Los creadores de Stranger Things revelaron a qué personaje planeaban matar

LA NACION

Stranger Things es indudablemente uno de los tanques más importantes con los que cuenta Netflix. Con solo dos temporadas en su haber, la ficción creada por los hermanos Duffer conquistó a un público de todas las edades tomando como base una sólida historia de aventuras y un festival de nostalgia ochentosa. Y en una charla que Matt y Ross Duffer brindaron en la universidad de Chapman, revelaron que originalmente uno de los protagonistas iba a morir al final de la primera temporada.

Los creadores de la ficción contaron que originalmente planearon Stranger Things como una serie limitada, y allí agregó Matt: "Por ese motivo, Once iba a sacrificarse para salvar el mundo y eso iba a ser todo". Pero el destino de la heroína cambió drásticamente no gracias a los guionistas, sino a los ejecutivos de Netflix que buscaban una serie abierta, y por ese motivo le consultaron a los hermanos cómo seguiría la historia una vez finalizada la primera temporada. En ese momento Ross expresó de manera muy clara: "Este es el punto en donde aparece la lógica del negocio. Cuando presentamos la idea nos dijeron que una serie limitada no reportaba grandes ganancias", de esa manera sería acertado concluir que a Once (interpretada por MIllie Bobby Brown) no la salvó el poder de la amistad ni sus habilidades especiales, sino el dinero.

Frente a la pregunta sobre cómo podría continuar la serie, ellos aventuraron esta idea: "Bueno, resulta que Will vuelve de la otra dimensión pero a él no le va nada bien", y la respuesta que obtuvieron fue "¡perfecto!". De esa forma los Duffer tuvieron que replantearse el destino de Once, que en el último episodio de la primera temporada iba a morir en el enfrentamiento final contra el Demogorgon, eligiendo tomar su propia vida con tal de aniquilar a la peligrosa criatura.

Las primeras dos tandas de episodios de Stranger Things ya están disponibles en Netflix, y la tercera temporada tiene contemplado su estreno para el 2018. Según revelaron los creadores de la ficción, la intención es que la historia dure solo cuatro años.