Ni el covid impide el fervor por San Lázaro en Cuba

·2  min de lectura

Son miles como cada año, pero este jueves todos llevan mascarillas. No importa si se arrastran para pagar promesas o caminan en la multitud, cubanos de diferentes edades y credos veneran a San Lázaro en su día.

Viajan hasta el santuario de El Rincón, un pueblo a unos 20 km de la La Habana. Desde el 16 de diciembre, sus calles se llenan de fieles que rinden tributo al milagroso Lázaro. Muchos visten de morado -color de la deidad-, llevan flores del mismo color, velas y ropa hecha de yute.

Son cubanos católicos, yorubas, laicos y agnósticos, emigrantes y residentes que se unen bajo un sólo manto de fe, del que, con cariño casi familiar, llaman "El viejo Lázaro".

Lázaro sintetiza tres deidades en una, un puente entre culturas y religiones. El primero, traído a Cuba por la Iglesia católica, San Lázaro de Betania, resucitado por Jesús según el relato bíblico y quien presumiblemente llegó a ser obispo de Chipre.

El segundo, lo trajeron los esclavos desde África: Babalú Ayé, un rey yoruba castigado con enfermedades de la piel por su vida libertina, que devino orisha (dios) al cumplir penitencia y dedicarse a hacer el bien. Se le atribuyen milagros curativos.

Y el tercero, viene de una parábola bíblica, un mendigo leproso, con muletas, acompañado por perros que le lamen las llagas, hambriento y que al morir fue al cielo. Es esta imagen la que los devotos han materializado y a la que rinden culto.

El "Viejo Lázaro" nunca fue admitido en templos católicos y fue marginado durante tres décadas de ateísmo socialista (1961-90).

Actualmente su capilla está en el jardín del Santuario Nacional de San Lázaro, un leprosería de inicios del siglo XX devenido templo católico y lugar de peregrinación. Pero este jueves no hubo acceso por la pandemia, sus fieles llegaron hasta las puertas.

bur-cb/dga