Crean historia de amor desde un sitio exótico

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 20 (EL UNIVERSAL).- La productora Amparo Miralles confía en la frase clásica: "El amor es el lenguaje universal" y por eso el componente sentimental es primordial en las historias que lleva a la pantalla.

Para la española presentar una historia de amor puede ayudar a poner al espectador frente a nuevas situaciones, tal es el caso del planteamiento de su serie "Promesas de arena", que presenta un trío amoroso en el que la protagonista tiene que elegir entre pasión o tranquilidad.

"Ahora las historias de amor no son tan arquetípicas, se pueden encontrar más variadas y todas son aceptables y se entienden como historias de amor, algo que quizás antes era mal visto, o era considerado como algo que podríamos censurar, hoy todo el mundo lo entiende", afirmó Miralles.

"Vivimos las cosas con mucho menos censura y eso también es un avance de la ficción y de las historias de amor que contamos, creo que eso también ayuda a la gente a normalizar ciertas cosas", agregó.

Protagonizada por Andrea Duro, Daniel Grao y Francesco Arca, la serie de Televisión Española estrenó el 12 de noviembre y es transmitida por su señal internacional en México todos los jueves a las 20:00 horas.

Aborda la historia de una mujer que viaja a un hospital en las profundidades de Libia para apoyar a una ONG. Para ambientar la producción se aventuró a grabar durante tres meses en Túnez, el lugar más cercano a Libia donde no es peligroso estar, debido a la guerra civil.

El 85% de la serie fue grabado fuera de España, lo que significó un reto importante para una serie abierta y nacional.

"Las oportunidades y los medios no son los mismos, el entorno desde nuestro punto de vista, de idiosincrasia, de idioma, de todo, era complicado, pero creo que conseguimos la meta", aseguró.

El proyecto se basa en la novela de Laura Garzón y con él Miralles espera aliviar a las personas que están confinadas debido a la pandemia, que pueden viajar sin salir de casa.

"Buscaba una serie con un entorno exótico porque me parece que el espectador lo agradece mucho, porque sale de su hábitat natural para encontrarse con un espacio diferente".