COVID-19 genera incertidumbre en próximo ciclo agrícola: UFIC

México, 28 Abr (Notimex).- El presidente de la organización campesina Unidad de la Fuerza Indígena y Campesina (UFIC), Isidro Pedraza Chávez, advirtió que en el inicio del ciclo agrícola primavera- verano 2020, el sector primario enfrenta una caída de -5.7 por ciento en febrero por la pandemia del COVID-19, y se prevé que en marzo y abril sean más grandes las pérdidas.

Además, hay incertidumbre en los pequeños y medianos agricultores, por no contar con recursos suficientes para compra de insumos para la siembra y la contratación de mano de obra de jornaleros, señaló el dirigente mediante un comunicado.

Ante ello, el dirigente de la UFIC pidió sensibilidad al presidente Andrés Manuel López Obrador y al titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos, para instrumentar un programa de rescate para la agricultura de granos básicos y no esperar a que termine la contingencia sanitaria.

Urge, resaltó, la reconstrucción del sector agropecuario que fortalezca la agricultura campesina del país, pues en México actualmente se importa 43 por ciento de nuestros alimentos, lo que nos coloca en una situación de vulnerabilidad al no poder asegurar los granos básicos de maíz, trigo, frijol y arroz, agregó.

En mensaje a medios, Pedraza Chávez, hizo ver que los productores están preocupados por la falta de insumos para sembrar y problemas para encontrar trabajadores, porque nadie quiere salir, lo que encarecerá la mano de obra.

Además, la reducción en los salarios en los trabajadores migrantes de Estados Unidos, implicarán una caída de 20 por ciento en los flujos de remesas durante 2020, añadió, lo que representa la pérdida de "financiamiento crucial para muchos hogares vulnerables en el sector rural".

Prueba de la necesidad de los campesinos, expuso el dirigente, es que los beneficiarios del programa federal ProAgro tuvieron que hacer largas filas desde un día antes para hacer efectivo el pago en distintos lugares de Oaxaca.

En cuanto a la distribución de alimentos, desde el 19 de abril, dos días antes de decretarse la Fase 3 por la contingencia, decenas de bodegas en la central de abasto de la Ciudad de México comenzaron a bajar sus cortinas, lo que afectará su economía.

-Fin de nota-

NTX/OOO/FUP