Covid-free: Italia planea islas inmunizadas para atraer al turismo en verano

Elisabetta Piqué
·4  min de lectura
Majestuosa, la terraza es abrazada por la extensa vista que abarca la centenaria Piazzeta de Capri, parte de la isla de Sorrento y hasta los Faraglioni en la Bahía de Napolés, todo un símbolo de la región. Como un lujo adicional, los arquitectos diseñaron una pequeña piscina revestida en resina
Gentileza Enrique Menossi

ROMA.- Se acerca el verano. E Italia, el país europeo más golpeado por la pandemia, extenuado por cierres y azotado por una crisis económica atroz, para salvar el turismo apunta a crear islas “Covid-free”, inmunizadas.

En lugares como Capri, Ischia, la isla de Elba y del Giglio, hasta las más grandes Sicilia y Cerdeña el plan es seguir el modelo de Grecia, que ya inmunizó la isla de Kastellorizo, famosa por ser la isla donde se filmó la película Mediterráneo, luego de establecer un plan de vacunaciones para las 69 islas más pequeñas que culminará a fin de mes. Grecia en mayo reabrirá la temporada turística con obligación de hisopado o vacuna para los visitantes y ya tuvo un boom de reservas.

Murió el príncipe Felipe de Edimburgo, esposo de la reina Isabel II de Inglaterra

“Se puede hacer”, aseguró el ministro de Turismo, Massimo Garavaglia, que destacó que “el punto es crear un mecanismo por el que sea simple circular”. Gravaglia ya está analizando un plan de vacunación “ad hoc”, es decir, especial, para los trabajadores y residentes de clásicas localidades de veraneo. El objetivo es crear metas “Covid-free” y relanzar lo antes posible el turismo, que en Italia representa el 13% del PBI y es uno de los sectores más casigados por la pandemia.

La arena blanca de las playas de Cerdeña es considerada un bien público.
Getty Images


La arena blanca de las playas de Cerdeña es considerada un bien público. (Getty Images/)

Como aún no se habla de reaperturas ya que la situación epidemiológica –aunque está levemente mejorando- sigue complicada y el primer ministro, Mario Draghi, dejó claro que hasta que no esté protegida la franja más vulnerable de la población –los adultos mayores de más de 75 años-, no puede dar fechas, Italia corre con retraso para la temporada que se avecina.

El año pasado hoteles y playas sólo pudieron reabrir a fines de junio. Tanto es así que muchas de las islas más pequeñas le escribieron al comisario extraordinario para la emergencia, el general Francesco Figliuolo, rogándole de no ser “olvidadas”, con respecto a las grandes localidades turísticas. Y el comisario les respondió armando un plan para verificar que existan las condiciones para un plan de vacunación “ad hoc”: que haya un ambulatorio médico en la isla, un lugar dónde montar un centro de vacunación y un adecuado número de personal sanitario.

Plan especial de vacunación

Al mismo tiempo, la región Campania –cuya capital es Nápoles-, ya puso en marcha un plan especial de 20.000 vacunaciones para sus famosas islas que atraen todos los años miles de turistas de todo el mundo, sobre todo desde Estados Unidos. La semana que viene, el 16 de abril, comenzará a vacunar todos los residentes y trabajadores de la isla de Ischia, luego le tocará a Capri, Procida y a la famosa costa de Sorrento.

También la isla de Elba, en el mar Tirreno, frente a la Toscana, se candidateó a volverse “covid-free” a fines de mayo. “Nosotros tenemos un horizonte preciso y esperamos que el objetivo se pueda realizar: vacunar antes de fines de mayo a toda la población vacunable, para volver a la isla de Elba segura para sus habitantes y para los turistas”, anunció el acalde de Portoferraio, Angelo Zini, presidente de la asociación de intendentes de la isla.

Noto
Mariana Eliano


La playa de Noto, en Sicilia (Mariana Eliano/)

En este marco, Sicilia y Cerdeña, islas más grandes y también destinos “top” de veraneo, también reclamaron ser inmunizadas. Y le pideron al primer ministro, Draghi, “que tenga el coraje” de ir más allá de la vacunación de las islas menores y apuntar a inmunizar a toda la población de las dos islas más grandes del Mediterráneo, con “relevante vocación turística” y que “pueden garantizar números importantes para la recuperación de la economía nacional”.

“Nuestra condición de insularidad, que limita los puntos de acceso a puertos y aeropuertos hace más fácil el control sanitario”, aseguraron el gobernador de Cerdeña, Christian Solinas y el de Sicilia, Nello Musumeci, en un nota conjunta al premier, en la que incluso propusieron hacerse cargo de la compra de las dosis de vacuna. “Podremos hospedar en seguridad a los turistas, abriendo corredores preferenciales hacia los países y regiones que ya han completado la inmunización”, agregaron, al manifestarse también favorables al arribo de naves y vuelos “covid-free”.