COVID-19 y otras causas provocan aumento de muertes en EEUU

MIKE STOBBE
ARCHIVO - En esta fotografía del miércoles 8 de abril de 2020 puede verse a unos sepultureros que trabajan en un cementerio de Staten Island, Nueva York. (AP Foto/David Goldman)

NUEVA YORK (AP) — Estados Unidos ha registrado por lo menos 66.000 muertes más de lo habitual en lo que va del año, de acuerdo con información del gobierno, y la presencia del coronavirus explica gran parte del incremento, pero no todo.

Generalmente, el país tiene alrededor de 1 millón de decesos para finales de abril, lo que significa que el aumento es de alrededor del 7%.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), que publicaron los datos hace unos días, encontraron que se reportó que el coronavirus fue una causa en aproximadamente la mitad del exceso de muertes. Es probable que el virus haya sido un factor en muchos otros decesos, comentó Robert Anderson, quien supervisa el trabajo de estadísticas de defunción de los CDC.

Sin embargo, el COVID-19 no es la única razón del aumento.

Médicos forenses dijeron que es posible que estén aumentando las sobredosis de drogas, las caídas y cierto tipo de accidentes en las casas. Los expertos también creen que al menos algunas de las muertes adicionales podrían haber sido de personas con problemas cardíacos u otras afecciones que decidieron no ir al hospital por preocupaciones de que estaban llenos de personas con coronavirus.

“Todos tienen miedo de ir al hospital. Y podrían estar muriendo con más frecuencia debido a que no están cuidando sus coronarias”, dijo el médico Arnold Monto, investigador de la Universidad de Michigan que estudia la influenza y los coronavirus.

El virus se ha convertido en la principal causa de muerte en algunos sitios.

En Connecticut fue la principal razón de fallecimientos en abril, señaló el doctor James Gill, el jefe de medicina forense del estado. La oficina ha manejado más de 2.300 actas de defunción relacionadas con el coronavirus desde fines de marzo. Normalmente, el estado promedia 2.500 decesos en un mes típico.

Cinco estados —Michigan, Nueva Jersey, Nueva York, Pensilvania y Virginia— registraron cada uno al menos 3.000 muertes más de lo habitual durante la semana pasada, de acuerdo con un análisis de datos provisionales de actas de defunción del Centro Nacional de Estadísticas de Salud de los CDC.

El análisis se basó en datos de la semana pasada. Las cifras de semanas más recientes no son tan completas como información más vieja, dijo Anderson. Pueden pasar semanas para que los datos de las actas de defunción sean puestos al día con los reportes de casos, que sugieren que la cifra de muertos actual del país a causa del COVID-19 es de más de 60.000.

Los médicos forenses están trabajando más para garantizar que los casos del virus sean contabilizados, aunque los científicos siguen tratando de determinar qué tan precisas son las pruebas para los fallecidos.

Los investigadores de Connecticut, por ejemplo, examinaron 160 cuerpos en funerarias por coronavirus, y más de la mitad arrojó resultados positivos.

“Muchas de esas actas de defunción tenían cosas como ‘insuficiencia respiratoria’ y otras causas no específicas de muerte”, dijo Gill. “Si no hubiéramos ido a tomar muestras, esas habrían sido muertes que se perdieron”.

En algunos lugares, sobre todo en sitios rurales, los forenses pueden no contar con el personal para preguntar sobre síntomas de coronavirus cada vez que hay un deceso, comentó la doctora Sally Aiken, la forense del condado Spokane en el estado de Washington y presidenta de la Asociación Nacional de Médicos Forenses. La escasez de pruebas también es un problema.

Aiken ha instruido a los forenses de todo el país a rescatar especímenes para futuras pruebas. Los CDC usaron recientemente ese tipo de pruebas para descubrir dos muertes de coronavirus que restablecen la comprensión pública de cuándo se empezaron a propagar las infecciones en California, apuntó.

“Quizás no tienes la prueba que necesitas hoy, pero probablemente la tendrás en algún punto”, comentó Aiken.

Ofreció también una observación sorprendente: Las órdenes de permanecer en casa pueden mantener a muchas personas lejos de las calles en algunos lugares, pero no significa necesariamente que las muertes por accidentes automovilísticos hayan disminuido.

“En mi área, probablemente son las mismas, debido a que las pocas personas que están afuera están decidiendo que quieren conducir como locos porque no hay tránsito y luego tienen accidentes”, dijo Aiken.

___

El Departamento de Salud y Ciencia de The Associated Press recibe apoyo del Departamento de Educación Científica del Instituto Médico Howard Hughes. La AP es la única responsable de todo el contenido.