Crean un test para detectar a los ciervos zombies

José de Toledo
·3  min de lectura
Wisconsin Department of Natural Resources employee Kyle Van Haran, collect lymphnode samples from a white-tailed deer that was shot in Grant County, Wis. during opening day of the Wisconsin Gun Deer Season on Saturday, Nov. 18, 2006. In an effort to measure and combat the spread of Chronic Wasting Disease, the DNR was collecting samples while registering harvested deer at Jeff's Ioco in Platteville, Wis. (Photo by Mark Hirsch/WireImage)
Responsables del departamento de Fauna Salvaje de Wisconsin tomando una muestra a un cadaver de ciervo zombi (Photo by Mark Hirsch/WireImage)

La enfermedad de los ciervos zombis suena a película de terror. Pero es real, es una enfermedad que sufren las poblaciones de ciervos salvajes del continente norteamericano y que se teme que puedan contagiar a los humanos. Así que la noticia de que se ha creado un test que podría diagnosticar la enfermedad zombi es una buena noticia.

Esta enfermedad, cuyo nombre técnico es enfermedad de desgaste crónico, se empezó a detectar en 2017 en el estado norteamericano de Montana. Los ciervos que la contraen tienen dificultades para moverse, pierden mucho peso y comienzan a mostrar comportamientos extraños. Como si fuesen zombis, vaya.

Pero eso es cuando ya desarrollan los síntomas. Los ciervos que contraen esta enfermedad pueden pasar entre dos y cuatro años con ella antes de que se vean los síntomas, y durante gran parte de ese tiempo, según se estima, son capaces de infectar a otros ciervos.

Por eso resulta tan importante poder desarrollar un test que permita, de una manera sencilla, detectar la enfermedad. Sencilla, o al menos más sencilla que las opciones que hay hasta ahora, que consisten en tomar una muestra rectal o realizar una biopsia de tejido linfático. Dos pruebas muy invasivas y que no resultan fáciles de obtener.

En cambio, la prueba que se ha desarrollado ahora es sencilla. Basta con tomar una muestra de la oreja de un animal para obtener el resultado. Eso sí, no es una prueba cien por cien fiable. Ninguna prueba lo es, y esta genera ciertos falsos positivos. Un pequeño problema, comparado con lo que hay ahora.

Comparado con lo que hay ahora, que el problema puede llegar a ser muy grave. Porque ya hemos comentado que, según temen los expertos, esta enfermedad puede afectar al ser humano.

La enfermedad del ciervo zombi es parecida a la enfermedad de las vacas locas. En los dos casos hay unas proteínas con capacidad infectiva, a las que llamamos priones, que tienen la capacidad de transformar a otras proteínas en priones. La diferencia entre un prión y una “proteína sana” es su forma – su configuración o plegamiento tridimensional – y los priones son capaces de “doblar” las proteínas sanas para que cojan la forma de las infecciosas.

Y la enfermedad de las vacas locas saltó del ganado al ser humano al consumir la carne. Al comer carne de vaca infectada, la persona absorbe los priones que pueden cambiar la configuración de proteínas de su tejido nervioso y causar la enfermedad. Si cambiamos “vaca loca” por “ciervo zombi”, la explicación también nos valdría.

Claro, que carne de ciervo se consume mucha menos que carne de vaca. Pero también es cierto que si los ciervos que se comen son los que se cazan, pasan menos controles, muchos menos, que productos de ganadería. Además, que no está claro que estos priones no se mantengan en las ramas de los arbustos y las hojas de los árboles y desde ahí puedan infectar.

Así que podemos alegrarnos de tener un test para la enfermedad de los ciervos zombis.

Más historias que te pueden interesar