Crece el misterio por el “Síndrome de La Habana”: EE.UU. investiga nuevos casos, ahora en Colombia

·4  min de lectura
Tres marines izan la bandera de las barras y las estrellas por primera vez desde 1961 en la embajada de Estados Unidos, frente al Malecón de La Habana
Tres marines izan la bandera de las barras y las estrellas por primera vez desde 1961 en la embajada de Estados Unidos, frente al Malecón de La Habana

BOGOTÁ.- La embajada de Estados Unidos en Colombia está investigando varios casos del llamado “Síndrome de La Habana”, según reveló este martes el diario The Wall Street Journal. Por lo menos cinco familias habrían reportado dolencias asociadas a este síndrome en Bogotá.

Los casos aún están en investigación y el llamado “Síndrome de La Habana” sigue siendo objeto de revisiones. Por ahora, lo que se puede decir es que este es el nombre que reciben las misteriosas dolencias que presentan diplomáticos estadounidenses en varios países del mundo.

Conmoción en Noruega: un ataque con arco y flechas deja varios muertos y heridos

Las víctimas afectadas dicen sentir ruidos agudos que se prolongan por 20 o 30 segundos. Más de 200 estadounidenses -en su mayoría personal diplomático, pero también espías y efectivos militares- han reportado síntomas similares en las diferentes sedes que tiene Washington repartidas en todo el planeta. Hasta el momento, no hay un consenso entre las autoridades a la hora de explicar el fenómeno. Sin embargo, una de las tesis que se manejan es que este síndrome es provocado por un “ataque” con armas electrónicas.

Antes del caso en Bogotá, se presentó otro episodio en agosto, cuando la vicepresidenta Kamala Harris estaba de gira a Vietnam. La embajada de Washington en Hanoi reportó en ese entonces un posible caso de “incidentes acústicos”.

Un caso de estos ataques se presentó durante la visita de Harris a Vietnam.

Lo cierto es que estos casos se reportaron desde 2016, primero en Cuba (de ahí su nombre), luego en China, Alemania, Australia y Taiwán. El gobierno de Cuba investigó el asunto y rechazó en reiteradas ocasiones como mera desinformación las versiones de Estados Unidos, que nunca presentó pruebas de los presuntos “ataques”.

En julio, la revista The New Yorker reportó que se constataron docenas de casos entre funcionarios norteamericanos en Viena desde inicios de 2021.

Estados Unidos afirmó que su embajada en La Habana fue objeto de un ataque acústico, pero no identificó la fuente.
Estados Unidos afirmó que su embajada en La Habana fue objeto de un ataque acústico, pero no identificó la fuente.


Estados Unidos afirmó en su momento que su embajada en La Habana fue objeto de un ataque acústico, pero no identificó la fuente.

Entre preocupaciones de que un rival poderoso, como Rusia, esté detrás de esos “ataques”, el Departamento de Estado advirtió a sus miles de diplomáticos de la “amenaza”, al tiempo que adelanta chequeos médicos en aquellos que parten en misión de forma de medir mejor cualquier efecto de eventos futuros similares.

“Tomamos cada reporte que recibimos muy seriamente y estamos trabajando para asegurarnos de que los empleados afectados tengan el cuidado y apoyo que necesitan”, indicó una fuente del Departamento de Estado.

El número exacto de incidentes de este tipo entre funcionarios estadounidenses se mantiene en reserva. Luego del incidente de Hanoi, el exagente de la CIA Marc Polymeropoulos, víctima de este “síndrome” en Moscú en 2017, aseguró que el número de ataques parece estar creciendo.

“Me parece que nuestros adversarios están enviando un mensaje claro de que no solo son capaces de alcanzar a nuestros oficiales de inteligencia, diplomáticos y funcionarios militares”, alertó Polymeropoulos al Cipher Brief Open Source Report el miércoles. “Este es un aviso de que pueden alcanzar a nuestros máximos dirigentes”, subrayó.

¿Qué se dice de los “ataques”?

El “síndrome” fue registrado en funcionarios estadounidenses. Sin embargo, en 2017, diplomáticos canadienses y sus familias en La Habana reportaron varios casos, luego de conocerse los primeros entre diplomáticos de Estados Unidos.

En algunos casos, los afectados reportaron sonidos que les provocaron náuseas. En otros, sangrado nasal, dolores de cabeza y otros síntomas. Las causas de estos incidentes se desconocen y algunas teorías señalan que fueron causados por un arma que utiliza microondas, ultrasonido o por veneno.

Pero por varios años altos funcionarios desecharon las quejas, por considerar que se trataba de personas bajo estrés. La administración del republicano Donald Trump retiró a personal de La Habana y expulsó a 15 diplomáticos cubanos de Washington. Además, consideró la posibilidad de que los gobiernos de Cuba o Rusia estuvieran detrás del problema.

A fines de 2020, la Academia Nacional de Ciencias estudió los casos y concluyó que se trata de un conjunto de síntomas específicos, distinto a cualquier otro conocido. El reporte indicó que existen variaciones entre los casos conocidos, y que no todos están vinculados a la percepción de un sonido directo y profundo. El informe atribuye el problema a microondas. En marzo, la CIA creó una fuerza de tareas para estudiar el problema.

Más de la mitad de las víctimas han sido empleados de la CIA, y el Congreso ha aprobado más apoyo para los funcionarios estadounidenses afectados por la dolencia. El mes pasado, el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes también exigió más recursos para ayudar a encontrar la causa de las enfermedades y revisar el manejo de los casos por parte de la CIA.

El Tiempo/GDA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.