Crisis en Italia. Ricardo Merlo: "La actitud de Renzi debería ser analizada por un psicólogo"

Elisabetta Piqué
·4  min de lectura

ROMA.- Desde su despacho de la Farnesina, como es llamado el edificio de arquitectura mussolinana donde se levanta el Ministerio de Relaciones Exteriores de Italia, Ricardo Merlo, nacido en Mataderos en 1962 y gracias a su doble nacionalidad parlamentario en Italia desde 2006, no oculta su desconcierto.

Presidente del Movimiento Asociativo de Italianos en el Exterior (MAIE), Merlo es senador y vicecanciller del gobierno de Giuseppe Conte, que ayer recibió una puñalada de parte del exprimer ministro, Matteo Renzi, que decidió retirar dos ministras de su pequeño partido, Italia Viva, abriendo una crisis política para él "totalmente inexplicable e inoportuna".

Con récord de muertos, Alemania admite que solo controlaría la pandemia a fin de 2021

"En un momento en que en Italia hay entre 500 y 600 muertos por día por coronavirus, en el que hay que trabajar en la campaña de vacunación y para curar a los enfermos de Covid, abrir una crisis política es inentendible", aseguró Merlo, en diálogo con LA NACIÓN. "La de Renzi es una actitud política totalmente inoportuna, que debería ser analizada por un psicólogo", criticó. "Además, tampoco se entiende qué tipo de crisis es, porque Renzi retiró a dos ministras pero no retiró la confianza. Es una crisis heterodoxa también porque ayer retira a las dos ministras, que hoy salen a decir que no tienen problemas con Conte... Reitero, es una cuestión de psicólogo", agregó.

En este contexto, Merlo se manifestó totalmente de acuerdo con dichos del expremier, Massimo D'Alema, al considerar que en esta crisis política, "la persona más impopular de Italia (Renzi), condiciona a la más popular (Conte), una cosa de locos". Y recomendó ver la exitosa serie de Netflix danesa Borgen para entender el complejo sistema parlamentario italiano, por el cual "ahora la pelota se encuentra en manos de Conte y del presidente de Italia, Sergio Mattarella, el árbitro máximo en este momento".

De hecho, en medio de frenéticas negociaciones entre los partidos, como indica la liturgia de las crisis parlamentarias Conte "subió" esta tarde al palacio del Quirinale -sede de la presidencia- para reunirse con el presidente de Italia, Sergio Mattarella, a quien le anunció que asumirá ad interim las carteras dejadas vacantes por las ministras de Renzi y que se presentará ante el Parlamento para una "indispensable" aclaración de la situación. Algo que significa que, como sucedió en el verano de 2019 -cuando quien intentó hacerlo caer fue su exaliado, Matteo Salvini, de la Liga- irá al Parlamento para retrucarle a Renzi todas las acusaciones que le lanzó ayer al anunciar su salida de la coalición de gobierno y para pedirle a los legisladores si quieren o no, seguir adelante con esta Legislatura, a través de un voto. Algo que ocurrirá la semana próxima debido a otros asuntos pendientes a resolver debido a la pandemia, por lo que se considera que se trata de una crisis "congelada" hasta la semana que viene. Esto le da tiempo a urgentes maniobras políticas para tratar de evitar el fantasma de elecciones anticipadas en junio, que nadie quiere.

"En el MAIE vamos a seguir apoyando a Conte como primer ministro y como dijo el presidente Mattarella, esperamos que en el Parlamento haya parlamentarios 'constructores', que tengan en cuenta la situación de gravedad que está atravesando el país y hagan lo mismo", adelantó.

Si bien la narrativa indica que Renzi decidió hacer saltar el gobierno por su desacuerdo con el plan que había elaborado para gastar el denominado "Recovery Fund", el fondo de reconstrucción post-Covid de 209 mil millones de euros que la Unión Europea le dará a Italia y por su manejo en general de la pandemia, para Merlo el motivo es otro. "Yo creo que eso fue una excusa para sacar a Conte del gobierno. Acá no hay una cuestión de manejo de dinero detrás, sino que, evidentemente, hay un tema personal de Renzi con Conte", opinó.

Silvio Berlusconi fue internado de urgencia en Mónaco por problemas cardíacos

Con experiencia en su haber de otras crisis políticas, el senador ítalo-argentino destacó que es la primera vez que una crisis política, paradójicamente, se desata no por temas de austeridad económica y falta de fondos, sino justo en momentos en que Italia se apresta a recibir de la UE una montaña de dinero nunca antes vista. "Es una situación totalmente anacrónica, una crisis cuando hay plata... Es realmente para que lo analicen los psicólogos", concluyó.