Por qué, según expertos, no deberías ponerte mascarillas de rejilla para proteger contra el Covid-19

·7  min de lectura

Aunque la mascarilla se haya convertido en un artículo imprescindincible para evitar contagios de coronavirus, todavía surgen dudas ante su homologación y uso, un hecho que los profesionales sanitarios no dudan en señalar y recordar.

Es lo que ha ocurrido -en varias ocasiones- con las mascarillas traslúcidas o semitransparentes, que han hecho furor hasta que se descubrió que solo tienen una filtración bacteriana del 15,3 por ciento, cuando la normativa UNE0065 establece que las mascarillas higiénicas, no consideradas producto sanitario, deben tener como mínimo una filtración del 90 por ciento. 

Los profesionales sanitarios ya advirtieron acerca de los peligros que supone el uso de las mascarillas de rejilla transparente. Pasó con la actriz Najwa Nimri en los Goya 2021, y más recientemente con Samira Jalil, conocida por su paso por 'Mujeres y hombres y viceversa' y 'La Casa Fuerte 2'.

El último en llegar es el modelo "Emotion", supuestamente mejorado. Como las anteriores, esta mascarilla confeccionada con tejido de una capa en forma de rejilla e hilos transparentes permite ver la nariz y la boca de la persona que la utiliza. Pero según advierten los expertos, tampoco cumple los estándares de seguridad ni los requisitos de filtración bacteriana exigidos por la normativa española, por lo que no se recomienda su uso. No solo estarías corriendo un alto riesgo de contagio al ponértela, sino que también estás exponiendo a los demás.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Los sanitarios recuerdan que este tipo de mascarillas no son suficiente para evitar contagios de coronavirus. Desde la Sociedad Española de Farmacia Clínica, Familiar y Comunitaria (Sefac) explican que las mascarillas semitransparentes "no tienen nada que ver ni con la mascarilla quirúrgica ni con la FFP2".

"Ni los certificados de filtración ni el etiquetado que tienen son comparables", advierte Guillermo Estrada, coordinador del Grupo de Respiratorio de la (Sefac) "Con este tipo de mascarilla es como si utilizásemos un colador de paraguas. Igual si las gotas se juntan en un hueco del colador hace una capa, pero no puedes esperar no mojarte", explica a modo de ejemplo.

El veredicto de los profesionales en las redes no deja lugar a dudas: son totalmente ineficaces contra el Covid-19. Es un tejido que ofrece "cero protección" y es "como no llevar nada si te expones a alguien positivo en Covid-19", explica el químico Luis Jiménez, más conocido en las redes sociales como Centinel. Nadie debería llevarla por muy popular que sea.

Para demostrarlo basta con realizar dos sencillos experimentos caseros: rociarla con un spray de agua, o también puedes probar con el 'blow test', soplar a través de ella para intentar apagar un mechero o una vela. Si el agua se derrama o la llama se apaga, se demuestra que el aire pasa a través del tejido con facilidad y con él también podrían traspasar las gotículas que transmiten el coronavirus.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Tal y como explica Jiménez, a pesar de que en este nuevo modelo la separación entre hilos es de aproximadamente 0,1 mm o 100 µm (más tupida que modelos anteriores que eran de 0,25 mm), la eficacia de filtración bacteriana de esa redecilla es igualmente nula. Aunque se vendan en farmacias con un certificado, que en realidad está emitido “por una entidad no acreditada ni notificada”.

Esto es precisamente lo que ha llamado la atención de los expertos, que se cuestionan cómo un laboratorio puede acreditar como segura una mascarilla estilo redecilla cuyo espacio libre entre hilos (los agujeros de la red) es hasta 100 veces más grande que muchas de las partículas respiratorias que expulsamos al hablar, respirar o estornudar y que transmiten el virus.

Y si al ponértela se te salen los pelos de la barba, como ya demostró Jiménez, no hay tutía. ¿Puede una redecilla con agujeros de 2,5 mm capaces de dejar pasar los pelos de la barba filtrar partículas de 0.003 mm (el tamaño medio de las partículas bacterianas que se usa para los ensayos que certifican la filtrabilidad de las mascarillas)? El científico, que ha trabajado durante años en laboratorios encargados de realizar ensayos, no daba crédito a lo que veía y así lo denunció.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El lío viene también porque estas mascarillas se venden en farmacias, lo que debería ser suficiente garantía. Pero incluso en las farmacias te dicen que no la recomiendan para uso habitual ni para ir a centros comerciales o de salud. Y luego está lo del etiquetado, donde aparecen la palabras 'homologada y certificada'.

Sobre el primer termino ya se pronunció Boticaria García: "es incorrecto decir que una mascarilla higiénica está 'homologada', según el documento oficial de MINCOTUR del 27/01/21. Aquí se indica que 'mascarillas homologadas', sean transparentes o de cualquier tipo, es un término incorrecto, ya que para estos productos no existe homologación. Tan solo deben tener el etiquetado necesario y cumplir con los requisitos aplicables bajo la responsabilidad del fabricante o importador".

Aparte de no filtrar los aerosoles, con este tipo de mascarillas pasa como con los modelos fabricados con policarbonato o PVC, "que no pueden certificarse", explican los expertos. Y son precisamente estos materiales de los que están compuestas. Pero "hay algunas que tienen certificación europea".

Pero parte del problema, como decíamos, es que la acreditación del laboratorio no es obligatoria. Desde el Gobierno recomiendan verificar que el laboratorio que ha emitido el certificado de la mascarilla está acreditado en la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC), si no para esos ensayos específicos, por lo menos para similares. 

Pero en España no existe ninguno laboratorio que específicamente tenga experiencia contrastada y acreditada para realizar ensayos específicos de respirabilidad y filtración bacteriana, aunque sí que los hay con solvencia técnica suficiente y experiencia demostrada en la realización de ensayos similares, empresas serias que han pasado todas sus auditorias. 

También aconsejan comprobar que ese laboratorio cuente con experiencia contrastada, pero al mismo tiempo no existe un organismo oficial que esté comprobando la veracidad de esos informes de ensayos sobre el material de las mascarillas.

Y para acabar de embrollarlo todo, según cuenta Jiménez,los fabricantes de este tipo de mascarillas transparentes no les han encargado realizar los ensayos a estos laboratorios acreditados, sino que han acudido a los servicios de entidades que no están acreditados para nada parecido. Es más, algunos no contaban con experiencia en este campo antes de la pandemia”.

Así ha pasado, que a muchos les han vendido la moto colando certificados falso. Por eso debes prestar especial atención al papelito que incluye el envoltorio de la mascarilla, para detectar si tiene incoherencias y no se consideran válida, como ha ocurrido con el laboratorio ITEL, que ha sido expedientado por el Ministerio de Industria y que está generando grandes problemas en el mercado.

Recuerda la certificación UNE 0065:2020 corresponde a la normativa española y la CWA 17553:2020 a la europea. Además, el etiquetado que, obligatoriamente, debe acompañar a las mascarillas higiénicas debe incluir los datos testados relativos a la eficacia de filtración del material y la resistencia a la respiración o permeabilidad al aire. Deberá incluirse el número de referencia del informe de ensayo, la norma (método de ensayo) y el laboratorio empleado para su realización.

Con toda esta información, podemos decir que las mascarillas de tipo "rejilla" o las confeccionadas al completo con materiales plásticos que no cumplen los parámetros de filtración y respirabilidad no serán válidas. Ni son seguras ni protegen contra el Covid-19.

No obstante, los fabricantes de la mascarilla 'Emotion' aseguran que se fabrica siguiendo la Orden CSM/115/2021 del 11 de febrero 2021 del Boletín Oficial del Estado, en la que se establecen los requisitos de información y comercialización de mascarillas higiénicas, y que está certificada por los laboratorios AMSLAB (Applied Mass Specrometry Laboratory) conforme a la norma europea UNE – CWA 17553:2020 nivel 70 por ciento. También señalan que su durabilidad (50 lavados) contribuye la conservación del medioambiente.

En general, las más recomendables son las mascarillas higiénicas, a la venta en farmacias y también en supermercados. Deben cumplir las especificaciones UNE 0064 y UNE 0065, y tener una eficacia de filtración bacteriana igual o superior al 95 por ciento. Su tiempo recomendado de uso es de cuatro horas, y no son reutilizables.

Más historias que pueden interesarte:

Qué son las mascarillas elastoméricas contra el Covid-19 que recomiendan los expertos

Las razones por las que solo algunos médicos se ponen doble mascarilla: ¿sirve para algo?