Craqueador catalítico de refinería venezolana El Palito reactiva producción tras 11 meses

Imagen de archivo de la refinería de El Palito de PDVSA en Puerto Cabello, en el estado veenzolano de Carabobo. 2 marzo 2016. El craqueador catalítico de la refinería venezolana El Palito reanudó su producción el fin de semana, luego de 11 meses fuera de servicio por un mantenimiento mayor, dijeron el lunes una fuente de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) y un trabajador de la planta. REUTERS/Marco Bello

CARACAS (Reuters) - El craqueador catalítico de la refinería venezolana El Palito reanudó su producción el fin de semana, luego de 11 meses fuera de servicio por un mantenimiento mayor, dijeron el lunes una fuente de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) y un trabajador de la planta.

En abril del año pasado, la unidad, que tiene una capacidad para procesar 60.000 barriles por día (bpd) de crudo, fue detenida por un mantenimiento profundo.

"Sí, el FCC (craqueador catalítico, por sus siglas en inglés) de la refinería reinició, tenía ocho meses o más de parada", dijo a Reuters una funcionaria de PDVSA vinculada al área de procesos de la refinería quien prefirió el anonimato.

"Eso explica la falta de gasolina. Es la unidad principal", agregó.

La semana pasada, se vieron largas filas para surtir de combustible en las estaciones de servicio de varias ciudades del país petrolero tras problemas de distribución.

El vicepresidente de refinación de PDVSA, Guillermo Blanco, citó a un trabajador de la planta en su cuenta de Twitter, quien asegura que el craqueador está produciendo 42.000 bpd, o un 70 por ciento de su capacidad, y que en las próximas horas se procederá a arrancar la planta de alquilación.

El Palito, ubicada en el costa central del país, tiene una capacidad total de 146.000 bpd y es una refinería menor que, por lo general, sirve al mercado local de combustibles.

La producción de las refinerías de PDVSA ha caído en los últimos meses. Críticos del Gobierno socialista dicen que la escasez de repuestos, la falta de mantenimiento y una red eléctrica débil han afectado a la actividad del sector.

(Reporte de Deisy Buitrago; escrito por Diego Oré; editado por Carlos Serrano)