Covid. El Gobierno busca vencer la resistencia de Larreta y reforzar controles

Jaime Rosemberg, Mauricio Giambartolomei
·5  min de lectura
Conferencia de prensa de Carla Vizzotti en Casa Rosada
Captura Presidencia

Vencer la resistencia de Horacio Rodríguez Larreta y a la vez calmar los reclamos de medidas más duras que proviene desde la gobernación que encabeza Axel Kicillof. Con ese complicado doble objetivo en mente, el gobierno de Alberto Fernández llegará a la reunión de hoy por la tarde con autoridades porteñas y bonaerenses con algunas concesiones y el énfasis en el control de la circulación y las actividades recreativas nocturnas, medidas ya vigentes que se fueron relajando con la extensión de la pandemia.

“En la reunión de ayer se acordó que la situación es preocupante y que hay que tomar medidas puntuales, intensivas, focalizadas”, dijo la ministra de Salud, Carla Vizzotti, en el regreso de los informes de situación epidemiológica, esta vez con conferencia de prensa incluida. “Se habló de cumplir con los protocolos ya vigentes”, agregó la ministra, en relación a las medidas de distanciamiento en bares, restaurantes y locales nocturnos, que la provincia de Buenos Aires quiere limitar y que la ciudad pretende sostener para no generar perjuicios en ese sector, reanimado en los últimos meses con una mayor afluencia.

Coronavirus: Carla Vizzotti dijo que “la segunda ola es un hecho” y defendió las “medidas intensivas y transitorias”

“Restricciones va a haber, pero también controles de cumplimiento de protocolo y más ritmo a la campaña de vacunación”, aclararon altas fuentes del Gobierno, preocupados por insistir en que el “piso de consenso” está garantizado para evitar que la segunda ola haga estragos mayores en las próximas semanas. En el Gobierno aseguran, de todos modos, que a Rodríguez Larreta no le quedará margen para oponerse luego de la decisión del radical mendocino Rodolfo Suárez, que implementó una prohibición total de circulación entre las 0.30 y las 5.30 y mayores limitaciones a espectáculos públicos y privados.

En el gobierno porteño leyeron algún “centro” hacia ellos en dos frases de Vizzotti . El primero de ellos, al anunciar su actividad conjunta con el ministro de Salud, Fernán Quirós, en la sede del sindicato de Sanidad que encabeza Héctor Daer para entregar 5000 dosis de vacunas para acelerar en ese proceso. La ciudad viene reclamando modificar el criterio de distribución de las vacunas que adoptó Nación, basado en cantidad de población más que en cantidad de población de adultos mayores y personal de salud.

El segundo guiño llegó cuando Vizzotti se refirió al pedido del Presidente al PAMI para que “colabore” en el proceso de vacunación. En ese punto, la ministra de Salud enfatizó que la organización y control de los turnos seguirá a cargo de la ciudad de Buenos Aires.

“La mayoría de los contagios no se dan donde hay protocolos, como en las fábricas o las aulas”, dijo Vizzotti, dejando en claro que las clases, por el momento, no serán motivo de limitaciones, más allá del reciente cierre de escuelas por una semana en cuatro localidades de Catamarca.

Mientras esperan las propuestas que llevarán la Ciudad (Felipe Miguel y Quirós) y la Provincia (el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, y el viceministro de Salud, Nicolás Kreplak) para definir las medidas, en el Gobierno esperan acelerar la vacunación, hasta llegar a completar “lo antes posible” el total de las 15 millones de personas mayores de 60 años e incluidas en los grupos de riesgo, según confirmó Vizzotti a La Nación durante el encuentro con la prensa. “No nos cabe ninguna duda, vamos a llegar a un acuerdo”, afirmó la ministra de Salud, en la previa de la decisiva reunión de hoy en Balcarce 50, que encabezará el jefe de gabinete Santiago Cafiero.

Felipe Miguel y Quirós, llevarán al encuentro con sus pares de Nación y la provincia de Buenos Aires una propuesta más flexible con el fin de reducir la circulación nocturna y que apuntará a adelantar el cierre de la actividad gastronómica . Los comercios del rubro están funcionando con un horario limitado que se fue modificando a lo largo de los últimos meses cuando comenzaron a subir los casos de Covid-19.

La polémica frase de un intendente tras el Covid positivo de Alberto Fernández: “Andá y estornudale a Kristina”

Los funcionarios de Rodríguez Larreta propondrán cerrar a las 23 o a la medianoche los restaurantes, bares, cafeterías el resto de los locales gastronómicos. Hoy los comercios pueden permanecer abiertos hasta las 2 de la madrugada, aunque muchos comienzan a levantar las mesas y bajar las persianas antes de ese horario.

A pesar del aumento del número de casos que se traduce en una mayor ocupación de camas de terapia intensiva, que en poco más de una semana pasó del 28,6% (domingo 28 de marzo) al 39,7% de ayer para pacientes graves (179 camas ocupadas de 450 totales), en la ciudad no alentarán reducir el número de personas que puedan asistir a las reuniones sociales, a diferencia de lo que pretendería Nación . Por el momento se permiten hasta 10 personas en encuentros privados en la ciudad, una cifra que también fue disminuyendo a medida que la situación sanitaria se volvía más crítica en la ciudad.

Por otra parte, el transporte público seguiría funcionando como hasta el momento. “Es un servicio que responde a una demanda derivada de acuerdo a la actividad que haya en la ciudad”, respondieron desde la Secretaría de Transporte y Obras Públicas porteña. Es decir, para sacar servicios, reducir las frecuencias o limitar el uso a trabajadores específicos se debería restringir la actividad, ya sea comercial, educativa o social.

Según la información oficial en las autopistas de la ciudad circulan unos 250.000 vehículos a diario que representan el 97% del volumen habitual que había antes de iniciarse el aislamiento social. En el subte, en tanto, viajan unas 260.000 personas, alrededor del 23% del volumen pre pandemia, y en los trenes se realizan 690.000 viajes, poco menos de la mitad de la circulación frecuente. Los colectivos, que realizan el 80% de los viajes que se hacen en transporte público, trasladan 5.900.000 pasajeros, el 63% de la gente que se transportaba un día habitual.