El COVID-19 está dejando cifras alarmantes en Estados Unidos en los primeros días del año

Ante el alarmante incremento de los cadáveres en las morgues y las funerarias, algunos centros han tenido que instalar contenedores refrigerados en los exteriores para almacenar los cuerpos.