Los crímenes reales que inspiraron Viernes 13

·6  min de lectura
Los crímenes reales que inspiraron Viernes 13
Los crímenes reales que inspiraron Viernes 13

Un grupo de adolescentes aparentemente solo en el bosque. Un asesino, muertes demasiado horrorosas y un hueco en la cultura popular: la película de Jason Voorhees tiene varias cosas en común con los crímenes de los cuales su película se inspiró. Para la época en la que se estrenó Viernes 13 (58%), los asesinos misteriosos e inexpresivos se empezaban a ganar un lugar en la pantalla grande, en los corazones de los fans del cine de terror y en las mentes de los espectadores que en ese entonces no podían, de seguro, dejar de pensar en Michael Myers, el protagonista de Halloween (94%), que apareció en la escena dos años antes que el asesino de la máscara de hockey.

No te lo pierdas: Viernes 13, de Sean S. Cunningham, ¿qué dijo la crítica de este clásico?

Si bien es cierto que podríamos considerar a Viernes 13, la “onda” de este enmascarado, y el hecho de que se trataba de un slasher como afirmación de que el director Sean S. Cunningham parece haber tomado inspiración del filme de John Carpenter, lo de Jason Voorhees tiene una historia real detrás de la que se tomó algunos elementos para darle forma a esta película igual de inmortal que la del clásico de 1978. Es muy probable que Cunningham también lo hizo en parte para aprovecharse del éxito y sacar una parte, pero con su trabajo terminó llevando al slasher estadounidense a un nivel completamente nuevo de brutalidad, y el resto es historia.

Pero hay un caso de la vida real, anterior a su lanzamiento por varias décadas, que parece haber inspirado al asesino creado por Victor Miller con la colaboración de Cunningham. Tanto es así que después de su estreno y hasta el día de hoy se llaman a los asesinatos del lago Bodom en Finlandia como "el verdadero viernes 13" por las similitudes con lo que se vio en la pantalla grande en 1980. Así, estos crímenes reales fueron convertidos por Hollywood en una película memorable que seguirá siendo recordada como uno de los más importantes aportes en el género.

Te recomendamos: Películas de terror y horror de los 80 que la crítica no apreció y ahora son clásicos

Ha ocurrido también que la película de alguna forma “inspiró” a personas a cometer crímenes, ya que en algunas ocasiones se han reportado asesinatos donde el perpetrador llevaba una máscara de hockey como la que usa Jason en el filme, interpretado por Ari Lehman en ese entonces y luego reemplazado por otras personas en el papel hasta la última ocasión en la que pudimos verlo en el cine. Pero en este artículo hablaremos de la historia que originó lo que se vio en el cine en la década de 1980, donde se revela un detrás de escena de cómo sucedió este horrible evento.

Es tan impactante como cualquier asesinato ocasionado por Jason y para saber más nos remontaremos al 5 de junio de 1960, en el lago Bodom, donde dos chicas de 15 años, Maila Irmeli Björklund y Anja Tuulikki Mäki, y un chico de 18 años, Seppo Antero Boisman, murieron mientras dormían dentro de una tienda por un traumatismo contundente en sus cabezas, lo cual fue ocasionado por una piedra (vía El Clarín).

Hubo una cuarta persona, el joven Nils Gustafsson, que tenía 18 años en el momento en que los asesinatos tuvieron lugar, y fue encontrado fuera de la tienda con sus huesos faciales rotos y varias puñaladas. A pesar de las extensas investigaciones, el autor nunca fue identificado y a lo largo de los años se han presentado varias teorías sobre la identidad del asesino. Gustafsson fue arrestado bajo sospecha de haber cometido los asesinatos en 2004, pero fue declarado inocente al año siguiente. Se trata de uno de los casos sin resolver más famosos de Finlandia y ha inspirado películas, podcasts sobre crímenes reales e incluso bandas de metal.

Según la investigación, los cuatro chicos conforman dos parejas y decidieron acampar en la costa del lago Bodom, pero en un punto entre las 4 y 6 de la mañana de ese domingo 5 de junio de 1960, Mäki, Björklund y Boisman fueron apuñalados y apaleados hasta la muerte por un asaltante desconocido. Gustafsson, el único sobreviviente de la masacre, tenía huesos faciales fracturados que parecían confirmar su historia de ser una víctima. Afirmó después que había visto un atisbo de un atacante vestido de negro con ojos rojos brillantes que venía hacia ellos.

Fue aproximadamente a las 6 de la mañana cuando un grupo de niños que observaban aves a cierta distancia supuestamente vieron colapsar la carpa y a un hombre rubio alejarse del lugar. Los cuerpos de las víctimas fueron descubiertos alrededor de 5 horas después por un carpintero llamado Esko Oiva Johansson, quien avisó a la policía, que se demoró una hora en llegar al lugar. Dentro de la información que arrojó la investigación inicial, la policía informó que el asesino no había herido a las víctimas desde el interior de la tienda, sino que había atacado a los ocupantes desde el exterior con un cuchillo y un instrumento contundente no identificado, el cual se cree que es una piedra, a través de los lados de la tienda.

Las armas homicidas nunca se localizaron. El asesino se había llevado varios artículos que los detectives encontraron desconcertantes, incluidas las llaves de las motocicletas de las víctimas. Los zapatos de Gustafsson estaban parcialmente escondidos a unos 500 metros del lugar del asesinato. La policía no acordó el lugar ni registró los detalles de la escena, lo cual luego se consideró como un grave error, y casi de inmediato permitió que una multitud de policías y otras personas pisotearan y movieran las pruebas. Algunos artículos faltantes nunca fueron encontrados.

Dos de los adolescentes fueron asesinados con menos brutalidad, pero Björklund, la novia de Gustafsson, fue encontrada desnuda de cintura para abajo, acostada encima de la tienda, y había sufrido la mayor cantidad de heridas de todas las víctimas siendo incluso apuñalada varias veces después de su muerte. Gustafsson también fue encontrado tirado en la parte superior de la tienda.

Luego la policía dio con varios sospechosos más, y hubo dos hombres que fueron tomados más en cuenta: Karl Valdemar Gyllström, un encargado del quiosco de Oittaa conocido por haber sido hostil hacia los campistas, de quien la policía no encontró una forma de conectarlo con los asesinatos, y Hans Assmann, que vivía a varios kilómetros de la orilla del lago Bodom y de quien la comunidad sospechaba más porque tenía una coartada para el momento en el que sucedió la tragedia, pero apareció la mañana del 6 de junio de 1960 en un hospital de Helsinki con su ropa llena de sangre.

La trama de Viernes 13 (58%) sigue a un grupo de consejeros de campamentos adolescentes que son asesinados uno por uno por un asesino desconocido mientras intentan reabrir un campamento de verano abandonado. En la película, la sra. Voorhees aterroriza a este grupo para vengar la muerte de su hijo Jason en el campamento Crystal Lake en 1957, siendo la antagonista de la historia aunque después queda claro que el icónico personaje con el machete ha estado rondando en el lugar.

Continúa leyendo: La figura de la madre en el cine de terror

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.