Covid-19 en China: En Pekín, lechugas que ya no valen un rábano

·1  min de lectura

Verduras que se pudren en las afueras de Pekín. Desde el 29 de mayo, las restricciones sanitarias se han ido levantando gradualmente en la capital china, pero los agricultores siguen sufriendo el resurgimiento del Covid-19.

Por Stéphane Lagarde, corresponsal de RFI en Pekín

El transporte se ha reanudado, los comercios han podido volver a abrir, pero las lechugas no han encontrado quien las compre, lo que da un paisaje triste, lechugas redondas, como las llaman aquí -en otros lugares se habla de lechuga iceberg-, con hojas secas, a veces ennegrecidas en los campos. Viajamos 45 kilómetros para verlos. Todavía estamos en la ciudad de Pekín, pero ya es el campo. El gallo canta y conocemos al Sr. Zhang, de 78 años. "¡Ya no vale nada! Nadie quiere este campo, ¡y la culpa es de Covid-19!

El Sr. Zhang tiene la cara quemada por el sol, sus manos son el reflejo de toda una vida trabajando la tierra, y está amargado. La cosecha de este año se ha esfumado. “Estas lechugas no valen nada, pero es lo mismo más al sur", dice. Allí hay un campo en el que las coles grandes no están nada podridas. ¡Pero todo ha desaparecido por culpa de Covid! Aunque quieras venderlos, no te dejarán. Al otro lado de esta carretera, hay granjas con vehículos. ¿Crees que vienen a recogerlos? En absoluto. Los camiones ya no vienen aquí: los mercados mayoristas se niegan a aceptar la mercancía”, dice.

Lo mismo ocurrió hace poco en Shanghái, en el distrito de Pudong, donde los productores hablaban de 200 toneladas de sandías perdidas, porque el sistema de distribución no se ha restablecido y los mercados mayoristas de las ciudades confinadas no han vuelto del todo al funcionamiento normal.


Leer más

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.