Crónica de una noche de domingo antes del regreso a clases

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, agosto 28 (EL UNIVERSAL).- Llenos de felicidad, los hermanos Díaz Urbina, esperan ansiosamente la hora de volver a clases presenciales. Aunque disfrutaron de la enseñanza en línea, Santiago y Antony, anhelan retomar la convivencia física con amigos y maestros de su colegio.

"No salíamos mucho, la mayoría del tiempo estuvimos en casa jugando videojuegos o viendo tele. Me aburría mucho, la verdad, pero ya estoy muy feliz de regresar porque voy a volver a jugar en persona con mis compañeros, aunque sea con sana distancia", dijo Santiago a EL UNIVERSAL.

Sus padres, Aaron Díaz y Gisela Urbina, se prepararon con un mes de anticipación para este nuevo ciclo y un día después de que sus hijos salieron de vacaciones, surtieron la lista de útiles, uniformes y demás artículos solicitados por el colegio.

En familia, forraron cuadernos, ordenaron materiales y libros por materia y anticiparon meticulosamente cada detalle del regreso a las aulas.

"Marqué con nombre desde los lápices hasta tijeras y gomas de los niños; revisé como pedían forros y me tomé el tiempo de decorarlos; acomodé por materia libros y artículos y ya tengo las mochilas llenas por horario", detalló Gisela Urbina.

"Los maestros, por ejemplo, para la materia de lectura piden un cuaderno color rosa; para computación, imágenes relacionadas con computadoras y el cuaderno de color rojo. Yo le dedico tiempo para que se vea bonito y también a los niños les guste", añadió.

Para la compra de útiles de ambos niños, los Díaz Urbina invirtieron cinco mil pesos. Gisela Urbina afirmó que no escatima en gastos tratándose de ellos pues son muy listos, les gusta mucho estudiar y han recibido varios reconocimientos por su alto rendimiento académico.

Tony y Santi, como les llaman sus papás, cursarán tercero y sexto grado, respectivamente. Para la noche de este domingo planearon ayudar a sus papás con la organización de sus uniformes, desayunos y horarios de traslado.

"Por la noche procuro planchar todos los uniformes, acomodar sus mochilas y tener una idea de los desayunos que se van a preparar para no andar con prisas. Dormiré temprano a los niños para que no les cueste trabajo levantarse en la mañana, también vamos a evitar actividades que los desgasten para que tengan energía el lunes", indicó Aaron.

Además de sus dos hijos, el matrimonio apoyó a su sobrino Mateo con los preparativos de su primer día de escuela pues ingresará a primero de kínder.

Mati, como le llaman sus tíos, apenas balbucea algunas palabras, pero ya sabe pronunciar el nombre de cada materia y colaboró con la decoración de sus cuadernos.

"Estamos muy contentos por el regreso a clases totalmente presenciales de todos los niños. No nos sentimos preocupados porque las normas de higiene son estrictas, hay filtros y se sanitizan las aulas de forma diaria, eso agranda mi confianza", explicó Aaron.

Al respecto, Antony y Santiago, consideraron que están dispuestos a acatar cualquier norma de higiene que las autoridades de la escuela impongan para que no regresen las clases virtuales porque extrañan mucho la convivencia física.

Mientras mostraban a EL UNIVERSAL el contenido de sus mochilas, los hermanos y su primo, relataron como es el proceso que seguirán el lunes para llegar a su colegio.

"(Hoy en la noche) vamos a estudiar un rato y nos vamos a dormir temprano. Mi papá nos va a despertar por la mañana, como a las siete y media, para peinarnos y cambiarnos. Después desayunamos, agarramos nuestro lunch y ya nos vamos con tiempo para no llegar tarde", describió Santiago.

Entre sonrisas, ambos confiesan que les urge estrenar sus colores, asistir a su clase de matemáticas porque es su materia favorita, jugar fútbol en educación física y continuar con su buen promedio porque les ilusiona pertenecer a la escolta.

"Me pone muy feliz que entren a otro año más de aprendizaje, de forma presencial, porque en la modalidad en línea no socializaban, ni aprendían igual. Los tenía tristes y un poco agobiados. Siento mucho orgullo, estoy dispuesto a lo que sea por verlos bien", puntualizó el padre de familia.