Covid-19: el Gobierno pone en pausa los pedidos a Cansino y el laboratorio ya ofrece vacunas a las provincias

·4  min de lectura
La vacuna monodosis de Cansino
Télam Agencia de noticias

Por el momento, el Gobierno no solicitará más entregas de alrededor de cuatro millones de dosis pendientes de su parte del contrato con Cansino debido a que tiene “exceso de stock” de vacunas para Covid-19, según le comunicó en los últimos días al productor chino. En los últimos días, las provincias empezaron a recibir una propuesta de “entregas directas” de parte del laboratorio.

Oficialmente, en el país se aplicaron hasta ayer 60.299.573 dosis de 71.180.669 que figuran como distribuidas en el monitor público, de un acumulado de 86.380.950 unidades recibidas. Es decir que hay 15.200.281 dosis en stock a la espera de traslado a las provincias, que a la vez tienen para aplicar o notificar la aplicación de unos 10,8 millones de dosis. Con este ritmo, un 56,7% de la población tiene su esquema en diez meses de campaña.

Fenómeno en la costa: los tres destinos ABC1 que registran una altísima demanda para el verano pospandemia

El Ministerio de Salud de la Nación firmó contrato con el laboratorio por 5,4 millones de monodosis en una compra conjunta con la provincia de Buenos Aires por un total de 10,4 millones. La semana pasada se informó que llegaron, hasta el momento, 1.014.000 de esas dosis, incluidos los último tres embarques por 414.000 unidades. De este primer cronograma acordado, restan por arribar otros “embarques pequeños”, que no llegarían al millón de dosis.

Según pudo saber LA NACION, Salud argumentó que, ya con esa cantidad más lo recibido de otros laboratorios, la disponibilidad local de vacunas en frío alcanzaría para cubrir la campaña de inmunización hasta fin de año. Durante este mes, se revisaría la necesidad de presentar nuevas órdenes de compra.

Desde la cartera sanitaria agregaron que “es una orden de compra abierta que se va programando de acuerdo con la necesidad, que depende de múltiples factores”. Y señalaron: “Por ahora, estamos distribuyendo las que llegaron y teníamos”.

En los últimos días, las jurisdicciones que habían iniciado negociaciones con el laboratorio y representantes de la compañía retomaron contacto. “Dado que hemos completado nuestro compromiso de entregas de vacunas de Covid-19 con el Gobierno federal, es nuestro interés informarles que nos encontramos preparados para poder efectuar entregas de manera directa a vuestra provincia”, les formalizó el productor en ese intercambio.

Mientras que la provincia de Buenos Aires avanzó con el Gobierno en la primera adquisición, el resto de los distritos debían esperar, a pedido del Ministerio de Salud, que el laboratorio completara primero las entregas de Nación para recién, después, venderles a las provincias.

Corrientes, la ciudad de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe están entre las jurisdicciones, además de la provincia de Buenos Aires, que habían avanzado en acuerdos con el productor en junio. Los pedidos eran, en cada caso, de hasta un millón de dosis.

Vía Zoom, desde la semana pasada, la compañía está organizando reuniones para presentarles a funcionarios de Salud de los distritos información sobre la posibilidad de usar la monodosis como refuerzo de esquemas con vacunas de virus inactivado (el producto de Sinopharm tiene esa plataforma).

Poblaciones de difícil acceso

A finales de agosto, con acuerdo del Consejo Federal de Salud (Cofesa), las autoridades sanitarias nacionales informaron que las monodosis serían para la población que menos contacto tiene con el sistema sanitario, como las personas en situación de calle, los migrantes y los refugiados, entre otros grupos considerados “de difícil acceso”. Una sola dosis facilitaría la cobertura en esos casos.

A la vez, sería útil para las poblaciones de localidades o parajes alejados o de más difícil acceso para los vacunadores, que en muchos casos recorren kilómetros en terrenos no siempre seguros para mantener al día la vacunación en esos lugares.

Las primeras dosis de Convidecia —así se llama la monodosis de Cansino— se esperaban para julio, como publicó LA NACION. Empezaron a llegar al Aeropuerto Internacional de Ezeiza a principios de agosto.

El producto es similar al segundo componente de la Sputnik V: utiliza el mismo adenovirus (Ad5) como vector para provocar la respuesta inmunológica contra el virus de Covid-19.

La Fundación Huésped, que participa de la fase III del ensayo clínico multicéntrico internacional con el que Cansino solicitó la autorización de uso de emergencia para su producto, está haciendo también un estudio financiado por el laboratorio sobre el uso de la vacuna como segunda dosis del primer componente de Sputnik V para el que están incorporando voluntarios, y otro con una cohorte de personas que viven con VIH.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.