Cruz Roja, “que ayudan a diario a combatir” este tipo de crisis “humanitarias”.

Entre los más virales, el mensaje de un usuario agradeció a la madrileña “por mostrar los valores que han hecho avanzar a la humanidad desde la prehistoria, a pesar de quienes siempre han sentido más apego por la caverna y por el odio tribal. Gracias por la belleza de tu ejemplo, porque nos ayuda a construir un mundo mejor”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La imagen de Juan Francisco, agente del Grupo Especial de las Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil española, es la otra que dio la vuelta al mundo. Tiene 41 años, es buzo, y durante la semana rescató del agua a decenas de migrantes, entre ellos a una bebé de poco meses.

“No se movía, estaba helado, frío”, detalló el agente sobre el rescate de la niña. Confesó a medios locales que tampoco sabía si estaba viva o muerta al sacarla del agua. Sus compañeros confirmaron que estaba con vida y a salvo tiempo después.

Una imagen publicada por la Guardia Civil española el 18 de mayo de 2021 muestra a un miembro de la Guardia Civil española sosteniendo a un bebé migrante en el agua frente a la costa del enclave español de Ceuta
Handout / Guardia Civil Española


Una imagen publicada por la Guardia Civil española el 18 de mayo de 2021 muestra a un miembro de la Guardia Civil española sosteniendo a un bebé migrante en el agua frente a la costa del enclave español de Ceuta (Handout / Guardia Civil Española/)

La foto del acogedor abrazo y la del rescatista esforzándose por nadar con una criatura en brazos son apenas un reflejo de la grave situación que se vive en las costas de Ceuta, que desde el lunes recibió a más de 8000 inmigrantes, una cifra sin precedentes.

Estos territorios son foco tradicional de tensiones migratorias desde África. Ceuta y Melilla son el único punto de entrada terrestre a la Unión Europea desde el continente africano, lo que los convierte en fronteras porosas.

Las dosis de refuerzo generan un debate científico y ético en los países occidentales

Según las informaciones recogidas en el lugar, alrededor de 1500 personas habían sido repatriadas a sus municipios de origen esta tarde. Las autoridades informaron que este jueves el flujo se frenó, y que no se veían migrantes tratando de llegar a la playa de Ceuta desde Marruecos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.