La crisis de DDHH en Birmania se agrava por las acciones de las tropas de la Junta militar

·1  min de lectura

En medio de diversas denuncias de la utilización de la tortura, la violación, la masacre y el desplazamiento de poblaciones y de la creciente presión internacional, la Junta militar birmana defiende no obstante la legalidad de su decisión de llevar a cabo la ejecución de cuatro condenados a muerte. La ONU denuncia que las ejecuciones de opositores pueden constituir un crimen de guerra o crimen contra la humanidad.

Del corresponsal de RFI en Rangún, Ramón Vidales

En días pasados, la agencia Radio Free Asia reveló el contenido del celular de un soldado perteneciente al Comando de Operaciones Militares n° 4 de Rangún, actuando en la región norteña de Sagain, una de las más duramente afectadas por las acciones militares contra la población civil. Las imágenes y videos revelados confirman varias de las denuncias de violaciones de derechos humanos perpetradas por las tropas de la Junta que gobierna el país desde el golpe de Estado de febrero de 2021.

Las denuncias dan cuenta de actos como el saqueo y la destrucción de los hogares de los residentes, torturas, violaciones, ejecuciones masivas, incendio de cadáveres y hasta la destrucción de aldeas enteras. Los archivos del celular confirman, al menos, la realización de diversos actos de tortura y ajusticiamientos, pero también confesiones de casos de extrema crueldad cometidos durante las redadas militares.

“Tuve que cortarle la cabeza, hermano”, afirma uno de los soldados a otros compañeros de armas, por hechos ocurridos probablemente entre los meses de abril y mayo de este año. La Junta ha prometido pronunciarse una vez haga su “investigación interna” de los primeros resultados.


Leer más

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.