Crisis de campamentos de desamparados en ciudades de EEUU

ARCHIVO _ Tiendas de campaña son vistas e una acera en la calle Clay en Portland, Oregon, el9 de diciembre del 2020. La proliferación de tiendas de campaña en aceras en el centro de la ciudad y en barrios residenciales en Portland, Oregon, está alimentando un debate que ocurre en ciudades en todo Estados Unidos en medio de una explosión de la crisis de desamparados: ¿Deben esos campamentos ser prohibidos a excepción de lugares autorizados? (AP Foto/Craig Mitchelldyer, File) (ASSOCIATED PRESS)

PORTLAND, Oregon, EE.UU. (AP) — La proliferación de tiendas de campaña en las aceras del centro de Portland, en Oregon, así como en barrios residenciales de la ciudad está alimentando un debate que ocurre en ciudades en todo Estados Unidos en medio de una explosión de la crisis de desamparados: ¿Deben esos campamentos ser prohibidos a excepción de lugares autorizados?

Estados gobernados por republicanos, como Texas y Missouri, han aprobado leyes en los últimos años prohibiendo los campamentos en las calles y desviando dinero de los proyectos de viviendas asequibles a albergues de corto plazo.

Ahora, luego de décadas de lidiar con la situación de los desamparados, incluso algunas ciudades progresistas en la costa occidental del país ponderan planes similares. Concejales en Portland votaban el jueves sobre una propuesta para crear al menos tres grandes zonas para campamentos y prohibir el resto de los alrededor de 700 sitios con carpas esparcidos en la ciudad. Más de 3.000 personas viven sin albergue en Portland, un aumento de 50% respecto a 2019, de acuerdo con la propuesta.

“La magnitud y la profundidad de la crisis del desamparo en nuestra ciudad no es nada menos que una catástrofe humanitaria”, afirmó el mes pasado el alcalde de Portland Ted Wheeler cuando anunció el plan. “Necesitamos mudar nuestra desperdigada población vulnerable de desamparados más cerca de los servicios que necesita”.

Pero los oponentes dicen que las restricciones a los campamentos penalizan el desamparo y no lidian con sus causas.

“A medida en que aumenta el desamparo visible, ha aumentado también la presión de la ciudadanía y de otros para que los funcionarios electos y otras personas en posición de autoridad lidien con el problema”, afirmó Ann Oliva, directora general de la Alianza Nacional para el Fin de Desamparo. “Lo que ha comenzado a suceder es que la forma inmediata de lidiar con un problema que es fundamentalmente un problema de vivienda asequible es tratar de sacar a personas de la vista pública”.

La crisis de desamparados en Portland se ha vuelto una preocupación grande para la vasta mayoría de los residentes y ha motivado acciones legales. Un grupo de personas con discapacidades demandó a la municipalidad porque las tiendas de campaña bloquean las aceras y las hacen inaccesibles para ellas.

La propuesta en Portland establecería tres sitios designados en los que se permitirían campamentos, con una capacidad inicial para 150 personas cada uno. Los sitios tendrían personal de administración 24 horas al día y proveerían acceso a servicios como alimentos, higiene, recolección de basura y tratamiento para salud mental y adicciones.