Los criadores de visones de Dinamarca, devastados por la desaparición del sector

Camille BAS-WOHLERT
·3  min de lectura
Visones muertos en la granja de Henrik Nordgaard Hansen y Ann-Mona Kulsoe Larsen, cerca de Naestved, Dinamarca, el 6 de noviembre de 2020

Los criadores de visones de Dinamarca, devastados por la desaparición del sector

Visones muertos en la granja de Henrik Nordgaard Hansen y Ann-Mona Kulsoe Larsen, cerca de Naestved, Dinamarca, el 6 de noviembre de 2020

Algunos han tenido que matar a sus animales, otros resisten antes de tener que sacrificarlos. Los criadores de visones de Dinamarca viven horas sombrías tras la controvertida orden de eliminar a millones de estos mamíferos debido a una mutación del coronavirus.

El sábado, varios criadores descontentos, y quienes los apoyan, prevén manifestarse con sus tractores en las dos mayores ciudades del país, Copenhague y Aarhus.

"Estamos en estado de conmoción" asegura Marianne Nørgaard Sørensen. "Las palabras no pueden describir la pesadilla que estamos sufriendo" dice la mujer a la AFP.

Casada con un criador que se dedica a los visones desde 1993, esta profesora de 46 años vive en Jutlandia del Norte, la parte septentrional del país que concentra el mayor número de criaderos. Sus 27.000 animales han sido eutanasiados de forma urgente, a principios de noviembre.

"Escribimos a la autoridad veterinaria para pedir dos días de plazo, pero llegaron de inmediato (...) Fue muy duro, el video de la matanza apareció en línea, podían haberlo hecho de forma humana" relata.

- Chasco político -

Dinamarca es desde hace décadas el país rey del visón, un sector que emergió entre los granjeros en los años 30 para hacer frente a la caída de los precios de los alimentos.

Con el triple de visones que de habitantes, el pequeño reino nórdico es el primer exportador mundial de este sector, por un total de 670 millones de euros (790 millones de dólares) por año, y segundo productor detrás de China.

Este animal apreciado por los peleteros de lujo plantea problemas en la lucha contra el covid-19: no solamente puede contraer la enfermedad, también puede reinfectar al hombre.

A principios de noviembre, el gobierno danés ordenó, con un tono alarmista, el sacrificio del todos los visones del país, de 15 a 17 millones de animales. La razón: una mutación del nuevo coronavirus que puede amenazar potencialmente la eficacia de una nueva vacuna humana, aunque persiste una gran incertidumbre al respecto.

El ejecutivo acababa de saber que esta cepa, llamada "Cluster 5", había sido detectada en 12 personas en agosto y septiembre en Jutlandia del Norte, por lo que decretó estrictas restricciones locales de desplazamiento.

Desde entonces no se ha producido ningún nuevo caso. El jueves las restricciones fueron finalmente levantadas y las autoridades consideran que la cepa "muy probablemente se ha extinguido".

En Copenhague, el caso se convirtió en un chasco político: el gobierno tuvo que reconocer que no tenía base legal para ordenar el sacrifico de los animales sanos, lo que provocó la dimisión el miércoles del ministro de Agricultura y serias críticas en la opinión pública.

Pero el sacrificio generalizado sigue siendo una medida "no negociable", debido a otras posibles mutaciones, según la primera ministra Mette Frederiksen, que prevé adoptar en el Parlamento un texto que prohíba los criaderos hasta el 1 de enero de 2022.

- Tradición familiar -

Pese a ello, en otro rincón de Jutlandia, Erik Vammen conserva con vida a sus animales.

"Por la noche, cuando veo la luz de un vehículo que se acerca, tengo miedo" dice este sexagenario, que heredó el criadero de su padre y de su abuelo.

Pero no se hace ilusiones: "Si yo no los mato, vendrán a hacerlo en mi lugar".

Aunque la actividad vuelva a ser posible en 2022, pocos creen que pueda renacer: harían falta más de diez años para reconstituir un número suficiente de visones con una piel de calidad.

"No hay esperanza de futuro" se desespera Marianne Nørgaard Sørensen.

Pero la infelicidad del sector provoca, en cambio, la alegría de las asociaciones de protección animal. Desde hace años denunciaban estos criaderos, que consideraban crueles e inútiles, con los animales amontonados en pequeñas jaulas.

"Creo que jamás volveremos a ver criaderos de visones en Dinamarca" se felicita Joh Vinding, director de la ONG Anima.

Los grandes peleteros de lujo europeos ya se habían alejado gradualmente de las pieles animales, lo que empezó a lastrar al sector, concentrado ahora en Asia, y en especial en China.

cbw/map/me/mar