La crisis climática hace más miserable la temporada de alergias en EE.UU.

·3  min de lectura

Si estás entre los 36 millones de personas estimadas en Estados Unidos que viven con alergias estacionales, esto no será una noticia bienvenida.

La temporada de polen comienza ahora 20 días antes y está llena de un 21 por ciento más de polen que en 1990, según un estudio reciente.

Los investigadores descubrieron que la crisis climática está desempeñando un papel importante en esa temporada más larga, y un papel parcial en el aumento del número de polen.

La gráfica muestra la relación entre las altas emisiones de carbono procedentes de la quema de combustibles fósiles y el aumento del recuento de polen (Climate Central)
La gráfica muestra la relación entre las altas emisiones de carbono procedentes de la quema de combustibles fósiles y el aumento del recuento de polen (Climate Central)

El profesor William Anderegg afirmó, tras la publicación de su estudio en la revista académica Proceedings of the National Academy of Sciences la pasada primavera, que “la fuerte relación entre el clima más cálido y las temporadas de polen proporciona un ejemplo muy claro de cómo el cambio climático ya está afectando a la salud de las personas en todo EE.UU.”.

La prolongación de las temporadas de alergia y el aumento del número de polen agravan afecciones como la rinitis, la conjuntivitis y el asma. Los más vulnerables son los niños, los ancianos y las personas con enfermedades preexistentes.

Además, los niveles más altos de emisiones de gases de efecto invernadero pueden empeorar los síntomas de quienes padecen asma y enfermedades pulmonares.

La carga de una temporada de alergias más larga y un mayor recuento de polen supondrá la mayor carga para las poblaciones vulnerables, incluidas las comunidades de bajos ingresos y las minorías, reporta la organización sin ánimo de lucro Climate Central.

Otras investigaciones han encontrado una relación entre el aumento de la temperatura y el dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera, y la cantidad de polen que producen las distintas especies de plantas.

Sin embargo, el estudio de 2021 es la primera vez que se analizan las tendencias del polen y el impacto del cambio climático a escala continental.

Los investigadores, de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Utah, recopilaron datos de 1990 a 2018 en 60 estaciones de recuento de polen de EE.UU. y Canadá. Las estaciones, mantenidas por la Oficina Nacional de Alergias, recopilan información sobre los niveles de polen y moho.

En general, el polen aumentó un 21 por ciento durante el periodo de estudio de 28 años, con los mayores aumentos en Texas y el Medio Oeste. El polen de los árboles aumentó en mayor cantidad que el de las plantas más pequeñas.

La temporada de polen comienza ahora casi tres semanas antes que a principios de la década de 1990. Los científicos creen que el calentamiento global está afectando a la fenología de las plantas -el reloj interno que controla el ciclo de vida- para que produzcan polen más temprano en el año.

Para establecer un vínculo entre el aumento del polen y la crisis climática, los investigadores analizaron las tendencias con casi dos docenas de modelos climáticos.

Descubrieron que el cambio climático por sí solo era responsable de aproximadamente la mitad del aumento de la duración de la temporada de polen. Los periodos de estudio se dividieron en dos: 1990-2003 y 2003-2018. En este último periodo, los investigadores comprobaron que la crisis climática tiene un impacto cada vez mayor en los recuentos de polen.

Este artículo fue actualizado. Se publicó por primera vez en febrero de 2021

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.