Por el Covid, durante 2020 en Córdoba murieron un 8,6% más de personas que el promedio anual histórico

·5  min de lectura
La guardia del hospital Ferreyra en la ciudad de Córdoba
Diego Lima

Un informe preparado por el Ministerio de Salud de la provincia de Córdoba estimó que durante 2020 se produjeron en esa jurisdicción 2606 muertes más que lo esperado en comparación con los promedios históricos. Globalmente, esa cifra representa un 8,6% de aumento, aunque hubo períodos del año en los que el porcentaje de exceso fue mucho mayor: en la semana epidemiológica (SE) 43, que va del 18 al 24 de octubre, fue del 94%. Entre la SE 11 y la 53 (8 de marzo al 31 de diciembre), se produjeron 3112 defunciones más, o un 12,4 % por encima del promedio histórico. Y entre la SE 38 y la 48 (13 de septiembre y 27 de noviembre), ocurrieron 3524 defunciones más respecto del mismo período del quinquenio 2015-2019: 9511 versus 5987, equivalente a un exceso de mortalidad del 58,8%. En este período, las defunciones ocurridas por Covid fueron 2035; es decir el 77,4% de todas las muertes por esta causa.

El total de fallecimientos por Covid desde el inicio de la pandemia hasta el 31 de diciembre de 2020 en esa provincia fue de 2630 personas. Con una población de 3.760.450 habitantes, la tasa bruta de mortalidad para 2020 es de 8,70 fallecimientos cada 100.000 habitantes, en comparación con 8 cada 100.000 en 2018.

Qué es el “hongo negro” y cómo se relaciona con los cuadros graves de coronavirus

El trabajo, firmado por Marcela Yanover, Sandra Parolini, Silvia del Valle Rodríguez, Luis Blanco, Luis Toledo, Marcia Jaeggi, Eugenio Cecchetto, Laura López, Ana Willington, Daniel Armicheri, Gabriela Barbas y Diego Cardozo, con revisión de Marcelo Vila, de la Organización Panamericana de Salud, también estimó que, por el contrario, en menores de un año la mortalidad descendió un 29%: en lugar de los 447 esperados por el promedio 2015-2019, fueron 320. Y en personas de hasta 19, en lugar de 369, fueron 309; es decir, un 16% menos.

“La disminución en la cantidad de muertes en menores de 20 años, incluyendo a los menores de un año, podría atribuirse al impacto que tuvieron las medidas de aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO), las recomendaciones higiénicas (lavado de manos y uso de barbijo), el cierre de las escuelas y la disminución de causas externas de mortalidad y lesiones no intencionales, entre otras”, escriben los autores.

El hospital de Río Cuarto donde murió la víctima número 46 por coronavirus
El hospital de Río Cuarto donde murió la víctima número 46 por coronavirus


El hospital de Río Cuarto, Córdoba

Si se lo analiza por género, los más afectados fueron los varones con un 11,2% de exceso de mortalidad versus el 6% en mujeres. Y por franja de edad, los más golpeados fueron los mayores de 65 años, con un 9% de exceso de mortalidad, en tanto que en menores de esa edad el exceso fue de 7,3%. Entre la SE 38 y la 48 (13 de septiembre a 27 de noviembre), los mayores de 65 tuvieron un exceso de mortalidad del 657,8% versus 42% en menores de esa edad.

“Hubo más mortalidad que en años anteriores, lo cual se explica por los casos registrados por Covid, con baja en muertes por otra causa, entre marzo y junio del año pasado, explicables por un descenso en accidentes de tránsito, traumas, otras infecciones respiratorias –resume el bioinformático de la Universidad de Córdoba, Rodrigo Quiroga–. Los resultados son similares a los de la provincia de Buenos Aires. Es una mortalidad razonable y esperable, con un buen registro de fallecimientos por Covid. Creo que otras provincias no van a ser tan prolijas. En particular, esperaría mucho exceso de mortalidad en el Norte, por ejemplo”.

Vigilancia activa

Gracias a un sistema de vigilancia activa, Córdoba es una de las provincias que mejor está midiendo la pandemia. “En nuestra estimación (tomada a partir de los datos de los fallecidos por franja de edad), los casos de Córdoba hay que multiplicarlos por entre 3 y 4, mientras que los del país entre 6 y 7 –explica el director del Instituto de Cálculo de la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA, Guillermo Durán–. Esto es porque desde el principio va en busca de los asintomáticos y entonces encuentran muchas más personas con el virus”.

El exceso de mortalidad se calcula restando al número notificado de muertes el esperado para un período y región definidas (este último calculado a partir de los promedios históricos). Proporciona una estimación del número adicional de fallecimientos acaecidos en el marco de un evento de impacto sociosanitario. Es un indicador que se usa para calcular la carga para la salud pública de epidemias de gripe, olas de calor y otros eventos.

El Hospital Italiano de Córdoba registró diez casos de coronavirus
El Hospital Italiano de Córdoba registró diez casos de coronavirus


En el Hospital Italiano de Córdoba hubo un brote de coronavirus

El análisis del exceso de mortalidad permite evaluar el impacto general del Covid-19 y puede ser particularmente útil en los entornos con limitaciones para realizar las pruebas moleculares que detectan el SARS-CoV-2. Ofrece una medida del impacto global de la enfermedad no solo en el total de muertes, sino también en su distribución.

Un estudio similar de la Provincia de Buenos Aires, realizado entre enero y octubre del año pasado, arrojó 11.220 defunciones más que el promedio de los últimos cinco años, todas atribuibles al nuevo coronavirus. A partir de julio, el exceso de mortalidad superó los valores esperados para la provincia en alrededor de un 5% o del 10% si se considera el promedio histórico.

Desde el inicio del año hasta el 31 de octubre, en esta última jurisdicción se contabilizaron un total de 121.326 fallecimientos, de los cuales 16.691 (13,76%) correspondieron a decesos con diagnóstico de Covid-19. Provisoriamente, se calcula que hubo un exceso promedio de mortalidad del 5,33%, considerando como línea de base el límite superior de confianza del 95% de la serie histórica 2015-2019, o del 10,19% si se considera el promedio histórico, consignó este trabajo.

Los resultados de ambas jurisdicciones refutan la hipótesis de que el coronavirus es “igual que una gripe”. Tal como dijo en su momento Enio García, jefe de asesores del Ministerio de Salud bonaerense, “incluso si supusiéramos que tiene una letalidad similar, es más transmisible, por lo que afecta a una población mayor”. Además, el impacto que muestra este exceso de mortalidad se dio con ampliación del sistema de salud, medidas de aislamiento, y restricción de la movilidad y otras actividades.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.