¿El COVID está retrocediendo en EEUU? Los datos pintan un escenario alentador

·2  min de lectura
Un niño es sometido a la prueba del virus del COVID-19 en un colegio de la ciudad de Austin, en Texas, EEUU. Enero 20, 2022. REUTERS/Callaghan O'Hare

Por Maria Caspani

NUEVA YORK, 21 ene (Reuters) - Los nuevos casos de coronavirus están cayendo en las zonas de Estados Unidos más afectadas por la variante ómicron de rápida propagación, según un análisis de Reuters de datos de salud pública, que ofrece una indicación temprana de que el virus podría estar una vez más en retirada.

Las infecciones por COVID-19 han disminuido en 19 estados https://graphics.reuters.com/HEALTH-CORONAVIRUS/USA-OMICRON/zgvomadgmvd/USA-OMICRON.jpg más Washington DC y Puerto Rico, según mostró un análisis de la semana pasada hasta el jueves en comparación con la semana anterior.

En el noreste, que experimentó algunas de las cargas de casos más altas durante el último aumento, las infecciones disminuyeron un 40% la semana pasada con respecto a la semana anterior.

"Ciertamente, es un buen augurio para nosotros en términos de la trayectoria de ómicron", dijo Wafaa El-Sadr, profesora de epidemiología y medicina en la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York.

La caída fue más modesta a nivel nacional https://graphics.reuters.com/world-coronavirus-tracker-and-maps/countries-and-territories/united-states, con nuevos casos reportados de COVID-19 que bajaron un 7% durante el mismo período, según el recuento de Reuters, mientras ómicron aumenta en otras partes del país.

Los datos de COVID-19 a menudo se retrasan unos días con respecto al estado real de las cosas.

En el Medio Oeste, los casos aumentaron un 11% en los últimos siete días en comparación con la semana anterior, y aumentaron un 2% en el sur, aunque el alza se ha desacelerado considerablemente en las últimas semanas. Los estados occidentales vieron una caída del 3% semana semanal en las nuevas infecciones, según el recuento.

A nivel nacional, los casos nuevos tienen un promedio de 738.000 por día, que sigue siendo alto, por debajo del máximo de 805.000 del 15 de enero.

Las muertes, que generalmente se retrasan alrededor de tres semanas con respecto a las nuevas infecciones y ocurren principalmente entre los no vacunados, tienen un promedio de más de 2.000 por día, un 50% más que a principios de mes. Ese es el número promedio más alto de muertes por COVID-19 desde fines de septiembre, pero inferior al récord de 3.300 vidas perdidas por día en enero de 2021.

Las hospitalizaciones por COVID, también un indicador rezagado, establecieron un récord el jueves en 152.746, según el recuento de Reuters, pero han mostrado signos de estabilización en alrededor de 150.000 durante la última semana.

(Por María Caspani. Editado en español por Juana Casas)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.