Covid: cambios en el uso de la tierra podrían crear caldo de cultivo para murciélagos portadores del virus, según un estudio

·3  min de lectura
<p>Un murciélago de herradura cuelga de una red</p> (Menahem Kahana/AFP/Getty)

Un murciélago de herradura cuelga de una red

(Menahem Kahana/AFP/Getty)

Un nuevo estudio ha descubierto que los cambios en el uso de la tierra en Asia están creando inadvertidamente las condiciones ideales para los murciélagos de herradura que pueden portar el covid, con el peligro de servir como caldo de cultivo para una mayor transmisión de la enfermedad de animales a humanos.

Si bien los orígenes precisos del virus SARS-CoV-2 original no se han establecido definitivamente, los científicos creen en general que primero pasó de uno de los murciélagos a un humano a través de un mercado húmedo en la ciudad de Wuhan, China, en noviembre de 2019, quizás a través de un portador intermedio como un pangolín.

Ahora, los hallazgos de investigadores de la Universidad de California, Berkeley, la Universidad Politécnica de Milán y la Universidad Massey de Nueva Zelanda, que fueron publicados en la revista Nature, indican que las prácticas de construcción de asentamientos, expansión agrícola, la fragmentación de bosques y la construcción de instalaciones para la producción ganadera intensiva podría contribuir a mantener viva la amenaza de un nuevo brote.

La invasión humana en ecosistemas finamente ajustados típicamente reduce la biodiversidad de esos hábitats, lo que puede expulsar a las especies "especializadas" que dependen del status quo para sobrevivir y permitir que los sustitutos "generalistas" ocupen su lugar, explican los autores del estudio.

Los murciélagos de herradura son generalistas y, a menudo, se han visto en áreas rurales sometidas a perturbaciones por parte de los humanos, según los investigadores, que previamente observaron una relación similar entre la fragmentación de los bosques en África y el aumento del virus del Ébola.

“Al crear condiciones que son desventajosas para las especies especializadas, las especies generalistas pueden prosperar”, dijo el coautor del estudio Paolo D'Odorico de UC Berkeley.

“Si bien no podemos rastrear directamente la transmisión del SARS-CoV-2 de la vida silvestre a los humanos, sabemos que el tipo de cambio de uso de la tierra que trae a los humanos a la escena se asocia típicamente con la presencia de estos murciélagos que se sabe que portan el virus".

Leer más: Fauci defiende decisión de ignorar correo que advertía que el Covid había sido “fabricado” en laboratorio

El proyecto implicó analizar los patrones de uso de la tierra en Europa occidental hasta el sureste de Asia, donde las criaturas se encuentran más comúnmente.

Descubrieron que la demanda actual de productos cárnicos en China en particular continúa impulsando un aumento en la agricultura intensiva, que a su vez está creando condiciones óptimas en las que los murciélagos pueden prosperar.

Se cree que la ganadería es particularmente vulnerable a la propagación de enfermedades, dado que implica grandes concentraciones de animales genéticamente similares, a menudo inmunosuprimidos, que se mantienen en espacios reducidos.

Los analistas dijeron que el sureste de China, Japón, el norte de Filipinas y Tailandia eran las áreas más propensas a encontrarse en peligro de cultivar puntos calientes de virus accidentales.

Si bien China ha estado activa en la replantación de árboles en el transcurso de las últimas dos décadas en respuesta a la crisis climática, sus esfuerzos estarían mejor dirigidos hacia la creación de áreas continuas de cobertura forestal y corredores de vida silvestre para ayudar a las especies especializadas a prosperar, dijeron los investigadores, opuesto a reforzar islas aisladas de bosques.

“La salud humana está entrelazada con la salud ambiental y también con la salud animal”, dijo el profesor D'Odorico.

“Los cambios en el uso de la tierra pueden tener un impacto importante en la salud humana, porque estamos modificando el medio ambiente, pero también porque pueden aumentar nuestra exposición a las enfermedades zoonóticas”.

"Cada cambio formal en el uso de la tierra debe evaluarse no solo por los impactos ambientales y sociales en recursos como las reservas de carbono, el microclima y la disponibilidad de agua, sino también por las posibles reacciones en cadena que podrían afectar la salud humana".

La coautora Maria Cristina Rulli, de Milán, dijo: "Esperamos que estos resultados puedan ser útiles para identificar las intervenciones específicas de la región necesarias para aumentar la resiliencia a los efectos de contagio del covid".

Relacionados

Es probable que el coronavirus haya pasado a los humanos de los murciélagos a través de un animal desconocido: OMS

La OMS pide la prohibición de la venta de animales vivos en los mercados de alimentos para combatir las pandemias

Cruz Roja: Asia sufre escasez de vacunas contra coronavirus

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.