Ningún crimen de odio será admisible ni tolerado, advierte Segob

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, junio 28 (EL UNIVERSAL).- Tras expresar el compromiso firme del gobierno federal de erradicar las violaciones a los derechos humanos y derribar los estereotipos por orientación, identidad o expresiones de género y sexuales, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, advirtió que en este sexenio ningún crimen de odio será admisible ni tolerado.

"Para el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, erradicar las violaciones a los derechos humanos y resarcir las desventajas de los grupos sistemáticamente discriminados por su orientación sexual es un compromiso de este gobierno", expresó la funcionaria, en la presentación de la prueba piloto de la Encuesta Nacional sobre Diversidad Sexual y de Género, diseñada por el INEGI y que será levantada de agosto a diciembre de este año.

Sánchez Cordero reconoció que el panorama que tenemos en México en materia de violencia por homofobia, lesbofobia, transfobia y bifobia, no es nada halagüeño, por lo que eliminar este tipo de crímenes adquiere relevancia, porque envía el mensaje de que el odio y la agresión hacia un grupo de personas no es admisible ni será tolerado. "El gobierno de la República rechaza cualquier acto de transgresión hacia esta comunidad, hacia la población LGBTTTIQ+", enfatizó.

Dijo que por definición, un crimen de odio incluye típicamente violencia ejercida por un victimario, motivado por prejuicios sobre bases raciales, religiosas y orientación sexual, de nacionalidad, lengua, género o estatus económico, entre otros.

La titular de la Secretaría de Gobernación señaló que el gobierno de la República quiere "generar acciones que impacten positivamente en la sociedad, derribando estereotipos por orientación, identidad o expresiones de género y sexuales, y reflexionar sobre la forma en la que podemos revertir la violencia".

En este sentido, puntualizó que la Encuesta sobre Discriminación por Motivos de Orientación Sexual y de Género aportará información valiosa para encauzar las acciones públicas inmediatas y sobre todo propiciará una coordinación de esfuerzos para diseñar modelos de respeto, de inclusión de todas las voces de la sociedad.

"Contamos con una encuesta vanguardista por sus alcances analíticos y la focalización del fenómeno que aborda. En la Segob reconocemos la importancia fundamental del trabajo del INEGI, de las estadísticas con periodicidad y con enfoque. Y por esa razón sabemos que la inclusión de una batería de preguntas sobre discriminación dentro del programa de encuestas regulares en hogar respaldaría el mapeo nacional de violencia, permitiendo al Conapred y a la Subsecretaria de Derechos Humanos, Migración y Población utilizar las variables cuantitativas para formular estrategias de atención por orden de prioridades", indicó.

La ministra en retiro sostuvo que el gobierno federal tiene dos tareas fundamentales: por un lado utilizar el conocimiento y diagnóstico de la situación de violencia nacional para formular e instrumentar políticas de protección de las personas con identidades, expresiones y orientaciones sexogenéricas diversas, y por otro lado "repensar" el marco normativo para que la acción de la prevención y la justicia llegue a donde se necesita.

"¿Por qué no pensar en leyes igualitarias, paritarias, vinculantes y guardianas de nuestro artículo 1 Constitucional?", apuntó.

Recordó que en las categorías sospechosas, el artículo primero constitucional establece que la reflexión debe orientar "nuestras mejores causas para preservar la diversidad, pues la protección de los derechos humanos es la base de la gobernabilidad democrática y en ese orden de idas debemos promover aquí y ahora la tolerancia la unidad alrededor de nuestras preferencias".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.