Crece la presión sobre Irán por la investigación de la tragedia aérea

LA NACION

TEHERÁN.- La tensión en Medio Oriente entre Estados Unidos e Irán, que en los últimos días había sufrido una dramática escalada, sumó ayer la presión global contra el régimen de los ayatollahs para que permitan una plena investigación de la caída de un avión ucraniano con 176 personas a bordo en las afueras del aeropuerto de Teherán, que según Estados Unidos, Canadá y Gran Bretaña fue derribado por un misil iraní.

Mientras la Unión Europea (UE) y la OTAN se unieron ayer al reclamo a Teherán de una investigación transparente, el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, elevó ayer la presión de Estados Unidos sobre el régimen al afirmar que su gobierno "considera que es probable que el avión fuera derribado por un misil iraní'', similar a lo dicho anteayer por el presidente Donald Trump.

Pompeo dijo que continuarán con su investigación del accidente del avión de Ukraine Airlines, y que una vez que concluyera confiaba "en que Estados Unidos y el mundo tomarán medidas apropiadas como respuesta''.

Teherán, que volvió a negar ser el autor de un hipotético derribo, informará hoy el motivo de la caída del aparato, informó ayer la agencia semioficial Fars. El anuncio será después de una reunión de una comisión especializada en accidentes aéreos. Antes, las autoridades habían dicho que podría tomar un mes o dos extraer la información de los registros de voz y datos de vuelo de las cajas negras. Agregaron que podrían pedir ayuda a Rusia, Canadá, Francia o Ucrania en caso de necesitarlo.

El gobierno francés, que cuenta con la respetada Oficina de Investigación y Análisis para la Seguridad de la Aviación Civil (BEA), se mostró ayer dispuesto a sumarse a la investigación de la tragedia en Teherán, que según denunció el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, de debió al impacto de un misil iraní.

Por su parte, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, también se sumó ayer a otros líderes occidentales que indicaron que el avión parecía haber sido accidentalmente impactado por un misil tierra-aire.

"No tenemos razones para no creer la información de distintos aliados. Indicaron su preocupación porque su información muestra que el avión fue derribado por sistemas de seguridad iraníes", dijo Stoltenberg en una cumbre extraordinaria de la UE, convocada para poner en común la visión sobre la crisis en Medio Oriente. El funcionario insistió en que se debe poner en marcha una investigación "transparente" que establezca los hechos y llamó a Irán a participar en ella. "Es importante que tengamos su cooperación", añadió.

Irán negó ayer las acusaciones sobre la caída del avión, ocurrida el miércoles pasado, horas después de que el régimen lanzó 22 misiles balísticos contra dos bases de Estados Unidos en Irak para vengar la muerte del influyente general Qassem Soleimani en un ataque selectivo en Bagdad, la semana pasada.

"Si ellos están realmente seguros, deberían mostrar sus hallazgos al mundo'' de acuerdo con los estándares internacionales, desafió Ali Abedzadeh, director del departamento nacional de aviación iraní.

Rusia, aliado de Irán, también fijó su posición e indicó que "no hay motivos" para la acusación. "Es importante permitir que los especialistas analicen y saquen conclusiones. Comenzar algún tipo de especulación es, como mínimo, indecente", dijo el viceministro de Exteriores, Sergei Riabkov,

Ucrania es por ahora el único país con el que Irán compartió información. Ayer, el presidente Volodimir Zelenski dijo que "no se descartó la teoría del misil, pero todavía no se confirmó''. Su canciller, Vadym Prystaiko, anunció que los investigadores de su país ya accedieron a las cajas negras y que cuentan con la plena colaboración de los iraníes para analizar todas las teorías posibles.

Sin embargo, expertos occidentales en seguridad expresaron su preocupación por la rápida limpieza del sitio del accidente en Teherán. "Cuando hay una grabación que muestra lo que pasó, uno puede limpiar el lugar rápidamente. Pero si la grabación está dañada, como dijo Irán, la única evidencia forense que queda para reconstruir lo sucedido es el lugar del siniestro", advirtió Graham Braithwaite, experto británico de la Universidad de Cranfield.

Agencias AP, AFP, DPA y Reuters