Covid. El Gobierno espera una suba fuerte y sostenida de casos

Maia Jastreblansky
·5  min de lectura
La ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, y su par de Defensa, Agustín Rossi, encabezan un acto de entrega por parte de EE.UU de tres hospitales de campaña con sus respectivos equipamientos que se destinarán a la lucha contra el coronavirus.
La ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, y su par de Defensa, Agustín Rossi, encabezan un acto de entrega por parte de EE.UU de tres hospitales de campaña con sus respectivos equipamientos que se destinarán a la lucha contra el coronavirus.

Todos los datos que el Gobierno tiene en su panel de control sanitario hablan de un fuerte y sostenido incremento de los casos de Covid en las próximas semanas. El comportamiento impredecible que viene exhibiendo la pandemia hace que nadie quiera hablar de números, pero todos esperan que la curva pronunciada que se vio en los últimos días siga en alza.

Con las nuevas restricciones a la circulación, la gestión de Alberto Fernández aspira, de máxima, a “desacelerar y morigerar” ese crecimiento. Lo que se busca ahora es ganar tiempo para vacunar y no saturar el sistema sanitario.

Así lo explicaron fuentes del Ministerio de Salud y de la Casa Rosada, que entienden que la prioridad está en seguir vacunando a buen ritmo para evitar que la nueva ola, que avanza veloz, impacte en la mortalidad.

Confirman la circulación comunitaria de la variante británica y la de Manaos en la provincia

“En las próximas semanas vamos a seguir en aumento. Esto es por varios factores. A diferencia del 2020, esta vez tuvimos como punto de partida (como base a multiplicar) un valle de unos 7000 casos. Además, en los próximos días veremos los efectos de la Semana Santa. También podría crecer la incidencia de las nuevas variantes. Y por último, las medidas de restricción tardan en impactar en los números”, explicó a LA NACION Analía Rearte, directora de Epidemiología y Análisis de Situación del Ministerio de Salud.

Tal como publicó LA NACION, los contagios diarios aumentaron un 115% en las últimas dos semanas. En la cartera sanitaria, que conduce Carla Vizzotti, analizan los casos semana contra semana y detectaron la misma tendencia: un aumento de alrededor del 50% a nivel país y del 60% en el AMBA en el último comparativo. “El año pasado, en el peor momento, ese índice había alcanzado al 30% a nivel país y 40% en la zona metropolitana”, especificó Rearte. El aumento es más pronunciado en AMBA, pero ya se verifica en la mayoría de las provincias.

Alberto Fernández
Alberto Fernández


Alberto Fernández

Las autoridades sanitarias no quieren dar proyecciones exactas ante un virus que se comporta de forma incierta. Pero ven dos factores como determinantes en la transmisibilidad: el nivel de movilidad y el comportamiento de las nuevas variantes, más contagiosas.

“Tenemos muchos casos de nuevas variantes sin nexo epidemiológico. Podemos decir que hoy son menos del 10% de los contagios totales. Podemos retrasar su transmisión, pero van a circular. Ya lo vimos en Brasil, en Uruguay y en Europa”, agregó Rearte. “Los casos van a aumentar. Lo que estamos tratando es de que crezca más lento”. ratificó.

Preocupación

En la Casa Rosada, aquellos que están en contacto telefónico con Fernández -que continuará aislado por Covid “hasta el lunes o martes”, señaló un portavoz oficial- transmiten su inquietud. “Está preocupado porque mira lo que pasa en la región y por nuestros números de los últimos días. Todo lo que hacemos es para evitar el colapso: que baje la mortalidad es la misión”, dijo un colaborador que comparte la diaria con el jefe de Estado.

El dato que celebraron esta semana en el entorno del Presidente fue el del ritmo de vacunación: el viernes se aplicaron 245.000 dosis.

Con 19.419 nuevos contagios, el país superó los 2,5 millones de casos

Con el DNU -que fijó la restricción a la circulación nocturna y la prohibición de los encuentros sociales por tres semanas- el Gobierno pretende ganar tiempo para vacunar a la población vulnerable. Sin embargo, en los despachos oficiales admiten que ese lapso no alcanzará para proteger a toda las personas de riesgo. La expectativa real es completar el grupo de mayores de 70.

La Argentina recibió 7.266.500 dosis, de las cuales se distribuyeron 7.051.596 y se aplicaron 5201468 (a 4.478.948 personas), de acuerdo al Monitor Público de Vacunación. Queda un stock de unos dos millones de dosis. Hoy no hay fecha confirmada de un próximo vuelo. Se espera que la próxima semana llegue un nuevo cargamento de Sputnik y que la siguiente arriben 900.000 de Astrazeneca y otro lote desde China, que aún debe 2 millones de Sinopharm.

Provincia en alarma

El viceministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Nicolás Kreplak, y Carlos Bianco, jefe de gabinete
Hernán Zenteno


El viceministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Nicolás Kreplak, y Carlos Bianco, jefe de gabinete (Hernán Zenteno/)

Como ocurre desde el inicio de la pandemia, la provincia de Buenos Aires es la que vive el mayor nivel de alarma. Allí alertan por un posible “récord de internaciones para la semana próxima” dado que, hoy están ocupadas el 71% de las unidades de terapia intensiva (UTI). “Antes de que termine abril vamos a tener el 80% de las camas ocupadas, y eso es muy complejo para las derivaciones”, dijo a LA NACION un alto funcionario del área de salud provincial.

Del otro lado, en la provincia muestran expectativa en poder completar, en las próximas tres semanas, la vacunación del personal de salud, de los mayores de 70 (hoy están vacunados el 65%), y los mayores de 60 con factores de riesgo (hoy con una cobertura del 30%).

En la Ciudad, los datos oficiales del viernes marcaban una ocupación del 48% en el sistema público. Aspiran a terminar de vacunar a los mayores de 70 la semana próxima, si están las dosis.

En un comunicado, representantes del sistema de salud público y privado y obras sociales alertaron sobre la situación en el área metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y advirtieron que “es necesario tomar medidas más drásticas para reducir la escalada en la transmisión de manera rápida y contundente”, porque “a este ritmo, no hay sistema de salud que aguante”.