Covid en Uruguay: la ocupación de camas de terapia intensiva entró en zona roja

·4  min de lectura
La campaña de vacunación en Montevideo, Uruguay
Matilde Campodonico

MONTEVIDEO.- Con 295 camas de terapia intensiva (CTI) para pacientes con Covid-19 ocupadas, el sistema de salud de Uruguay ingresó ayer en una zona roja, de acuerdo a la referencia que utiliza el Grupo Asesor Científico Honorario (GACH).

En su reporte diario, la Sociedad Uruguaya de Medicina Intensiva (SUMI) notificó que hay un 35,6% de ocupación de camas para pacientes con coronavirus, o lo que es lo mismo, 295 pacientes infectados utilizan una de las 827 plazas de CTI dispuestas en hospitales y mutualistas de todo el país.

De esta manera, el sistema de camas de terapia intensiva para pacientes contagiados con el virus se ubica por primera vez en zona roja. Esto, de acuerdo a los lineamientos marcados por el GACH que establecen que si la ocupación de camas de CTI supera el 35% del total de plazas disponibles, se ingresa en esta fase. De hecho, en una proyección del gremio de los intensivistas, se estimaba alcanzar esta cifra mañana.

Ayer a la tarde, el Hospital Español, que es referencia en Montevideo para Covid-19, tenía tres camas libres de alrededor de 27 plazas que dispone para pacientes de todo el país. La situación se replica en sanatorios y hospitales del interior, en los que el personal comienza a mostrar los primeros signos de cansancio y agotamiento. En la Médica Uruguaya, por ejemplo, casi el 70% de las camas COVID están ocupadas.

Una vacunadora recibe una inyección de la vacuna Sinovac contra COVID-19 mientras el país vacuna a maestros, policías, bomberos y militares en activo menores de 60 años contra el nuevo coronavirus en Montevideo, Uruguay, el lunes 1 de marzo de 2021.
Matilde Campodonico


Una vacunadora recibe una inyección de la vacuna Sinovac contra COVID-19 mientras el país vacuna a maestros, policías, bomberos y militares en activo menores de 60 años contra el nuevo coronavirus en Montevideo, Uruguay, el lunes 1 de marzo de 2021. (Matilde Campodonico/)

La presidenta de la comisión interna del Español, Gissel Novas, que también trabaja en CTI, señaló: “Estamos muy cansados, muy estresados, no hay gente para atender a los pacientes”. Señaló que en el caso del Instituto de Traumatología (donde se instalarán nuevas plazas de CTI) “no hay recursos humanos capacitados” para la asistencia.

Sin embargo, el presidente de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), Leonardo Cipriani, consideró que el sistema sanitario público no está colapsado y que al contrario se está aumentando el número de camas. “Hoy no tenemos saturación en ASSE”, aseguró el jerarca en Twitter y añadió que “la ocupación de CTI al día de hoy en ASSE es del 60%, con un 33% por Covid-19”.

Fuentes del organismo indicaron ayer que de acuerdo a sus propias proyecciones, estiman que, de mantenerse el ritmo de contagios, el sistema de salud experimentaría los primeros signos de saturación en dos o tres semanas.

Más camas

La situación de ocupación de los CTI a nivel de todo el país, ameritó ayer que el Ministerio de Salud Pública (MSP) publicara un comunicado en el que reiteró que el gobierno contará con nuevas camas para pacientes críticos. “En estos días se ha logrado incorporar equipamiento para aumentar la dotación de 827 a 946 camas que quedarán operativas”, señaló el comunicado.

También se indicó que se crearán 71 “unidades respiratorias agudas” distribuidas en todo el país destinada a una “atención intermedia para pacientes COVID-19”. Según el MSP, estos servicios “estarán dirigidos por las unidades de terapia intensiva de cada hospital” y en el caso de no tenerlas “por médicos intensivistas”.

Por otro lado, se contará con 50 camas de cuidados moderados en el hospital del Banco de Seguros del Estado y 14 camas similares el Instituto de Traumatología de ASSE. Ayer a la noche el ministro de Salud Pública, Daniel Salinas publicó un tuit con dos preguntas: “¿Cuántas camas nos dejaron?, ¿Cuántos egresados por año hay de Medicina Intensiva?”, en referencia a administraciones anteriores de gobierno y a la Facultad de Medicina.

“Diálogo nacional”

Mientras tanto, y luego de pedirle al gobierno “medidas efectivas para disminuir la movilidad y el contacto”, representantes del Sindicato Médico del Uruguay (SMU) y de la Federación Médica del Interior (FEMI) comenzaron con una ronda de reuniones con los partidos políticos.

Los médicos plantearon que es imperioso “detener la movilidad” en las próximas semanas y que para ello es necesario un “diálogo nacional”. Ayer se reunieron con las autoridades del Partido Colorado, Independiente y Frente Amplio y en las próximas horas esperan hacer lo mismo con el Partido Nacional y Cabildo Abierto.

Este viernes, las sociedades médicas indicaron tras una reunión de más de dos horas que “las acciones para evitar la catástrofe sanitaria inminente son la reducción de la movilidad en su máxima expresión y el cierre de toda actividad no esencial”.

En un comunicado, el Frente Amplio reclamó cerrar actividades “no esenciales” (tanto públicas como privadas) y “reducir la movilidad en su máxima expresión”. A su vez, y como en otras oportunidades, desde la izquierda se pidió diálogo nacional “urgente” al gobierno de Luis Lacalle Pou.