Crece la tensión en Casación y Slokar insiste para que Hornos renuncie a la presidencia del tribunal

Candela Ini
·2  min de lectura
POLITICA - Gustavo Hornos, Juez de la Sala IV de la Cemara Federal de Casacion Penal. 18 de febrero de 2019. LA NACION/Daniel Jayo
Daniel Jayo

La tensión por las visitas de los jueces de la Cámara Federal de Casación Penal Mariano Borinsky y Gustavo Hornos a la quinta de Olivos y la Casa Rosada durante el macrismo recrudece puertas adentro del máximo tribunal penal del país. Los jueces Alejandro Slokar y Ángela Ledesma insistieron, por quinta vez, para que el juez Gustavo Hornos renuncie a la presidencia del máximo tribunal y convoque a un acuerdo.

Deberían abordarse en ese acuerdo no solo las visitas de Hornos a la Casa Rosada, sino también las de Mariano Borinsky a la quinta de Olivos, y el caso del juez Juan Carlos Gemignani, cuestionado tras un mensaje que mandó en el chat grupal a sus colegas mujeres. Slokar y Ledesma plantearon que el tribunal atraviesa una situación crítica.

“Una vez más nos dirigimos a Usted, en nuestro carácter de jueces de esta Cámara Federal de Casación Penal con motivo de la crítica situación que atraviesa el tribunal, consecuencia de hechos de dominio público que lo comprometen”, introdujeron en la nota Slokar y Ledesma.

El planteo de los jueces se produce en medio de una fuerte ofensiva del kirchnerismo contra un grupo de jueces, a los que responsabilizan de mantener vínculos con el macrismo y actuar con parcialidad en causas que involucran a la vicepresidenta Cristina Kirchner.

“Urge la inmediata celebración en el curso de las próximas horas del Acuerdo General, en tanto su omisión en convocarlo, que se extiende en el tiempo y obtura al tribunal de la posibilidad de sesionar regularmente para abordar los medios institucionales previstos en el reglamento de la jurisdicción, confirma el temor de su parcialidad”, sostuvieron los jueces

La jugada de Cristina busca poner en jaque otras causas por corrupción

“Las circunstancias actuales que lo inhabilitan para continuar a cargo de la cuestión que lo vincula, fuerzan a que se aparte en forma inmediata para el tratamiento por parte del pleno de una crisis de inédita y creciente magnitud, que merece la debida corrección”, agregaron sobre la permanencia de Hornos como presidente del tribunal.

Mariano Borinsky, juez de la Cámara Federal de Casación
Mariano Borinsky, juez de la Cámara Federal de Casación


Mariano Borinsky, juez de la Cámara Federal de Casación, visitó a Mauricio Macri en la Quinta de Olivos y fue apuntado por el kirchnerismo

Los reproches a Hornos se volvieron moneda corriente durante el último mes: no solo le pidieron explicaciones tras las revelaciones de sus visitas al expresidente Macri, sino que también le cuestionaron no haber accionado tras el mensaje machista que envió Gemignani al chat grupal por el Día de la Mujer.

Borinsky, compañero de sala de Hornos, no firmó las notas anteriores que pedían explicaciones a su colega por haber visitado la Casa Rosada. También está en el ojo de la tormenta por haber visitado a Macri entre 2015 y 2019. Ayer fue denunciado ante el Consejo de la Magistratura. Contra Hornos ya hay un proceso disciplinario en curso en ese órgano.