Covid y diabetes: doble riesgo para Eduardo

·6  min de lectura

Perla Miranda

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 15 (EL UNIVERSAL).- Asus seis años, José Eduardo aprendió a no temer a la diabetes tipo 1, que le diagnosticaron en 2017. Sabe usar un glucómetro, la insulina y tiras reactivas para monitorear y controlar su enfermedad; sin embargo, la falta de consultas mensuales a causa de la pandemia por Covid-19 y saber que es población de riesgo, han complicado el control de su enfermedad.

En México hay cerca de 12 millones de personas con diabetes. Fernando Lavalle, endocrinólogo e internista, aseguró que la diabetes es la segunda causa de muerte en el país, debido a que los pacientes no saben que viven con ella o no la controlan, lo que incrementa la probabilidad de desarrollar complicaciones si se contrae Covid-19.

"En la República, 40% de las personas con esta enfermedad no saben [que la tienen] y tardan hasta 11 años en comenzar con un tratamiento de insulinas, mientras que 75% de los pacientes con esta condición se encuentran descontrolados, por lo que es imprescindible que inicien un tratamiento oportuno para mantenerse bajo control a corto y largo plazo", dijo a EL UNIVERSAL.

Desde febrero, Francisca y su esposo decidieron que Eduardito dejaría de asistir a la escuela: el rumor de un virus proveniente de China y que había más probabilidad de tener complicaciones por ser paciente con diabetes incidieron en dicha decisión.

"Leíamos sobre el virus, escuchábamos la conferencia de salud, veíamos en los noticieros que la enfermedad era mortal y que los pacientes con diabetes tenían mayor riesgo; además, en el Hospital Infantil Federico Gómez, que es donde atienden a nuestro hijo, nos dijeron que para evitar riesgos las consultas mensuales se suspenderían, por eso el niño dejó de ir a la escuela", relató.

Rubén Silva Tinoco, director de la Clínica Especializada en el Manejo de la Diabetes de la Ciudad de México, reconoció que las personas con esta afección y sin un control de glucosa tienen 10 veces más posibilidades de morir en caso de contraer el Covid-19, por ello invitó a los pacientes a monitorear su estado, además de mantener las medidas de higiene y sana distancia.

"En el país, de acuerdo con la última estadística, 25% de los diabéticos tienen un buen control de sus niveles de glucosa, es decir, tres de cada cuatro tienen riesgo incrementado de padecer Covid grave o severo", detalló.

Este sábado se conmemoró el Día Mundial de la Diabetes y, ante la pandemia, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) instó a mejorar el control de la enfermedad crónica para prevenir complicaciones potencialmente mortales asociadas a las infecciones por el coronavirus.

"Estamos doblemente preocupados por el riesgo que la diabetes puede significar para quienes viven con la enfermedad en general y durante la pandemia en particular", señaló la directora de la OPS, Carissa F. Etienne.

"Las personas que sufren diabetes y que no tienen acceso a los servicios de salud ni a los medicamentos que permiten un control adecuado tienen mayor riesgo de desarrollar problemas visuales, enfermedad renal y amputaciones de las extremidades inferiores, pero ahora también están en mayor riesgo de enfermar gravemente, si contraen el Covid-19", afirmó.

Desde que inició la Jornada Nacional de Sana Distancia el 23 de marzo pasado, cubrir los gastos de entre 3 mil y 4 mil pesos en tiras reactivas, insulina y jeringas fue complicado para la familia de Eduardo.

“Su papá es trabajador de la construcción; en el Hospital Infantil Federico Gómez nos dan la consulta, los precios de los laboratorios son muy bajos, pero no nos dan la insulina y todo lo que se debe tener para monitorear su diabetes. Mi esposo se quedó sin trabajo y era muy complicado conseguir, pero mucha gente nos ayudó”, platicó.

Para obtener los insumos médicos que requería Eduardito, como le dicen de cariño, Francisca entró a grupos de Facebook dedicado a pacientes con diabetes y recibió apoyo. "En más de una ocasión ganamos insulina y un aparato llamado freestyle, que sirve para medir la glucosa; fuimos muy afortunados", dijo.

Además del tema económico, Francisca reconoce que la suspensión de consultas médicas mensuales complicó el control de la enfermedad de su hijo.

"Como papás, buscamos educarnos, aprender lo más que podamos para atender a nuestros hijos, pero también necesitamos el apoyo de los médicos, y hubo un momento en el que por estrés la glucosa se le elevó a mi niño y no sabía qué hacer, no había consultas, había miedo de ir a un hospital y que se contagiara de Covid; por fortuna la situación de mi hijo se controló, pero fue muy difícil", contó al diario.

Ante esta realidad, la OPS llamó a las autoridades sanitarias a no descuidar a los pacientes con enfermedades crónicas, en particular la diabetes, que en México, durante 2019, fue la causa de muerte de más de 104 mil habitantes.

"El llamado es para que las personas que viven con diabetes sigan teniendo acceso a los servicios de atención primaria de la salud y al tratamiento en medio de la pandemia por Covid-19. Cada año más de 340 mil personas mueren por complicaciones relacionadas con la diabetes en la región [América Latina].

"Por su parte, el Covid-19 ya ha infectado a más de 21 millones de personas en el territorio y los casos siguen en aumento, debemos extremar precauciones y cuidados", recalcó Etienne.

Sergio Hernández Jiménez, coordinador del Centro de Atención Integral del Paciente con Diabetes (Caipadi), afirmó que el diagnóstico oportuno de diabetes amplía la oportunidad de brindar tratamiento integral con el propósito de evitar complicaciones incapacitantes como las amputaciones, ceguera e insuficiencia renal.

El titular del Caipadi del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán detalló que la elevación de glucosa en sangre disminuye la eficiencia de las defensas del organismo contra cualquier enfermedad infecciosa, principalmente respiratoria, dermatológica, urinaria y gastrointestinal.

De ahí que una persona con diabetes descontrolada y que se contagia con el Covid-19 tiene más probabilidad de requerir hospitalización, intubación, cuidados intensivos o incluso se encontraría en riesgo de fallecer. La tasa de mortalidad por Covid-19 en personas con diabetes es de 7% y puede aumentar de acuerdo con la cantidad de comorbilidades que tenga el paciente.

A Francisca Mada el hecho de que su hijo viva con diabetes no lo hace diferente a alguien más; sin embargo, reconoce que desde que inició la pandemia por Covid-19 han extremado cuidados a fin de evitar que en su hogar haya contagios; por ello pide a toda la población que no bajen la guardia y que mantengan las medidas de higiene y sana distancia.