La covid-19 es utilizada para atacar la libertad de prensa en todo el mundo

Agencia EFE
·4  min de lectura

Toronto (Canadá), 16 nov (EFE).- La pandemia del coronavirus está siendo utilizada por Gobiernos de todo el planeta para recortar la libertad de prensa, según señalaron este lunes expertos e instituciones internacionales durante la segunda Conferencia Global de Libertad de Prensa celebrada este lunes de forma virtual debido a las restricciones de la covid-19.

En la conferencia, que fue organizada de forma conjunta por Canadá y Botswana, participaron representantes de organizaciones internacionales, como Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, expertos como la abogada Amal Clooney, así como representantes gubernamentales.

De forma paralela a la conferencia también se celebró este lunes la primera reunión ministerial de la Coalición para la Libertad de Prensa, a la que asistieron representantes de los 37 países que han firmado el llamado Compromiso Global sobre Libertad de Prensa y que se han comprometido a mejorar la libertad de prensa y la seguridad de los periodistas.

En la apertura de la conferencia, una coalición de abogados internacionales encabezada por Amal Clooney y el exministro de Justicia de Canadá, Irwin Cotleer, solicitaron un estatuto mundial para la defensa de los centenares de periodistas que están encarcelados en todo el planeta por desarrollar su trabajo.

El grupo de expertos legales sobre libertad de prensa, que trabajan bajo el auspicio de la Asociación Internacional de Abogados (IBA por sus siglas en inglés), propuso además del estatuto mundial para periodistas encarcelados "un nuevo código de conducta para los Gobiernos que será supervisado por un comisionado internacional, de nueva creación, que velará que los estados lo cumplan".

Clooney destacó que más de la mitad de la población mundial vive en países en los que la libertad de expresión "está en crisis" y señaló los casos de Filipinas, donde las autoridades cerraron la mayor cadena de televisión del país, Hong-Kong, donde una nueva ley de seguridad ha provocado centenares de detenciones, y Bielorrusia, donde las autoridades están censurando los medios de comunicación críticos.

"En la era de la covid-19 la amenaza a los periodistas ha aumentado con nuevas leyes draconianas. En China, los individuos que intentaron informar sobre la propagación inicial del virus fueron encausados por 'difundir falsos rumores'", señaló Clooney quien también participó en la primera Conferencia Global de Libertad de Prensa celebrada el año pasado en Londres.

Cotler también señaló que además de la pandemia de la covid-19, en la actualidad se vive "una pandemia política global, caracterizada por un resurgimiento del autoritarismo global, el retroceso de las democracias y el asalto global a la libertad de prensa, con los periodistas cada vez más bajo amenazas y ataques".

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos también se refirió a la covid-19 y como Gobiernos en todo el planeta están aprovechando la pandemia para atacar la libertad de prensa incluso en países con una larga tradición de respeto y democracia.

"Al igual que la censura, la desinformación puede matar", señaló Bachelet en una referencia que fue interpretada como una velada crítica a las acciones del presidente estadounidense, Donald Trump, y añadió que el secretario general de las Naciones Unides, Antonio Guterres, ha advertido de "la peligrosa epidemia de desinformación en torno a la covid-19".

"A menudo vemos informaciones de gobernantes utilizando la etiqueta de "fake news" para socavar las críticas y socavar la credibilidad de los medios", añadió Bachelet.

"Incluso en algunos países con una larga historia de respeto por la libertad de prensa, los periodistas han sido objeto de acoso online, incluso por los principales líderes políticos, y poderes de emergencia y medidas excepcionales han sido usados para justificar censura y restricciones excesivas al movimiento de los trabajadores de los medios", terminó señalando.

Durante la conferencia, los ministros de Asuntos Exteriores de Canadá, Francois-Philippe Champagne, y el Reino Unido, Dominic Raab, anunciaron que la Asociación de Periodistas de Bielorrusia ganó el primer Premio de Libertad de Prensa concedido por Canadá y el Reino Unido por "su compromiso a la ética y principios periodísticos y su perseverancia y sacrificio" ante la represión a manos de las autoridades bielorrusas.

Champagne también anunció que Ottawa donará 1 millón de dólares al Fondo Globo de Defensa de los Medios, un fondo establecido el año pasado por Canadá y el Reino Unido para proporcionar ayuda legal a periodistas encausados por realizar su trabajo.

Además, Canadá también destinará 1,5 millones de dólares a un proyecto para combatir desinformación en torno a la covid-19 en todo el mundo.

(c) Agencia EFE