La crisis económica en Sri Lanka fuerza a las familias a sacrificar la comida

Colombo, 5 ene (EFE).- La grave crisis económica que atraviesa Sri Lanka, con números récord de inflación y la posibilidad de impago de sus obligaciones financieras, ha empujado a las familias del país a sacrificar la comida debido a la escasez de alimentos y a los elevados precios.

"Nuestra única opción ha sido recortar el consumo de comida. A veces solo comemos dos veces, otras veces cocinamos una vez al día y comemos con moderación", explicó a Efe Priyanka Kumari, una madre de familia de 44 años residente en Boralesgammuwa, en la Provincia Occidental.

INFLACIÓN HISTÓRICA

No solo la alimentación, sino que las ganancias de la familia también se han visto gravemente afectadas por la crisis en la nación insular, donde la tasa de inflación se disparó hasta el 11 % en el mes de noviembre, la cifra más alta en 13 años.

Kumari se ganaba la vida vendiendo comida, pero se vio obligada a abandonar la actividad por la escasez de alimentos, debido a las restricciones a las importaciones impuestas por las autoridades del país para mitigar la crisis de divisas.

"Con los precios más altos, la gente no compra", lamentó.

Las verduras, como los esenciales chiles verdes o tomates, triplicaron su precio en diciembre en comparación con el mismo mes del año anterior, según los últimos datos del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC).

También el arroz, un alimento básico en el país asiático, ha multiplicado su precio junto con el de la leche en polvo y el pan, mientras que el precio de los combustibles han subido hasta un 85 % en el caso del gas para cocinar.

La caída drástica del turismo debido a la pandemia, con el país completamente cerrado durante meses a un sector crucial para su economía, ha supuesto un varapalo más para los esrilanqueses.

"Cuando la covid-19 llegó por primera vez al país, los turistas dejaron de venir. Como resultado, mi sueldo fue reducido", explicó a Efe Lahiru Sameera, un trabajador del sector turístico de 36 años.

PLANTACIONES EN CASA Y 1.000 MILLONES DE AYUDA

El Gobierno esrilanqués anunció ayer un paquete de ayuda de 1.000 millones de dólares dirigido a los más pobres del país, los empleados del sector público y los jubilados.

Dullas Alahapperuma, un portavoz del Gabinete de ministros, afirmó ayer que esta ayuda aliviará la "presión económica" entre estos sectores de la población.

Entre las medidas se incluye una provisión de 10.000 rupias esrilanquesas por familia, unos 50 dólares, para impulsar la jardinería doméstica.

LA DEUDA PÚBLICA AHOGA SRI LANKA

En medio de la grave crisis económica, el país insular ha visto mermar sus reservas internacionales en los últimos dos años y se encuentra ahogado por una elevada deuda externa pública y privada.

El país debe pagar 500 millones de dólares en bonos soberanos internacionales a finales de enero, y unos 6.900 millones de dólares este año en préstamos internos y externos, según la agencia de calificación Fitch.

Fitch rebajó a mediados de diciembre la nota crediticia relativa a la deuda a largo plazo en divisas hasta "CC" desde "CCC", dentro del bono basura, en una situación cercana a la insolvencia, debido a la "creciente probabilidad de un evento de impagos en los próximos meses debido al deterioro de la posición exterior de Sri Lanka".

Las reservas de divisas del país se han reducido en unos 2.000 millones de dólares desde el pasado agosto, cayendo a unos 1.600 millones a finales de noviembre, señaló la agencia de calificación.

EL GOBIERNO NIEGA UN IMPAGO

Sin embargo, el Gobierno esrilanqués ha repetido que el país no se encuentra en riesgo de impago.

El portavoz del Gabinete ministerial y ministro de Plantaciones, Ramesh Pathirama, afirmó a los medios el pasado martes que el sector turístico está mejorando gradualmente, así como las exportaciones.

"También estamos planeando incrementar la producción local. Por ejemplo, distribuyendo leche fresca en vez de en polvo. Hemos importado medicinas durante mucho tiempo, hemos empezado a producir nuestros propios medicamentos", dijo en una rueda de prensa.

El Ejecutivo está negociando facilidades crediticias con países como China, que desde 2007 invirtió de forma agresiva unos 5.000 millones de dólares en Sri Lanka bajo el anterior gobierno de los hermanos Rajapaksa, de vuelta en el poder tras las elecciones presidenciales de 2019.

Las autoridades también negocian en este sentido con India y Japón.

MALA GESTIÓN DE LAS AUTORIDADES

El analista económico Aruna Kulatunga afirmó a Efe que la crisis económica esrilanquesa se debe a un conjunto de malas decisiones tomadas por el Gobierno actual y precedente.

"La mala administración crónica de la situación desde comienzos de 2020, mucho antes de que los verdaderos efectos de la covid-19 golpeasen Sri Lanka, está devorando una economía ya frágil", dijo.

Kulatunga señaló como culpables a los préstamos con tipos altos de interés aceptados por el país entre 2005 y 2014, así como a las medidas "populistas e intrínsecamente inestables" como reducir impuestos tomadas por el presidente esrilanqués, Gotabaya Rajapaksa.

Aanya Wipulasena

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.