Credencial Covid-19: qué sucede con los países que no aprobaron las vacunas que se aplican en la Argentina

·3  min de lectura
Llegada de pasajeros argentinos del exterior en el primer día de nueva flexibilización en las restricciones de vuelos
Gerardo Viercovich

El Gobierno nacional definió hoy que la credencial digital de vacunación de Mi Argentina es a partir de ahora el documento oficial de viaje, una suerte de pasaporte sanitario que servirá -según las autoridades- a los argentinos para probar en el exterior la inoculación contra el coronavirus.

La implementación de la credencial digital internacional fue informada por el Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto mediante una circular enviada a consulados y embajadas argentinas en el exterior, que luego lo comunicarán a cancillerías, direcciones de migraciones y autoridades de sanidad de fronteras de todo el mundo, para comenzar el proceso de aprobación global.

La credencial digital Mi Argentina será el documento oficial de vacunación para presentar fuera del país

La medida significa la unificación de los múltiples certificados de vacunación emitidos en el territorio nacional. De esta manera, se concentra la acreditación de vacunación en un único documento con validez internacional.

No obstante, en la Argentina se ha avanzado en el plan vacunatorio con dosis de laboratorios que aún no han sido aprobadas por todos los países, lo que podría limitar el ingreso a algunos lugares, aún con un certificado de vacunación.

“Esto genera una enorme inequidad”, advirtió el médico infectólogo y jefe del Departamento de Medicina del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, Eduardo López, en diálogo con LA NACION.

Y es que, si bien el objetivo de una credencial digital es poder ser utilizada por aquellas personas que deban desplazarse entre países, si un gobierno aún no aprobó alguna vacuna señalada en la credencial, y eso fuera requisito para entrar, esa persona podría ver su ingreso denegado. Así lo confirmaron a este medio fuentes cercanas a Cancillería argentina.

“No hay un pasaporte sanitario universal”, se advirtió.

Además, según López, la emisión de un certificado de vacunación con una sola dosis aplicada es incompleto. “En la Argentina, si bien hemos avanzado mucho, todavía tenemos gente sin segunda dosis, ergo, no se puede dar un certificado”, señaló, y remarcó: “Certificado de vacunación es vacunación completa”.

Las líneas aéreas piden restaurar la operación aérea sin topes para que no se afecte la conectividad del país

En este sentido, fuentes gubernamentales señalaron que -ante la variabilidad de exigencias de los países para viajes internacionales y considerando que la Organización Mundial de la Salud (OMS) aún no se pronunció sobre una certificación de alcance global- se recomienda a las personas que viajen al exterior consultar las medidas sanitarias vigentes y la documentación de viaje requerida por el país de destino.

Además, se sugiere conservar la documentación física entregada por las autoridades de salud al momento de recibir las dosis de vacunas para poder complementar y/o acreditar su vacunación contra el SARS-CoV-2.

La Sputnik V, la vacuna de la discordia

El caso más resonante de una vacuna que no es autorizada como válida en varios países -y que incluso no fue respaldada por la Organización Mundial de la Salud- es es el de la Sputnik V. La droga rusa no recibió tampoco el visto bueno de la Agencia de Medicamentos Europea (EMA, por sus siglas en inglés). Muchos argentinos han batallado el drama que significa no poder cruzar fronteras por la falta de autorización en la vacuna.

La aplicación de dosis que aún no han sido aprobadas en territorio europeo “genera mucha inequidad”, según López. “Hay un camino que llevar a cabo”, destacó el médico infectólogo en relación al certificado, al tiempo que destacó que entregar este tipo de documentación “depende de múltiples factores”.

A la falta de aceptación de determinadas drogas se suma también la combinación de vacunas, un proceso que tampoco ha sido admitido en países europeos ni Estados Unidos en intercambiabilidad con Sputnik V y AstraZeneca, por ejemplo.

Según la asesora presidencial Cecilia Nicolini, una de las representantes del Estado argentino en las negociaciones para la adquisición de vacunas contra el coronavirus, septiembre sería el mes en que Sputnik V obtenga las autorizaciones pertinentes. Pero la vacuna rusa no es la única que puede generar un problema eventual a quien quiera viajar.

En Francia, por ejemplo, tampoco es aceptada como válida la china Sinopharm. En Estados Unidos, la FDA no aprobó la Sinopharm ni la AstraZeneca. Pero en ese país no hay restricciones para el ingreso de no vacunados.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.