Crimen del fiscal Pecci: buscan a uno de los sicarios, que tiene “acento caribeño de otro país”

·5  min de lectura
Las imágenes difundidas de uno de los sicarios del crimen del fiscal Pecci
Las imágenes difundidas de uno de los sicarios del crimen del fiscal Pecci

CÚCUTA.- La investigación por el asesinato del fiscal Marcelo Pecci avanza contrarreloj en Colombia, con la colaboración de la Policía de Paraguay y de agencias de Estados Unidos, como la DEA (antidrogas). Fotografías y vídeos de uno de los presuntos sicarios han circulado con insistencia en las últimas horas, incluso los agentes colombianos verifican las primeras llamadas ciudadanas. Las autoridades solicitaron ayuda a los medios de comunicación para difundir las imágenes.

Claudia es un reconocida periodista paraguaya quien se casó con el fiscal Pecci el 30 de abril.
Instagram


Claudia es un reconocida periodista paraguaya quien se casó con el fiscal Pecci el 30 de abril. (Instagram/)

Esta persona mide más o menos 1,74 de estatura, con acento caribeño de otro país. No podría decir qué país, no lo tenemos. Es de tez blanca, como se ve en la fotografía, con buzo de manga larga y sombrero”, aseguró a Blu Radio el general Jorge Luis Vargas, director de la Policía de Colombia y encargado por el presidente Iván Duque de dirigir la investigación por el asesinato del fiscal Marcelo Pecci en una playa de Cartagena.

“Ya hay órdenes de policía judicial e hipótesis que no puedo explicar, la reserva me lo impide. Tenemos el retrato hablado que hemos dado a conocer para identificar a la persona de la fotografía”, prosiguió el general. El gobierno de Bogotá ha elevado la recompensa por cualquier información que condujo a la detención de los sicarios a 2000 millones de pesos colombianos, casi 500.000 dólares, en una estrategia que ha dado resultados en casos previos, como los atentados en la fronteriza Cúcuta.

La Policía sabe que las primeras 72 horas tras el crimen, que ha conmocionado a los dos países, son fundamentales para descubrir a los asesinos, que usaron motos náuticas alquiladas para acceder a la playa privada de la isla de Barú, donde el fiscal apuraba su luna de miel con la periodista Claudia Aguilera, quien está embarazada.

Ambos eligieron el destino paradisiaco de Cartagena convencidos de que se alejaban sin problemas de Asunción, donde Pecci contaba con medidas excepcionales de seguridad. Hasta la colonial Cartagena llegan más de 300.000 turistas al mes y es un destino favorito entre dignatarios y la jet-set internacional.

El fiscal asesinado en Colombia, Marcelo Pecci
El fiscal asesinado en Colombia, Marcelo Pecci


El fiscal asesinado en Colombia, Marcelo Pecci

Sicarios colombianos

La frialdad con la que actuaron los sicarios ha recordado a Colombia un pasado manchado por estos asesinos a sueldo, contratados por las mafias del narcotráfico. Uno de los casos más emblemáticos fue el de Rodrigo Lara, ministro de Justicia y una de las primeras voces en advertir sobre el inmenso poder de Pablo Escobar. Precisamente uno de sus hijos, Rodrigo Lara Sánchez, es candidato a vicepresidente con Fico Gutiérrez, una fórmula que se mantiene segundo en las encuestas.

Los sicarios se convirtieron desde entonces en asesinos a sueldo no sólo de los narcos. Nunca han abandonado la escena social y política del país cafetero, incluso protagonizan un subgénero de novela dentro del género negro local.

Ficción basada en la actualidad, que no cesa. Así la Policía española detuvo la semana pasada en la isla canaria de Lanzarote a uno de los asesinos a sueldo más buscados por las autoridades colombianas. Se trata de Jesús Ramírez Valencia, acusado de 13 homicidios, entre ellos los de varios policías.

En otro hecho histórico, varios exmilitares colombianos participaron el año pasado en el magnicidio del presidente haitiano, Jovenel Moïse, quien fue abatido a tiro limpio en su residencia. Estados Unidos acaba de encausar al exsenador John Joel Joseph en un tribunal de Miami tras ser extraditado desde Jamaica. El exmilitar colombiano Mario Antonio Palacios también será procesado en Estados Unidos tras ser detenido en una escala aérea en Panamá.

La violencia en Colombia, que durante años se redujo de forma considerable, vuelve a alarmar a la sociedad y a las autoridades. Y con el sicariato siempre presente. En la propia Cartagena se produjo otro asesinato durante el fin de semana que la Policía atribuye a asesinos contratados, quienes dispararon contra el turista Belisario Molina (45 años, la misma edad de Pecci) cuando disfrutaba de una noche en una chiva rumbera, uno de esos colectivos que recorren la ciudad en plan de fiesta. Molina tenía antecedentes por narcotráfico.

Según datos de la prensa local, en lo que va de año Cartagena ya ha sufrido 70 muertes por sicariato.

Los asesinatos en el país cafetero aumentaron en 2021 hasta 13.709, una tasa de 26,8 por cada 100.000 habitantes, casi 1700 más homicidios que en 2020.

Una de las medidas adoptadas por la Alcaldía de Bogotá para luchar contra el sicariato y el aumento de la violencia en la capital es un conjunto de restricciones a que a bordo de las motos viajen dos personas. “Los sicarios no matan en patineta, sí en moto”, aseguró la alcaldesa, Claudia López.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.