Crean un plan para unir a la oposición frente a Ortega en las elecciones de Nicaragua

Agencia EFE
·3  min de lectura

Managua, 16 mar (EFE).- La Comisión de Buena Voluntad, formada por personajes ilustres de Nicaragua, anunció este martes la creación de un plan que culmine su objetivo de unir a la oposición, para enfrentar como un solo bloque en las elecciones de noviembre al presidente Daniel Ortega, que busca su tercera reelección consecutiva.

La iniciativa ciudadana informó que está "ajustando la estrategia de acercamiento de los bloques democráticos opositores". Por eso, desarrolló sesiones de trabajo con apoyo de la Organización de Profesionales Independientes de Nicaragua y el Grupo de Propuesta para Nicaragua.

Un trabajo similar fue anunciado esta tarde por la ONG Hagamos Democracia, con 35 organizaciones de nicaragüenses en el exilio.

Aunque la oposición considera que la clave para derrotar a Ortega en las elecciones del 7 de noviembre es la unidad, hasta ahora se encuentra dividida en dos bloques que no parecen avanzar hacia el objetivo de unirse.

Uno es el de la Alianza Ciudadana, compuesta por la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia y el partido Ciudadanos por la Libertad (CxL).

El otro bloque es el de la Coalición Nacional, integrada por las organizaciones sociales Unidad Nacional Azul y Blanco, Movimiento Campesino, Fuerza Democrática Nicaragüense (FDN) y Grupo de Reflexión de Excarcelados (Grex), el partido indígena Yatama ("Hijos de la madre tierra" en lengua miskita), y el Partido de Restauración Democrática (PRD).

El distanciamiento entre las dos partes fue lo que llevó en enero a crear la Comisión de Buena Voluntad. Sus integrantes son el académico y exministro de educación Carlos Tünnermann Bernheim, el empresario radial y excandidato a la presidencia Fabio Gadea, y el lanzador de Grandes Ligas Dennis Martínez.

RECHAZO A LA UNIDAD

La Comisión de Buena Voluntad ha señalado que las organizaciones de la Coalición Nacional han expresado su interés en unirse contra Ortega, pero no las de la Alianza Ciudadana, que han desestimado públicamente el trabajo de los ilustres.

Este mismo martes, la exguerrillera y disidente sandinista Dora María Téllez señaló públicamente a la presidenta del partido de Ciudadanos por la Libertad (CxL, Alianza Ciudadana), Kitty Monterrey, de entorpecer los esfuerzos de unidad contra Ortega, en una entrevista al Canal 10 de televisión local.

"He escuchado a Kitty Monterrey durante meses poner un pretexto tras otro para no avanzar en la unidad opositora", dijo Téllez, quien calificó a CxL de "ser parte del problema, no de la solución".

La también exministra de Salud recordó que CxL es el única grupo opositor que se negó a firmar un acuerdo de reformas electorales en Nicaragua, mismas que la Organización de los Estados Americanos (OEA) ha urgido para el país desde 2016, y que ha establecido como plazo para su ejecución el mes de mayo.

Monterrey ya había adelantado, durante la creación de la Alianza Ciudadana, en enero pasado, que solamente reconocía como opositores a su propio partido y a sus aliados, mientras sostuvo que la Coalición Nacional y la Unidad Nacional Azul y Blanco "no existen".

Las diferencias entre los opositores se dan a ocho meses de las elecciones de Nicaragua, en las que Ortega se jugará 42 años de primacía casi absoluta sobre la política nicaragüense.

(c) Agencia EFE