Crece el temor en el crucero en cuarentena: 40 nuevos infectados por coronavirus

LA NACION

TOKIO.- El 4 de febrero, en en el puerto de Yokohama, en Japón, el crucero Diamond Princess entraba en cuarentena luego de la confirmación de que un pasajero que había desembarcado en Hong Kong había contraído Covid-19, la enfermedad que ya se cobró más de 1100 vidas en China. Ocho días después, anoche se confirmaron 40 nuevos casos, lo que elevó la cifra a 175, incluido a un oficial del Ministerio de Salud de Japón que participaba de los operativos de cuarentena.

Según había explicado la empresa dueña del navío, Princess Cruises, era esperable que en los primeros días de la cuarentena "se produjera un aumento de los casos de personas que se contagiaron antes [de su inicio]". Pero de los 40 nuevos casos, el contagio del oficial, que según el ministro de Salud, Katsunobu Kato, se habría dado mientras entregaba cuestionarios para chequear la salud de los pasajeros con barbijo y guantes, pero no un traje protector, ya parece más preocupante. Entre las personas a bordo hay siete argentinos, entre ellos la esposa del infectado por coronavirus que fue derivado a un hospital en Yokohama.

Entre pasajeros y tripulación, hay 3711 personas a bordo del Diamond Princess. Se les ha pedido que salgan lo menos posible de sus habitaciones y que, durante los breves períodos que tienen permitido salir a cubierta, usen barbijos y mantengan una distancia prudencial de otras personas. Hasta ahora las autoridades sanitarias de Japón testean mayoritariamente a personas que presentan síntomas o tuvieron contacto cercano con un caso confirmado.

"Actualmente tenemos la capacidad de hacer hasta 300 tests por día, pero estamos trabajando para que para el último día de incubación, el 18 de febrero, tendremos la capacidad de testear hasta 1000 [personas]", contó un vocero del gobierno.

Los casos confirmados son evacuados del barco, pero entre los que permanecen a bordo siguen aumentando los nervios. El servicio de internet se vio interrumpido varias veces por la cantidad de usuarios conectados y, según comentó una pasajera en redes sociales, se "escucha gente tosiendo" desde los balcones de los camarotes. Sin embargo, los nervios no se traducen en una crisis.

"Una de las razones de que no haya cundido el pánico entre los pasajeros es el liderazgo del capitán. [Él] hace anuncios informativos periódicos, da respuestas a las preguntas de los pasajeros mediante consultas a oficiales de cuarentena, pasea por la cubierta, se disculpa por la demora en la distribución de medicamentos. Quiero un hombre como este para liderar nuestro país", tuiteó un pasajero

Clare Hedger, otra pasajera, se mostró agradecida por el trabajo de los tripulantes, diez de los cuales están entre los nuevos casos confirmados. "Todos están trabajando mucho, durante largas horas y lidiando con personas inquietas. ¡Gracias a toda la tripulación!".

Agencias AFP y Reuters