Covid: en la segunda ola, la estrategia de testeos de la Argentina aún es deficiente

·5  min de lectura
Fotos de coronavirus; vacunas; covid-19; enfermeras; enfermeros; médicos; médicas; hospitales; enfermos; contagios; hisopados; controles;
PTC_ENSENADA_COVID_31_03_21

La Argentina atraviesa la segunda ola de coronavirus con una débil estrategia de testeos como herramienta de prevención. Según los datos de la Comisión de Estadísticas de las Naciones Unidas, a nivel local se hacen 276.618 test cada millón de habitantes, mientras que en Chile y Uruguay esa cifra asciende a 729.168 y 582.775 respectivamente. Sin embargo, está por encima de Bolivia, Venezuela, Paraguay y Brasil, que es el segundo país con más muertos por coronavirus en el mundo con 439.379 decesos.

En las últimas 48 horas, la Argentina registró los números más alarmantes desde que empezó la pandemia: ayer hubo 35.543 contagios y 745 fallecidos, mientras que hoy los positivos treparon a 39.652. Conrado Estol, médico neurólogo que ha seguido de cerca la evolución de la pandemia, explica que en la Argentina no se hacen los testeos suficientes por dos motivos centrales: las autoridades sanitarias nacionales no le dieron demasiada relevancia y tampoco hay suficientes laboratorios descentralizados en el país para hacer la prueba de PCR.

“Hemos escuchado a funcionarios y leído a algunos asesores que le quitaban importancia al testeo de pacientes. Tampoco hay gran cantidad de laboratorios descentralizados en el país que hacen el test por PCR. Además, nunca se avanzó con el desarrollo del Neokit, que anunció el 15 de mayo del año pasado el Conicet. Chile y Uruguay desarrollaron su propio PCR y lo descentralizaron”, señala Estol.

“El testeo es una estrategia de prevención cuando se realiza masivamente, como en Dinamarca, Inglaterra, Singapur o Hong Kong. Lamentablemente no es el caso de la Argentina. Testear poco es una oportunidad perdida para diagnosticar, tener idea de un número más real de casos, como también de aislar a tiempo y adecuadamente”, agrega Martín Stryjewski, jefe de Internación del Cemic y miembro de la comisión directiva de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI).

La falta de testeos también se hace evidente en el índice de positividad de los mismos, es decir, en la cantidad de pacientes con resultado positivo sobre el total de hisopados. Ayer se realizaron 111.757 tests, lo que es un récord para una sola jornada; sin embargo, la positividad sigue estando por arriba del 30%, cuando lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud oscila entre el 5% y 10%. Que la positividad esté tan alta responde a que hay muchos contagios, pero también muestra que solo se testea a los sintomáticos y a sus contactos estrechos, y no de manera masiva.

“El índice de positividad actual indica que el testeo es insuficiente. Se estima que el testeo es adecuado cuando la positividad no pasa el 5%. La cantidad de casos no detectados se relaciona con el número de tests realizados y el índice de positividad. A mayor índice, mayor es la cantidad de casos no diagnosticados. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) han estimado que el número de infectados es en realidad de dos a cuatro veces más que el número de confirmados. En testeos por millón de habitantes la Argentina se encuentra en el lugar 105 de 222 países, estados y territorios. Si nos comparamos con otros países (en tests por millón de habitantes), Estados Unidos realizó 1,4 millones de tests; Chile, 730.000; Panamá, 580.000, y Perú, 364.000. Por lo tanto y siendo muy conservadores, diría que al menos tenemos el doble a triple de casos que los confirmados”, advierte Stryjewski.

Estol también destaca que la positividad debe ser menor al 5%. “Eso querría decir que detectamos a todos los infectados, mientras que si tenemos los índices de positividad que tiene la Argentina, donde estamos entre el 25% y 33%, eso me sugiere que, evidentemente, mucha gente infectada no está siendo identificada”.

En la Argentina hay solo 2.103.964 personas vacunadas con dos dosis de alguna de las vacunas contra el coronavirus. Por la vacunación que hasta el momento avanza a paso lento y un nivel de testeo insuficiente para el número de contagios, la única manera de frenar la propagación del virus son las restricciones que dañan la economía y también tienen un fuerte impacto en la salud psíquica de la población.

“Las restricciones eran la única herramienta en pandemia de hace décadas, como la famosa de 1918, porque no existía otra forma de combatir el virus, pero ahora que existen la vacunación y el testeo, que sirven para frenar la diseminación del virus, si sumamos estas dos herramientas la pandemia debería poder controlarse sin que sea necesario un cierre total, el cual solo se limita a lugares donde faltan testeo y vacunación”, afirma Estol.

Respuesta oficial

En la ciudad de Buenos Aires, según fuentes del Ministerio de Salud porteño, se testea a todos los que tienen síntomas y a todos sus contactos estrechos. En agosto de 2020, hacían entre 3000 y 5000 tests por día y hoy rondan los 20.000, más 3000 a 4000 diarios que realizan los prestadores privados. Sobre los tests que ejecuta el sector público, la positividad diaria es del 25,1%. En el promedio de los últimos diez días, la Ciudad analizó a 38.000 personas por cada millón de habitantes.

En la provincia de Buenos Aires, se testea a los que tienen síntomas en los hospitales; si el contacto estrecho de un caso confirmado desarrolla síntomas, se lo considera positivo por nexo epidemiológico, pero por lo general no se le practica un test. Mientras que a los contactos estrechos que no presentan síntomas, se les indica aislarse, pero no se los testea.

El Ministerio de Salud bonaerense pasó de 11.000 testeos diarios a 22.000 y tiene capacidad para hacer hasta 28.000. En promedio, la semana pasada realizaron 18.200 por día. En los últimos diez días, en promedio, realizaron 11.700 tests por cada millón de habitantes. Durante el pico de contagios del año pasado, el índice de positividad de los testeos en la provincia era de 51,3%, mientras que ahora es del 44%.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.