Por Covid-19, espacios cerrados son aún más peligrosos: estudio

·5  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 30 (EL UNIVERSAL).- Un nuevo estudio aseguró que el riesgo que implican los espacios cerrados de contener partículas del Covid-19 es mucho más grave de lo que se ha pensado, luego que un especialista en el estudio de aerosoles midiera las concentraciones del virus mediante un monitor de dióxido de carbono, el cual es capaz de advertir la cantidad de microgotas que viajan en un entorno especifico. Estos descubrimientos suponen una mala noticia frente a las esperanzas de derrotar al Covid-19, así como para la activación de eventos considerados como "no esenciales".

El trabajo, liderado por Lidia Morawska, científica de aerosoles de la Universidad Tecnológica de Queensland en Australia, demuestra que "las señales visuales son engañosas" y que pese a que un restaurante aparente ser espacioso, así como de techos altos y que por estas características sea elegido por los comensales para una visita más segura, la falta de ventilación podría ponerlos en peligro de contraer el coronavirus SARS-CoV-2. De acuerdo con la investigadora, la situación es semejante dentro de los cafés o jardines de niños en gran parte del mundo.

"El público en general no tiene idea de esto", expresó la directora del Laboratorio Internacional para la Calidad del Aire y la Salud del centro de estudios, que ha rastreado la contención de las partículas por un dispositivo medidor de Co2 portátil, que en sus propias palabras tiene el tamaño de un zapato y que la provee de datos acerca de los restaurantes y las oficinas que visita.

¿Dudosa la respuesta de la OMS frente al Covid-19 y espacios cerrados?

En una publicación de "Nature", la científica explicó que desde que comenzó la pandemia, las autoridades sanitarias señalaron a los lugares cerrados como posibles focos de infección y lo siguen haciendo, por ello la Organización Mundial de la Salud (OMS), a inicios de marzo, elaboró un listado en el que recomendaba estrategias para lograr una mejor ventilación dentro de dichos recintos.

La amenaza que suponen los lugares cerrados, como cines, restaurantes y bares, así como oficinas y escuelas estriba en que el virus exhalado puede acumularse y transmitirse a personas que no tienen contacto directo con quien se encuentra infectado. Un ejemplo de ello, sucedió durante una fiesta del Día de San Patricio en un bar de Vietnam, en el que 12 personas se infectaron en la fiesta, pese a que sólo cuatro de ellas mantuvieron contacto cercano con el enfermo.

-de la Universidad Tecnológica de Delft en los Países Bajos, consideró que estas recomendaciones no son suficientes y que se necesita hacer más. "Las pautas de la OMS son las mínimas, advirtió la ingeniera en construcción, con el objeto de dimensionar el problema al que nos enfrentamos, pues desde que la tasa de contagios comenzó a disminuir, en una buena parte de las regiones mundiales, se han reabierto gran cantidad de actividades".

En consonancia, el constructor Ehsan Mousavi manifestó que "la complejidad no está a un nivel en el que puedas resolverla con un simple conjunto de consejos".

En este respecto, la también especialista en medio ambiente interior señaló que los gobiernos no han brindado una guía clara para que los locatarios y empresarios acondicionen los espacios interiores de sus negocios o empresas para que estos sean más seguros, pues en muchas ocasiones, el personal tiene que presentarse a trabajar presencialmente, situación que los pone en mayor riesgo de contraer el SARS-CoV-2.

Estas críticas han sido motivadas por la respuesta atrasada de los gobiernos y las instancias sanitarias, ya que dos meses después de que la OMS declarara a la pandemia del Covid-19, como una emergencia sanitaria mundial, la agencia transmitió un mensaje en el que aseveraba que el nuevo coronavirus no se transmitía por el aire, pero la evidencia estableció que estas afirmaciones eran falsas, pues es una de las formas de transmisión del virus más comunes y sólo tres meses más tarde, los representantes del organismo sugirieron que existía una posibilidad de que los contagios se desencadenaran de esta forma.

Cambiar de giro la inversión de desinfectantes por sistemas de ventilación

Por su parte, José-Luis Jiménez, químico atmosférico de la Universidad de Colorado, consideró que las naciones no han querido reconocer el papel tan importante que supone la propagación del virus SARS-CoV-2 a través del aire, pues han eludido el redireccionamiento de presupuestos para hacer frente a los nuevos condicionamientos de flujo de aire de los espacios, los cuales, son esenciales para volver a las actividades presenciales.

"Uno de los problemas es que los gobiernos y las empresas siguen gastando millones de dólares en desinfección de superficies, dice Jiménez, a pesar de la evidencia de que es raro que el SARS-CoV-2 pase de una persona a otra a través de superficies contaminadas. Por el contrario, pocos países han invertido en medidas para mejorar la calidad del aire interior", detalló, como es el caso de Alemania que designó 500 millones de euros -12 mil 49 millones 575 mil pesos mexicanos- para mejorar la ventilación en edificios públicos en octubre del año pasado.

En relación con esto, el experto mencionó que cientos de trabajadores de la salud, científicos, ingenieros y expertos en salud, así como especialistas de seguridad ocupacional firmaron una petición en la que solicitaban a los funcionarios gubernamentales de Canadá, Estados Unidos, Australia, Colombia y el Reino Unido abordar la mala calidad del aire interior. "Si dedicamos la mitad del esfuerzo que se está haciendo a la desinfección y lo ponemos en ventilación, será enorme", resaltó Jiménez.

Los investigadores esperan que la pandemia por Covid-19 y los infortunios que ha supuesto el mal manejo de la contención del virus sirva de lección para dedicarle un mayor enfoque al tema de la ventilación, pues de trabajar en los sistemas de flujo de aire de la manera correcta, se producirán más beneficios durante epidemias futuras.