Crimen. Familiares del ciclista armenio reclaman que el asesino no sea liberado

Milagros Moreni Nimer
·4  min de lectura

Dimitri Amiryan, el quiropráctico armenio asesinado por un menor inimputable en el barrio porteño de Retiro el 8 de diciembre pasado, tenía tres armas a su nombre. La inseguridad lo atormentaba, tenía miedo de que alguien entrara a robar en su casa y le hiciera algo a su hijo. Fue mortalmente baleado por un joven de 15 años que buscó robar su bicicleta en el cruce de Madero y San Martín. El adolescente detenido no puede ser alcanzado por la ley penal por su edad y ya fue sobreseído, pese a que sigue alojado en un instituto de menores.La familia de Amiryan reclama que no sea liberado.

Amiryan vino de un país en guerra donde los niños pueden ir presos desde los 11 años y le dolía que ellos mataran. De igual modo sufría acá por aquellos que viven en la calle, pasan hambre, son explotados por sus padres y hasta matan. Así murió él, asesinado por un adolescente de 15 años que intentó robarle la bicicleta. Hoy el dolor es de su familia, que reclama justicia y que no vuelva a sucederle a nadie lo que le ocurrió al hombre de 37 años.

"A mí me da igual que este chico quede preso o no porque no va a cambiar. Necesito que haya justicia por mi hermano y que cambien la ley, que cambien la edad de imputabilidad, para que ellos (los delincuentes) entiendan que no pueden seguir matando. Necesito que los padres del asesino de Dimitri entiendan que algún día este chico puede matarlos a ellos mismos porque a él no le duele cuando agarra un arma y dispara", dijo a LA NACION Yana Amiryan, hermana de la víctima.

Sin custodia. Robaron $ 12.000.000 en el juzgado federal de Posadas

Cuando habla hace pausas para no llorar. Sus ojos se llenan de lágrimas, pero no cae ninguna. Con un nudo en la garganta, traga saliva y continúa: "Tenemos conocidos en todo el mundo y nadie puede creer que en este país la ley sea así. En Armenia los niños son imputables a partir de los 11 años".

En la Argentina el límite de edad para imputar un delito es de 16 años.

La muerte de Amiryian reavivó la discusión sobre este tema con posiciones cruzadas de los ministros de Seguridad de la Provincia y la Nación, Sergio Berni y Sabina Frederic. Mientras el primero apoyó el reclamo de Juntos por el Cambio, quienes pidieron una reforma que permita penas a partir de los 15 años, la funcionaria nacional aseguró que se deben aplicar políticas de prevención y no solo punitivas.

A poco más de un mes del asesinato, el adolescente continúa detenido en un instituto de menores y los dos cómplices con los que cometió el asalto están prófugos. "Nosotros nos oponemos a cualquier forma de libertad. Por más que sea menor, a los 15 años sabe perfectamente que está matando. No puede andar por la calle como cualquiera", dice el doctor Oscar Colombo, abogado de la querella.

ADN del crimen. Un peligro para menores se esconde detrás de los juegos en red

Mientras tanto, la familia Amiryan encuentra consuelo en la memoria. Al cumplirse un mes del crimen fueron hasta el lugar donde fue asesinado y dejaron flores allí. Los acompañó el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli.

La madre de Dimitri prefiere pensar que él se fue, pero que pronto va a volver. Su hermana, ya no quiere vivir en la Argentina por el dolor que le causó lo que pasó; aunque muchos de sus amigos de todo el mundo le ofrecen ayuda para que dejar el país, ella dice: "Nunca voy a dejar a mi hermano acá, no puedo irme. Mi hermano y mi alma están bajo tierra".

La causa

El Juzgado de Instrucción de Menores N° 4 dio por acreditado el 23 de diciembre a través de una resolución que hubo un hecho delictivo caratulado como homicidio calificado en ocasión de robo y que en el episodio participaron dos cómplices a quienes se les dictó captura. Uno de ellos estaría identificado. No obstante eso, se aclaró que quien fue el autor del homicidio es el adolescente de 15 años que permanece en un instituto de menores.

Ese joven, por su edad, no puede ser elevado a juicio por lo que fue sobreseído. Pese a esto, el juzgado conserva la competencia tutelar por lo que aún tiene la facultad de denegarle la libertad aunque la ley fija para los menores un plazo de detención no mayor a 60 días. Hasta que se cumpla ese plazo la Justicia busca a quién dárselo en custodia.

El asesino de Dimitri Amiryian había cometido antes de este crimen cuatro robos a mano armada. "Pedimos la ampliación del objeto procesal. Me presenté como querellante y vamos a pedir que se modifique la resolución a través de la cual a él lo sobreseen porque es menor. Eso es un absurdo. También pedimos que se investigue quién proveyó el arma. La investigación se dirige en esa dirección", explicó Colombo a LA NACION.