A diferencia de otros virus, el de la COVID no se contagia por los ojos

J Toledo y José de Toledo
·3  min de lectura
NEW DELHI, INDIA - OCTOBER 13: An employee wearing a face-shield on duty thermally screens a man during preparation for reopening of cinema halls amid the spread of coronavirus, at Delhi Gate on October 13, 2020 in New Delhi, India. Multiplexes and cinema halls have been allowed to reopen from October 15, with up to 50 per cent of their seating capacity, under Unlock 5.0. Standard operating procedures (SOPs) have been issued by the central government. (Photo by Vipin Kumar/Hindustan Times via Getty Images)
NEW DELHI, INDIA - OCTOBER 13: An employee wearing a face-shield on duty thermally screens a man during preparation for reopening of cinema halls amid the spread of coronavirus, at Delhi Gate on October 13, 2020 in New Delhi, India. Multiplexes and cinema halls have been allowed to reopen from October 15, with up to 50 per cent of their seating capacity, under Unlock 5.0. Standard operating procedures (SOPs) have been issued by the central government. (Photo by Vipin Kumar/Hindustan Times via Getty Images)

El coronavirus causante de la pandemia actual, el SARS-CoV-2, no se puede coger por los ojos, tal y como demuestra un artículo reciente. Y resulta más relevante de lo que puede parecer a primera vista.

Porque habrá gente que se pregunte si realmente había que estudiar esto. Y la respuesta es un claro “sí”: la córnea y la conjuntiva humana tienen receptores para el coronavirus. Así que la posibilidad de que una infección pudiese comenzar por estos tejidos estaba presente.

Y tampoco sería nada extraño. Otros virus – por ejemplo, el Herpes simplex o el Zika – se pueden transmitir por los ojos. Si llega una gotícula o un aerosol cargado de partículas virales a la córnea, la persona puede contraer algunos virus. Pero no el SARS-CoV-2, lo que es una buena noticia.

Que tiene, además, una relación directa con nuestras vidas. Porque en algún momento de la pandemia se llegó a plantear que todos deberíamos ir con gafas protectoras por la calle, o complementar las mascarillas con pantallas. Pero si no se contagia por los ojos, estas medidas no resultan necesarias.

Una vez esto ha quedado claro, vamos con un par de detalles interesantes sobre el estudio. El primero es que los investigadores no dicen que nadie se pueda contagiar por la córnea, si no que no se ha visto contagio en ninguna de sus pruebas. Que parece que están diciendo una cosa y la contraria al mismo tiempo.

Los investigadores han querido dejar una cosa clara: hacen falta más estudios. El suyo es muy interesante, pero tiene un problema: han probado si el coronavirus entra en córneas de donantes. Como es lógico hablando de un virus potencialmente mortal, no han realizado un experimento intentando contagiar por los ojos a una persona sana.

¿Qué implica esto? Pues que los datos son reales, creíbles, fiables… pero no se han hecho en condiciones reales. El cuerpo humano es un sistema complejo, y podría ser que algo se escapase, que algún subgrupo en algún caso sí se pudiese contagiar. Pocos, y en circunstancias muy concretas, pero podría pasar.

Y lo segundo es que esto no explica que los pacientes de COVID muestren problemas en los ojos. La conjuntivitis es algo común en enfermos de COVID-19, pero parece un síntoma secundario, el resultado de la inflamación o la bajada de defensas. No parece que la conjuntivitis la provoque el coronavirus, simplemente las facilita.

Así que ya sabemos que no hace falta cubrirnos los ojos para protegernos de la COVID. Algo es algo.

Más historias que te pueden interesar: