Crece presión contra Egipto durante la COP27 para liberación de activista Alaa Abdel Fatah

La presión internacional contra Egipto aumentó este martes para pedir la liberación inmediata del preso político Alaa Abdel Fatah, que dejó de alimentarse y de beber y está en peligro de muerte, un tema que complica al país anfitrión de la COP27.

Abdel Fatah, de doble nacionalidad egipcia y británica, ingeniero de formación y bloguero pro democracia, acérrimo enemigo del presidente Abdel Fatah al Sisi, fue condenado a finales de 2021 a cinco años de prisión por "difusión de informaciones falsas", tras pasar la mayor parte de la década pasada entre rejas.

El domingo su familia informó que el activista dejó de tomar agua y dice que no ha recibido ninguna prueba de vida.

El primer ministro británico, Rishi Sunak, y el presidente francés, Emmanuel Macron, aprovecharon la COP27 para referirse al caso del activista en sus entrevistas con el presidente al Sisi.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, hizo lo mismo en su encuentro con las autoridades egipcias al margen de la cumbre.

Y este martes el canciller alemán Olaf Scholz se sumó a los llamados pidiendo "una decisión ahora, una liberación" de Abdel Fatah para evitar una consecuencia que sea "mortal".

El servicio de seguridad de la ONU, organizadora oficial de la cumbre sobre el clima, debió sacar el martes del recinto a un diputado egipcio que increpaba a Sanaa Seif, hermana de Abdel Fatah, en momentos en que ésta ofrecía una conferencia de prensa en la COP27 en Sharm el Sheij, constató un periodista de AFP.

- "En grave peligro" -

Abdel Fatah se dio a conocer durante el movimiento sindical Kefaya de los años 2000, aunque también participó en la revolución de 2011 que condujo a la caída de Hosni Mubarak y en las marchas contra el islamista Mohamed Mursi y el actual mandatario Al Sisi.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Volker Türk, "lamentó profundamente que las autoridades egipcias todavía no hayan liberado al bloguero y militante" cuya "vida está en grave peligro", indicó Ravina Shamdasani, portavoz del funcionario durante la reunión informativa periódica de la ONU en Ginebra.

"Estamos extremadamente preocupados por su salud", dijo Shamdasina, sobre todo porque la familia del activista no ha podido "entrar en contacto con él en los últimos dos días".

"Abdel Fattah está en grave peligro. Su huelga de sed pone en peligro su vida", declaró el jefe de derechos humanos de la ONU, citado en un comunicado.

Türk pidió a las autoridades "que liberen inmediatamente a todas las personas detenidas arbitrariamente, incluidas las que se encuentran en prisión preventiva, así como a las personas condenadas injustamente".

El relator especial de la ONU para la libertad de asociación, Clement Voule, se sumó a los llamados a la liberación inmediata de Fattah.

"Les recuerdo a las autoridades egipcias que la participación cívica es clave para avanzar en la justicia climática", dijo Voule.

Ante el silencio al más alto nivel del Estado de Egipto, fue el jefe de la diplomacia egipcia, Sameh Choukri, presidente de la COP27, quien respondió afirmando que Abdel Fatah "se beneficia de todos los cuidados necesarios en prisión" y agregó que Egipto no ha reconocido formalmente la nacionalidad británica del preso.

Para su hermana Sanaa Seif, estos "cuidados" podrían en realidad significar que su hermano será sometido a una "alimentación forzada".

vog/apo/mab-me/an/mb