La covid-19, enfermedad que divide a los nicaragüenses de cara a los comicios

Managua, 29 oct (EFE).- Nicaragua se encuentra a un poco más de una semana de las elecciones generales en medio de la pandemia por la covid-19, una enfermedad que ha generado debate por el contraste entre las cifras oficiales y la de médicos independientes, y por una vacunación a cuenta gotas que ha llevado a miles de nicaragüenses a cruzar la frontera, principalmente a la vecina Honduras, en busca de la inyección.

El Gobierno de Nicaragua, que desafió al coronavirus SARS-CoV-2 al inicio de la pandemia con una marcha multitudinaria denominada "Amor en tiempos del covid-19", en contra de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), continúa promoviendo eventos masivos y aglomeraciones.

El presidente Daniel Ortega, que busca su tercera reelección consecutiva en los comicios del 7 de noviembre, ha definido esa política como una "estrategia singular" y se ha declarado en contra de la campaña "Quédate en casa" bajo el argumento que destruiría la economía, que se ha contraído desde 2018 y que es mayoritariamente informal.

CONTRASTES: CIFRAS Y VACUNAS

Las autoridades celebran el "buen manejo" de la pandemia, así como el proceso de vacunación.

El Ministerio de Salud reporta 208 muertos por covid-19 y 16.442 casos confirmados desde que la enfermedad se detectó en el país en marzo de 2020.

Los datos oficiales, no obstante, mantienen el contraste con los del Observatorio Ciudadano Covid-19, una red de médicos independientes que da seguimiento a la pandemia, que reporta 5.887 fallecimientos por neumonía y otros síntomas relacionados con la pandemia, así como de 31.036 casos sospechosos.

Por otro lado, miles de nicaragüenses han decidido viajar cientos de kilómetros hasta la frontera con Honduras en busca de una vacuna, y los más pudientes lo hacen a Estados Unidos, Costa Rica o Panamá.

Según la OMS, Nicaragua no ha alcanzado el 20 % de su población con un esquema de inmunización completo.

CONFIANZA Y CREDIBILIDAD

Para el portavoz de la Unidad Médica Nicaragüense, Javier Núñez, la pandemia del covid-19 divide a los nicaragüenses por un asunto de credibilidad.

El médico dijo a Efe que no sólo los nicaragüenses dudan de las cifras del Gobierno, sino la OMS y la OPS, con base en los reportes de las mismas familias que informan sobre fallecidos por la enfermedad y de entierros exprés.

La anestesióloga María Nela Escoto denunció en su momento que en Nicaragua es prohibido establecer el coronavirus como causa de muerte.

La falta de credibilidad del Gobierno ha tenido sus consecuencias en la inmunización contra la covid-19, principalmente en los menores de 30 años, a quienes les ofrecen inmunizarlos con las vacunas rusas y cubanas.

ÉXODO SANITARIO A HONDURAS

Los adultos jóvenes prefieren madrugar y cruzar la frontera por puntos ciegos para llegar a Honduras, donde 35.000 nicaragüenses han sido vacunado contra la covid-19 con la fórmula Moderna.

En el puesto fronterizo El Guasaule los nicaragüenses cruzan el río montado a caballo y recorren terrenos fangosos, en rechazo a las vacunas rusas Spuntik V y la monodosis Sputnik Light, así como las cubanas Abdala y Soberana 02, ninguna aprobada por la OMS, según el gremio médico independiente.

Nicaragua ha adquirido 8.258.670 vacunas, casi la mitad de ellas rusas, otra parte cubana, casi dos millones de AstraZeneca y un poco más de 300.00 Pfizer.

La Asociación Médica del Exilio de Nicaragua (AMEN) criticó al Gobierno por aplicar las vacunas cubanas Abdala y Soberana 02 contra la covid-19 a los niños y adolescentes, "las cuales aún están en fase experimental para poblaciones adultas, careciendo de ensayos científicos adecuados para los niños".

Nicaragua aplica de forma voluntaria las vacunas cubanas a niños de 2 años en adelante hasta adolescentes de 17 años de edad, y la Sputnik Light a personas con edades de entre 18 a 29 años.

LAS CONSECUENCIAS DE LAS CRÍTICAS

El gremio médico de Nicaragua ha estado en el centro del debate de la pandemia por las críticas al Gobierno y al menos 16 doctores han sido despedidos de hospitales públicos sin explicaciones, tras reclamar equipos de bioseguridad y recomendar medidas de prevención nacional.

El Parlamento, controlado por el oficialismo, canceló la personalidad jurídica a 24 ONG, la mayoría médicas, a solicitud del Ejecutivo, después que la vicepresidenta Rosario Murillo los acusara de ser "falsos médicos y con falsos pronósticos".

Ortega, que busca su quinto mandato, cuarto consecutivo y segundo junto con su esposa, obtuvo un 33 % de aprobación en el manejo de la pandemia, siendo uno de los tres presidentes peor evaluados de Latinoamérica, solamente superado por Iván Duque, de Colombia (31 %), y Alejandro Giammattei, de Guatemala (27 %), según una encuesta de Cid Gallup.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.