Por COVID-19, atletas varados en Iten, Kenia

México, 23 May (Notimex).- “Bienvenido a Iten, casa de campeones”, se lee en el arco que recibe a varios atletas del mundo que llegan a entrenar para cumplir sus sueños, este año rumbo a los Juegos Olímpicos, pero el COVID-19 los dejó atrapados y Tokio 2020 se pospuso para 2021.

Iten, ubicado a unos dos mil 500 metros sobre el nivel del mar, es considerado la meca del atletismo de fondo, y prueba de ese reconocimiento es la argentina Belén Casetta, quien viajó desde Mar del Plata para entrenar.

Casetta fue a Iten a ejercitarse para estar fuerte para los tres mil metros con obstáculos en Tokio 2020, luego de ser finalista en Río 2016 y en el Campeonato Mundial de Atletismo Londres 2017.

Por el COVID-19 se cerraron las fronteras y ella apenas pudo tomar un vuelo a Etiopía y de allí a Brasil y luego a su casa, en un viaje más lleno de adrenalina que una final olímpica.

Sin embargo, no todos pudieron salir y varios quedaron varados y a veces paladean la comida distribuida por el poseedor del récord mundial Eliud Kipchoge.

El indio Amresh Durrel es uno de los 20 atletas que se encuentran atrapados en Iten, a donde llegó para entrenar rumbo a sus pruebas de los cinco y 10 mil metros. “Me encanta todo en esta región, incluida la comida local a la que ahora estoy acostumbrado”.

Kipchoge se encargó personalmente de entregar los alimentos y si ya el hombre más rápido del mundo en maratón estaba de ídolo de Durrel, ahora más porque tuvo la oportunidad de conocerlo y platicar con él.

También se encuentra varado el bahameño Oneil Williams, quien ha seleccionado a Iten desde hace ocho años y ahora ha podido entrenar de acuerdo a las disposiciones de las autoridades de salud.

“Kenia tiene los mejores corredores de larga distancia y quería interactuar con ellos y aprender sus técnicas de entrenamiento y debo decir que mi rendimiento ha mejorado drásticamente desde entonces”, compartió al diario Nation Sports.

También integra esta comunidad de extranjeros el estonio Roman Fosti, quien llegó para alistarse para el Maratón de Rotterdam, mismo que fue cancelado por el COVID-19.

Otros varados son los ucranianos Darya Mykhalova, de maratón; Olga Lykhova, medallista de bronce en los 800 metros del Campeonato de Europa 2019; y Tony Hrabovskyi, un especialista en mil 500 metros.

Hrabovskyi llegó por primera vez a Iten en 2018 y este año, con la cercanía de Tokio 2020, regresó y durante un entrenamiento se lesionó y ahora le ayuda mucho la reprogramación de los Juegos.

“No necesito mucho dinero para vivir en Kenia y eso realmente me ha ayudado y también me apoya un subsidio de mi federación”, compartió el atleta.

Ellos ya se encariñaron con Iten, la casa de los campeones, la meca del atletismo de fondo y el lugar que durante el COVID-19 se ha convertido en su hogar.

-Fin de nota-

NTX/