Ante crisis forense, Guatemala apoyará al gobierno de Jalisco

GUADALAJARA, Jal., diciembre 2 (EL UNIVERSAL).- Ante la crisis forense que atraviesa Jalisco, y al ser uno de los estados con mayor número de personas desparecidas, la Fundación de Antropología Forense de Guatemala colaborará con las autoridades estatales para mejorar sus procesos de identificación de personas fallecidas.

Karla Quintana, titular de la Comisión Nacional de Búsqueda, señaló que en todo el país hay una crisis forense, por lo que el titular del Ejecutivo federal ha dado la instrucción de apoyar a los estados y a través de la cooperación internacional, en particular de los Estados Unidos, se logró obtener financiamiento para que los forenses guatemaltecos trabajen durante dos años en el país.

"A partir de hoy damos inicio a un proceso que tenemos que construir junto con las familias y las demás autoridades para apoyar al fortalecimiento de las labores forenses", indicó.

Explicó que Jalisco es una de las cinco entidades seleccionadas para trabajar con este grupo, que iniciará en las siguientes semanas haciendo un diagnóstico del problema.

Quintana indicó que para 2020 se logró duplicar el presupuesto para subsidiar acciones de búsqueda y fortalecer a las comisiones estatales, pues se tendrán más de 400 millones de pesos para estos fines.

Durante el anuncio de este programa de cooperación, Gustavo Quezada, director del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF), indicó que se dará prioridad a hacer eficientes los procesos de identificación humana por lo que se creará un grupo especializado de 12 personas que se dedicarán únicamente a esta tarea.

Entre otras cosas este grupo revisará cómo se han integrado todas las carpetas del Archivo Básico con el que deben contar las personas fallecidas sin identificar que están a resguardo de la institución.

Señaló que en tanto se construye el nuevo laboratorio de genética del IJCF se han contratado los servicios de la empresa Zogbi para el procesamiento de las muestras que determinen el perfil genético de los cuerpos que están en el Instituto.

Quezada explicó que se han destinado un millón 200 mil pesos para trabajar un número indeterminado de muestras, pues cada una puede costar entre mil 900 pesos y 3 mil pesos, de acuerdo a la calidad de la muestra tomada.

Por su parte, Guadalupe Aguilar, del colectivo Familias Unidas por Nuestros Desaparecidos Jalisco, reconoció el esfuerzo de las autoridades por generar estos compromisos, pero indicó que no es suficiente y es momento de presentar resultados.

Señaló la necesidad de que se presente un proyecto para la localización de los desaparecidos de larga data, como su hijo, a quien busca desde el 17 de enero de 2009.

Esperanza Chávez, del colectivo Por Amor a Ellxs, se mostró escéptica ante el anuncio realizado y aseguró que llevan mucho tiempo esperando la coordinación entre instancias federales y estatales para realizar búsquedas e identificar personas.