Todo lo que sabemos sobre la variante india que ya ha llegado a Europa

Javier Peláez
·5  min de lectura
Una nueva variante del coronavirus está haciendo estragos en India
Una nueva variante del coronavirus está haciendo estragos en India

India atraviesa su peor momento desde el inicio de la pandemia de COVID-19. Durante las últimas semanas, una devastadora oleada está haciendo estragos en el país, que tiene los servicios sanitarios colapsados, con cerca de 3.000 muertes y más de un cuarto de millón de contagiados cada día. El incremento es tan significativo que supera, con mucho, el pico de casos registrados durante toda la pandemia. Durante todo el año pasado, India nunca superó los 100.000 casos diarios, ni siquiera en los momentos más duros de la primera oleada; en la actualidad, y desde el 15 de abril, el país registra más de 200.000 nuevos contagios cada día. Esta escalada recuerda a lo sucedido en Brasil, Sudáfrica o Irán por lo que los expertos dirigen ahora sus miradas a una nueva variante, a la que ya se ha bautizado popularmente como “variante india” o “variante con doble mutación”.

¿Cuándo se detectó y hasta dónde se ha extendido?

Según GISAID, la principal base de datos global de variantes del SARS-CoV-2, esta nueva variante que circula por la India se detectó a principios de octubre de 2020 en el estado de Maharashtra. Su propagación ha sido veloz y en pocas semanas se convirtió en la variante dominante en la India. A principios de año, entre enero y marzo, esta variante ya estaba presente en la mayoría de contagios, encontrándose en 220 de las 361 muestras de COVID-19 recogidas y analizadas en esa región del país.

Estados Unidos, Bélgica, Suiza... en la actualidad, más de 20 países ya han detectado esta variante india en sus respectivos territorios, destacando Reino Unido que, desde el 22 de febrero, ha identificado 103 casos.

¿Qué significa ese nombre de “variante con doble mutación”?

Lo cierto es que la denominación oficial es B.1.617. Muchos de los nombres científicos suelen ser complicados y bastante aburridos, por lo que es frecuente que terminen siendo los medios de comunicación o las redes sociales quienes finalmente asignen nombres algo más populares. En este caso, la idea de “variante con doble mutación” ha tenido éxito en la prensa, sobre todo en los medios extranjeros, y ya es difícil echar marcha atrás, a pesar de que no tiene demasiado sentido.

Todos los virus mutan, continuamente, de hecho su principal ocupación es mutar y el coronavirus no es una excepción. El término “doble mutación” que se está utilizando no tiene en cuenta que esta nueva variante posee al menos quince mutaciones. Lo que ocurre es que dos de esas quince mutaciones nos resultan algo más familiares. La primera (etiquetada como L452R) también está presente en la cepa dominante en California, la segunda (llamada E484Q) es muy similar a una mutación presente en las variantes de Sudáfrica y Brasil (esa mutación se llama E484K). Además, estas dos mutaciones se concentran en la espícula del virus por lo que han llamado más la atención y han terminado convirtiéndose en las protagonistas del nombre popular de la nueva variante.

¿Es más contagiosa que las variantes que ya conocemos?

El crecimiento explosivo de casos en la India está desconcertando a los expertos, los datos de contagios que se contabilizan estos días en la India superan a los registros más altos de cualquier país durante la crisis sanitaria, lo que pone el foco directamente sobre la nueva variante.

Aún contamos con pocos estudios sobre la nueva variante, y los que han aparecido todavía se encuentran en fase de pre-print y sin revisión por pares, sin embargo contamos con los trabajos referentes a variantes y mutaciones similares, como las de California o la de Sudáfrica. Según Nature, ambas mutaciones en la nueva variante, L452R y E484Q, están relacionadas con una “transmisibilidad más alta y con una mayor la capacidad de evadir la protección inmunológica”.

Hace tan solo unos días, un estudio publicado en Cell encontró que la mutación L452R puede “mejorar la capacidad de los virus para infectar células humanas en el laboratorio. La variante de California posee esa misma mutación y ya sabemos que es aproximadamente un 20% más transmisible que las cepas más antiguas del virus, por lo que parece lógico esperar que la nueva variante B.1.617 dominante en la India, que también tiene esa mutación L452R, sea también más transmisible.

¿Es esta variante la única causa de la gran oleada en la India?

No. La alta población y densidad de la India son un caldo de cultivo perfecto para que un virus experimente mutaciones. A las condiciones demográficas debemos añadir otros muchos factores, como un aumento en las interacciones sociales sin restricciones o una baja cobertura de vacunas, que han ayudado a que la pandemia retome su fuerza en este país. La nueva variante, probablemente más transmisible y peligrosa, simplemente ha llegado en el momento más delicado, justo cuando las medidas se relajaron pero sin que aún la tasa de vacunación fuese suficiente.

¿Las vacunas actuales protegen frente a esta nueva variante?

Aún no lo sabemos. Debemos ser conscientes de que es muy probable que las vacunas, que ahora mismo ofrecen una alta eficacia, necesiten “actualizaciones” conforme vayan apareciendo nuevas variantes. De ahí la importancia de realizar campañas de vacunación globales, que lleguen a todos los países del mundo… especialmente aquellos menos desarrollados y más poblados, ya que representan una incubadora perfecta para nuevas variantes.

Pronto llegarán las primeras investigaciones sobre la eficacia real de las diferentes vacunas respecto a esta nueva variante india pero, mientras tanto, es importante recordar que cualquier vacuna reduce el riesgo de hospitalización y fallecimiento. De ahí la importancia de mantenerse alerta, y aumentar en lo posible el ritmo de vacunación.

Vídeo | La fila de ataúdes que resume el problema dantesco que vive la India con la Covid

Más historias y noticias importantes sobre COVID-19 en Yahoo: