Covid-19. Confirman que es baja la incidencia de contagios en las escuelas

Soledad Vallejos
·3  min de lectura
Alumnos de escuelas porteñas durante la pandemia
JULIAN BONGIOVANNI

En una nueva reunión virtual del Consejo Federal de Educación, el ministro Nicolás Trotta asumió esta tarde el compromiso de sostener las clases presenciales de manera cuidada en todas las jurisdicciones del país, a pesar del aumento de casos positivos que se registraron en las últimas semanas. “Los ministros de las 23 provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires ratificamos nuestro compromiso de priorizar la apertura de las escuelas y el sostenimiento de clases presenciales, bajo condiciones de seguridad sanitaria y el cuidado de la salud de la comunidad educativa”, señalaron mediante un comunicado difundido desde el Ministerio de Educación de la Nación.

Aseguraron también que la evidencia disponible, tanto a nivel nacional como internacional, refleja que en las instituciones educativas no se potencian los contagios de los docentes o los estudiantes. De hecho, según los primeros resultados obtenidos de la plataforma Cuidar Escuelas -un sistema de información para la notificación de casos de Covid-19 en establecimientos educativos de todo el país- la incidencia de contagios en las escuelas es baja. La muestra analizada, que corresponde a 5926 establecimientos activos, a los que asisten un total de 1.429.190 estudiantes matriculados y 214.850 docentes y no docentes, indica que sobre el total de estudiantes que asisten de manera presencial solamente se contagió un 0,16 %; mientras que el 1,03 de los docentes dio positivo.

Egresados. Las empresas de turismo estudiantil suspenden los viajes de este mes

“Para nosotros es fundamental poder sostener la definición política y social de priorizar la presencialidad cuidada y del análisis de la evidencia, sostener los protocolos vigentes y no avanzar en ninguna instancia que implique relajar los cuidados en el marco del sistema educativo”, señaló Trotta. Y agregó: “A partir de las conversaciones y encuentros que hemos tenido con los referentes del campo epidemiológico, el problema que se está observando en cuanto a la multiplicación del Covid-19 es que el crecimiento en esta segunda ola se vincula a la instancia de encuentros sociales, porque se relajan los cuidados. No ocurre así en los establecimientos educativos, porque el cumplimiento de los protocolos permite sostener esas instancias de vinculación social”.

Cierres de escuelas en Catamarca y un posible efecto dominó

Por eso, y hasta tanto la situación epidemiológica lo permita, reforzaron los ministros, la regla será la de mantener una presencialidad cuidada, en base a todos los acuerdos federales vigentes y mediante la aplicación y control riguroso de los protocolos. “Cada vez que se activan los procedimientos ante casos sospechosos, reafirmamos las diversas herramientas de protección de las que no podemos prescindir, y la importancia de mantener las puertas abiertas de las escuelas para garantizar no solo el derecho a la educación de nuestras niñas, niños y adolescentes, sino un ámbito de acompañamiento y contención”, señalaron desde la cartera educativa.

Como la evidencia sostiene, las escuelas no son los principales focos de riesgo. Por eso, desde la cartera educativa deslizaron la importancia de que las familias tomen conciencia y restrinjan, solo a las indispensables, las actividades sociales de los chicos y adolescentes. “Hay que tratar de evitar los encuentros en espacios cerrados, teniendo en claro que en las actividades sin protocolos establecidos provocan altos índices de contagios.”, señalaron los funcionarios.

La suspensión de la presencialidad, sin embargo, y así lo admitió más de una vez Trotta, no está fuera de las posibilidades, y de presentarse la necesidad de realizar cierres parciales o totales, como sucedió ayer en Catamarca -que se convirtió en la primera provincia en suspender las clases hasta el próximo lunes 12 en cuatro de los departamentos más afectados por la suba de los contagios-, Trotta explicó que ese tipo de decisiones se tomarán “teniendo en cuenta la menor unidad geográfica y previendo los escenarios que hagan posible la pronta vuelta a las aulas en cuanto se presente una ventana de oportunidad”.

Lo que ocurrió en Catamarca, y que dejará sin clases presenciales al menos por una semana a los alumnos de Andalgalá, Capayán, Santa María y Pomán, puso en alerta a la comunidad educativa y sobre todo a las familias, que temen por un posible efecto dominó en otras lugares con un registro similar de contagios.