Nuevas críticas por muerte de 11 reclusos en 2021 en una cárcel de Nueva York

·3  min de lectura

Nueva York, 21 sep (EFE News).- Una nueva oleada de críticas ha arreciado contra la prisión de Rikers, la más famosa y denostada de Nueva York, tras la reciente muerte de un interno, el undécimo en lo que va de año.

Los últimos en reaccionar han sido varios congresistas neoyorquinos, encabezados por la joven progresista Alexandria Ocasio-Cortez, así como la fiscal general de Nueva York, Letitia James, que han mostrado su preocupación por las condiciones en las que viven los presos y el aumento de la violencia, entre otras cuestiones.

"Durante años, Rikers ha estado plagada de disfunciones, negligencias y violencia; y está claro que hemos llegado a un momento crítico. Estas condiciones han causado un número devastador y sin precedentes de muertes, y se necesita actuar urgentemente", dijo James en un comunicado difundido hoy tras visitar las instalaciones de la cárcel.

El último preso en morir fue Karim Isaabdul, un hombre de 42 años que falleció el pasado domingo cuando se encontraba en la enfermería del complejo carcelario, informó entonces el Departamento de Prisiones.

Rikers, situada en la isla homónima, en el noreste de la ciudad de Nueva York, alberga en torno a 6.000 reclusos y ha sido blanco de continuas críticas por los casos de violencia, maltrato y corrupción.

El ayuntamiento de la ciudad anunció en 2017 que estas instalaciones construidas hace casi 90 años serían cerradas paulatinamente y que los reclusos serían repartidos por cárceles más pequeñas distribuidas por la ciudad.

Hoy también, Ocasio-Cortez, junto con otros legisladores, la gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul y al alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, la liberación "inmediata" de todos los presos y el cierre de la prisión.

Los políticos aseguran en una carta que durante una visita realizada el pasado 13 de septiembre comprobaron "que las condiciones a las que se enfrenta la gente dentro de las instalaciones son horribles y amenazan su vida".

La misiva sostiene que más de 4.600 de los 6.000 internos están detenidos a la espera de juicio, y que cerca de 1.500 están presos por delitos menores o crímenes no violentos.

Ocasio-Cortez y sus compañeros, todos del Partido Demócrata, denuncian que un tercio de los funcionarios de prisiones no acude diariamente a sus puestos y dejan a sus colegas que hagan turnos dobles y triples, "lo que provoca su extenuación y les incapacita para cumplir con su trabajo"

"Las condiciones en Rikers son inhumanas, inconstitucionales y suponen una crisis de salud pública. Creemos que los fondos federales (destinados a la prisión) deben usarse para excarcelar y cerrar inmediatamente las instalaciones", zanjaron los congresistas.

Las críticas se producen a pesar de que recientemente Hochul y De Blasio anunciaron nuevas medidas para intentar mejorar las condiciones de la cárcel municipal.

El pasado viernes, la gobernadora anunció la liberación de 200 presos después de que el 14 de septiembre De Blasio presentara una batería de normas para abordar la crisis, entre ellas la contratación de más personal y el refuerzo de las medidas para que rindan cuentas los funcionarios que inflijan las normas.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.