Covid-19: “Era una película de terror”, dijo uno de los varados que volverá al país por razones de salud

·3  min de lectura
Gerardo Sarayottis, uno de los varados que regresa por orden judicial
Gerardo Sarayottis, uno de los varados que regresa por orden judicial

Tras el fallo de la Justicia por el que se le ordenó al Gobierno que en 24 horas coordine el regreso al país de dos personas con problemas de salud que están varadas en los Estados Unidos, una de ellas habló con LN+ y explicó que toda la situación era “una película de terror”.

Gerardo Sarayottis y Cristian Masarik son las personas que por padecer problemas de salud pueden regresar al país luego de quedar varados en Estados Unidos debido a las nuevas restricciones impuestas por el Gobierno para retardar el ingreso de nuevas variantes del Covid-19.

Sarayottis, de 50 años, y que tenía fecha de regreso para el 24 de junio, en diálgo con LN+, sobre la decisión de la Justicia explicó: “Fui operado en dos oportunidades de dos aneurismas cerebrales, tengo una prótesis en el lado derecho del cráneo y estoy con tratamiento médico y anticonvulsivos. Me sentí un elegido por poder volver a la Argentina y seguir el tratamiento médico”.

Subió el pie al asiento del pasajero de adelante y recibió una lección para toda su vida

El habeas corpus presentado por los abogados de Sarayottis y Masarik ordenaba que la Jefatura de Gabinete de Ministros, mediante la intervención de los ministerios u organismos correspondientes, dentro de las 24 horas de notificada “proceda a coordinar el urgente ingreso al territorio argentino” de los dos pasajeros.

El hombre habló de su preocupación al enterarse de que el Gobierno había determinado cupos de 600 personas por día para ingresar desde el exterior a la Argentina. “Acá no tenía la medicación cuando arrancó todo el gran problema yo nunca pensé que iba a pasar esto y me traje la medicación para los días que iba a estar en Miami y cuando arrancó la película de terror sinceramente empezó mi desesperación”, dijo.

Gerardo Sarayottis junto a su mujer
Gerardo Sarayottis junto a su mujer


Gerardo Sarayottis junto a su mujer

“No pude dormir más, por el nerviosismo y la angustia porque se te termina la batería y te caes para atrás. Si yo no tomo la medicación, me dan convulsiones, yo pensaba que de poder conseguir la medicación si, esto tuviera una vía terrestre, me iría [de vuelta a la Argentina] por ruta”, dijo.

La decisión de hacer lugar a los habeas corpus no alcanza a los acompañantes y familiares de los dos viajeros, por lo que esos terceros se quedarán en el extranjero ya que no acreditan los problemas de salud que motivaron esta medida.

“La idea era volver con mis esposa, nuestros tres hijos están allá [en la Argentina], me dieron prioridad a mí para poder viajar, ya hablé anoche con mi abogado para ver si ella me puede acompañar en el vuelo”, dijo.

Sobre la razón de su estadía en Miami, dijo: “Este viaje fue programado mucho antes de que comience la pandemia porque yo cumplía mis 50 años, ahora quise venir acá con mi esposa y el médico mío me dijo vacunate”.

¿Qué sabe Santiago Cafiero que nosotros no?

Consultado sobre si no se sentía molesto por tener que justificar un viaje siendo un ciudadano argentino con derehos de circular libremente, contestó: “Al único que le rindo mis cuentas es a la AFIP, si yo estoy en condiciones de gastar un dinero, gasto y viajo por el mundo. Ahora que no te dejen entrar a tu pais... en todos los países a los primeros que dejan ingresar es a sus ciudadanos”.

Con pesar, Sarayottis cerró: “En la Argentina te tratan como si llevaras la enfermedad en la valija. Yo en dos vuelos, pagué por PCR 180 dólares. Vos volvés sano al país con dos PCR [negativos]… ¿dónde se lleva el virus? Gines González García o la gente de River pudieron volver y a hora nosotros que somos los laburadores que paran la olla, nos pegan con un látigo”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.